Ten cuidado con el pánico moral antimasculino”, escribió Cathy Young poco después del anuncio de que el magnate de Hollywood Harvey Weinstein se había envuelto en al menos ocho casos de agresión sexual. Como sucede a menudo, Young tenía toda la razón. Aunque se han hecho algunos intentos ideológicamente motivados de culpar a la política de Weinstein o, inexplicablemente, a su judaísmo por estas revelaciones, a medida que más y más relatos de acoso y agresión han estado saliendo, el dedo acusador ha señalado abrumadoramente a… los hombres.

“Toda mi vida ha estado marcada por el acoso sexual, como todas las mujeres”, declaró Suzanne Moore para The Guardian en respuesta a las angustiosas historias. De otras fuentes, aprendimos cómo la cultura de la violación hizo a Harvey Weinstein, que Harvey Weinstein muestra que la cultura de la violación todavía prevalece en 2017 y lo que la cultura de la violación nos dice sobre la masculinidad.

El problema con esto es que Harvey Weinstein no es la cultura ni la masculinidad. Es un hombre que, parece claro, estaba dispuesto a usar su posición de poder para explotar y abusar de las mujeres. Podemos condenar el personaje de Weinstein. Podemos exigir respuestas y la revisión de una industria que le permitió ocultar sus abusos al público. Pero debe recordarse que el poder de Weinstein no residía en que el público estadounidense crea que el abuso sexual sea aceptable. La posición de poder de Weinstein no le permitió convencer a la sociedad estadounidense de que el abuso sexual es bueno. Le permitió ocultar el suyo. Una vez que ya no pudo hacer eso, la explosión inmediata de indignación, enfado y angustia que le siguió generó una gran duda sobre la afirmación de que Estados Unidos sea una cultura de violación. Si entendemos que una cultura de violación es una en la que la violación es glorificada, tolerada o excusada, hay poca evidencia de tal cultura en las respuestas a las revelaciones sobre Harvey Weinstein.

Sin embargo, el pánico moral antimasculino ciertamente ha llegado y no hay razón para dudar de que este miedo sea genuino. Twitter respondió a las revelaciones con el hashtag #MeToo [#YoTambién, T.] en el que las mujeres compartieron sus experiencias de acoso y agresión sexual y su ira contra los hombres.

Creeré en lo de “no todos los hombres” cuando me muestres a una mujer que no ha sido acosada sexualmente ni discriminada por su género. #Yo también
#YoTambién y todos estamos hartos de esto. Los hombres necesitan ser controlados.

Aunque algunos hombres también se unieron al hashtag con sus propias cuentas y fueron apoyados por mujeres,

Ojalá no tuviera que decir esto, pero para todos los hombres que han sido sexualmente acosados ​​por una chica borracha, una fiesta #YoTambién
Aquí hay un #YoTambién para todos los hombres y niños que también se enfrentan al acoso sexual, necesitamos reconocer ambos lados de la moneda #igualdad #nosignificano

muchos tuiteros, hombres y mujeres, vieron la necesidad de presentar el caso Weinstein como parte de un problema mayor en el que todos los hombres fueron cómplices.

Hombres, No digan que tienen una madre, una hermana, una hija… Digamos que tenemos un padre, un hermano, un hijo que puede hacerlo mejor. Todos podemos. #YoTambién

Esto no es cierto. Es injusto para la gran mayoría de los hombres que no cometen delitos sexuales y están consternados por su existencia. También es perjudicial para las mujeres a las que se alienta a temer a los hombres como a un sexo y a considerar el mundo como peligroso y hostil para ellas. Lo más alarmante es que conducir este miedo es una forma de feminismo que refuerza el miedo a los hombres hasta el nivel de fobia que limita la vida. Por esa razón, he resucitado un ensayo que escribí el año pasado sobre los peligros de la androfobia y como superarla.


Androfobia” no es una palabra de uso frecuente, pero creo que debería serlo. Es una palabra mucho mejor que “misandria” para describir la expresión de miedo y aversión hacia los hombres que impregna gran parte del discurso feminista en este momento. Misandria es el odio a los hombres. Las feministas que muestran hostilidad hacia los hombres nos dicen que no odian a los hombres. Simplemente los temen y argumentan que la hostilidad es una consecuencia perfectamente natural de esto que debería ser aceptada. Creo que deberíamos tomarlas en serio y tratar el problema como “androfobia”, un miedo irracional que las pacientes deben ser apoyadas con simpatía para superarlo.

El NHS nos dice que “un miedo se convierte en una fobia cuando tienes que cambiar tu estilo de vida para manejarlo. Una fobia es un miedo extremo o irracional o temor provocado por un objeto o circunstancia particular, hasta el punto en que restringe severamente tu vida”. Continúa diciendo que mientras que las fobias de cosas poco comunes como las serpientes (en Gran Bretaña) generalmente no afectan la vida cotidiana, las fobias de las cosas comúnmente encontradas pueden hacer que sea muy difícil llevar una vida normal. Los hombres son, por supuesto, cosas muy comunes y, por lo tanto, no debemos subestimar el profundo impacto que un miedo y una aversión a ellos pueden tener en la vida y las perspectivas de las fóbicas. Una página de asesoramiento en terapia dice de la androfobia: “Aunque las mujeres que padecen este trastorno pueden darse cuenta de que hay muy pocas razones para temer a los hombres, el miedo persiste y provoca ansiedad severa y repetida alrededor de los hombres que a menudo puede interferir con las actividades cotidianas”. Se sugiere que las causas de la androfobia incluyen los traumas y la genética, pero también influencias culturales que infunden temor. Una forma prominente de feminismo que perpetúa el miedo y la aversión hacia los hombres ciertamente podría ser una de esas influencias.

