Acerca de mí

Ángel caído

Soy el centinela de los sueños que calla lo que sabe
calla por ejemplo en qué fuente abreva el infierno que te subyuga.
Los ángeles caídos esgrimimos insatisfecha la mirada
no es curiosidad ni desapego es la impotencia de no abarcar.
Y miramos con dolor al cielo donde estelas de fulgores
que ya no podemos y tocamos el agua y nos quemamos si quema.
Maldigo la sangre del cordero que sin justicia cierra la puerta del retorno
y a Mijaíl con su espada y su balanza sopesando nuestras humillaciones.
Ahora soy pequeño y todas las calles tienen esquinas
ahora los ojos el laberinto de un manicomio.
Ahora vivo desgranando el milímetro que diferencia
fallecer y desfallecer y ya no puedo ingerir veneno y regurgitar manzanas.
Sombra de luz, soy isla en mi isla, en mi muro soledad, en mi escasez lascivia,
en mi destino oráculo, en mi dolor lugarteniente, en mi destierro mazmorra.
Expuesto a morir con ropas y recuerdos ajenos
habiendo olvidado el arte de resolver las adivinanzas.
Solamente los que han sobrevivido a la malignidad de todas las pasiones
pueden acariciarme esta espalda de alas tullidas
sin que les devore la intransigencia de mis vidas arrebatadas.
¡Qué no se acerquen a mí los ilusionados, las mujeres frágiles, los hombres engreídos,
los animales hambrientos, los descreídos crédulos, los instintos morales!
porque desparejados pongo a tender los calcetines
y trato al mundo como el ciego las cortinas.

(del libro de poemas “Programa de mano“)

David Pérez Pol

Autorretrato

Ostento ligera defensividad sin muestras
de sintomatología ansiosa ni afectiva.
Humor hiperactivo frente a los acontecimientos. Afectable. Irritable.
Propensión a rumiación y culpa sin rasgos neuróticos.
Capacidad hedónica.
Carezco de impulsividad, de impersistencia,
pero dispongo de altos estándares de rendimiento.
Moderada obsesividad en situaciones frenéticas.
Autoexigente. Minucioso. Disciplinado. Constante.
Extravertido. Sociable. Afable. Sentimental. Afiliativo.
Dependiente… sí, hombre de apegos intensos.
Dominante. Hipercrítico. Tozudo.
Excéntrico. Espiritual. Mágico. Narcisista.
Atípico.

(del libro de poemas “Programa de mano“)

He cruzado y descruzado la ciudad de cabo a rabo.
He convencido a Lázaro de que no es más que un espectro,
un cartel publicitario.
He matado duendes indefensos y resucitado dragones.
He clavado estacas en el corazón de las princesas vírgenes.
He ofrecido la sangre de los inocentes al señor de las tinieblas.
He robado a las prostitutas viejas
y he vendido mis destellos al mejor postor.
Nadie lo sabe, pero mi pasividad ha firmado
sentencias de muerte
y he mentido a todos los niños que me han conocido.
Aunque no me arrepiento de nada
he tenido tiempo de pensar un mundo mejor
un mundo en el que yo sería considerado despreciable.

(del libro de poemas “El libro de las tentativas“)

David Pérez Pol

Como tú (poema de León Felipe musicado e interpretado por Paco Ibáñez)

“En lo que me concierne, no soy escritor, soy alguien que escribe”.

Thomas Bernhard

“¿Me contradigo?
Pues bien, me contradigo.
(soy inmenso, contengo multitudes)”.

(Walt Whitman, Hojas de hierba, Canto de mí mismo).

Mi tarjeta de visita...

Mi tarjeta de visita…

Más “Acerca de mí”

Lo que me gusta

Ersilias (recuerdos, vivencias…)

Filosofía de vida

Asociaciones

Directorios

Recursos

Portales de poesía

KONIEC