Al buen soldado honores y laudos
cuando vuelve al hogar tras la batalla
habiendo obtenido con su gramalla
rezar por caídos en ambos bandos.

Que nada se hace con sólo audacia
que antes no haya sido ganado
con sangre y sudor, ni bautizado
con misericordia en la desgracia.

El que a Dios postre la fe de sus armas
sea caridad su escudo y divisa;
quien al Diablo, por cortejo sus flamas.

Que ir no podemos a elevada brisa,
sino desde el aire que hay en las almas,
siendo que lo bajo lo alto precisa.

 

Fulgor en la oscuridad

Poema Al buen soldado honores y laudos de Fulgor en la oscuridad