Las feministas androfóbicas insisten en que el miedo a los hombres no es irracional y nos presentan estadísticas de que el 99% de las agresiones sexuales graves contra adultos, el 75% de los delitos violentos y el 60% de la violencia doméstica es cometida por hombres. (Las cifras son más equitativas en relación con el abuso infantil, aunque los hombres siguen estando excesivamente representados en la mayoría de las categorías, con excepción del infanticidio, la agresión sexual de niños y el abuso psicológico de niñas). Además, nos dicen que estas cifras indican que tenemos una cultura que normaliza y aprueba el crimen violento y sexual contra las mujeres por parte de los hombres y que la masculinidad misma necesita ser revisada. Sin embargo, la gran mayoría de los hombres no cometen delitos violentos y sexuales contra las mujeres, las mujeres no son las principales víctimas de delitos violentos y la mayoría de los delitos sexuales son cometidos por un pequeño número de delincuentes reincidentes. Esto sugiere de manera robusta que el problema no está tanto en las normas culturales entre los hombres y mucho más el de una minoría criminal que actúa en contra de las normas culturales. Los delitos violentos ya son los más propensos a ser castigados con una pena privativa de libertad. Los delitos sexuales se consideran tan atroces que existe un registro especial para los delincuentes y los delincuentes sexuales son odiados de forma universal, a menudo tienen que ser segregados de otros delincuentes graves en la prisión por su propia seguridad. Vivimos en una cultura en la que ambos sexos consideran abrumadoramente el crimen violento y sexual contra las mujeres por parte de los hombres. Por lo tanto, considerar a la mitad de la población con miedo y enemistad no está justificado por las estadísticas ni es útil.

Un tipo dominante de fobia es el miedo a las cosas que ocasionalmente dañan a las personas pero casi siempre no. La aracnofobia — el miedo a las arañas — y la aerofobia — el miedo a volar — son ejemplos comúnmente tratados de estos.

El 100% de las muertes por mordedura de araña son causadas por arañas, pero la gran mayoría de las arañas no te harán ningún daño. Si el miedo a las arañas está afectando la manera en que vives tu vida, tu aracnofobia necesita tratamiento.

El 100% de las muertes por accidente aéreo son causadas por aviones, pero la gran mayoría de los aviones no se estrellan. Si su miedo a volar limita su carrera y sus oportunidades de ocio, es posible que desee considerar el tratamiento de tu aerofobia.

La mayoría de los crímenes violentos y sexuales son cometidos por hombres, pero la gran mayoría de los hombres no cometen delitos violentos y sexuales. Si el miedo a los hombres está afectando cómo vives tu vida, tu androfobia necesita tratamiento.

La terapia cognitivo-conductual para el tratamiento de miedos irracionales se centra en evaluaciones realistas del riesgo, determina las precauciones razonables en su contra y luego, al poner el miedo en perspectiva, vive una vida plena. Es posible que cualquier hombre que una mujer encuentre en su vida cotidiana pueda atacarla y violarla violentamente, pero casi ninguno de estos encuentros da como resultado tal cosa. El Dr. Bruce Hubbard lo describe así: “La TCC ayuda a reemplazar las cogniciones catastróficas con creencias razonables. Cuando comienza el miedo, es importante que recuerdes revisar la evidencia de que esta es una falsa alarma, no estás en peligro. El objetivo es desarrollar una voz interior estimulante y preparada para ayudarte a mantenerte firme y aceptar y enfrentarte de manera efectiva a los sentimientos de pánico mientras siguen su curso”. El ya pequeño riesgo de ataque violento se puede reducir aún más si se toman las mismas precauciones que se toman contra otros tipos de crímenes y usando el mismo tipo de juicio que uno usa con otros tipos de relaciones. Si vivimos la vida con miedo constante y desconfianza hacia los hombres, posiblemente podríamos reducir aún más el riesgo, pero ¿a qué coste? Evitar interacciones y relaciones con la mitad de la población reduce la probabilidad de tener amigos, amantes y también otros vínculos significativos.

Al exponer este punto, usualmente se me presentan estadísticas que muestran que las mujeres son muy propensas a ser atacadas sexualmente o acosadas en sus vidas y aquí encontramos diversos grados de agresión sexual y me aventuro en aguas peligrosas de las que tengo muy pocas posibilidades de emerger sin ser calificada como una “apologista de violación”. Sin embargo, puedo confirmar que soy una víctima de varias agresiones sexuales. Cuando tenía cinco años, un hombre se exhibió ante mi madre y a mí en el bosque. Cuando tenía veintidós años, un hombre me dio una palmada en el trasero cuando me lo encontré en un bar. A los veinticinco años, un hombre se detuvo en su ciclomotor y comenzó a masturbarse a través de sus pantalones cortos y me preguntó si me gustaría ayudarlo. Cuando tenía 40 años, otro hombre me fulminó con la mirada cuando estaba paseando a mi perro. Es una realidad que existen ataques sexualmente motivados. Es un problema que existan gilipollas sexualmente motivados y se deben tomar medidas tanto legales como sociales para reducir la burda conducta motivada sexualmente.

Sin embargo, me preocupan los intentos neuróticos de hacer catastrofismo con el asalto sexual no lesivo experimentado por las mujeres más allá de cualquier otra forma de comportamiento criminal del cual nosotras (y los hombres) podríamos convertirnos en víctimas. No quiero que se le diga a mi hija que si se le muestra un pene, si se la somete a comentarios sexuales o si se la mete una mano en algún lugar donde no tiene derecho a estar, tendrá un trauma terrible del cual quizás nunca se recupere. Menos aún quiero que piense que esto representa una sociedad que es hostil y peligrosa para ella y que solo puede abordar con temor. Quiero que sepa que estos comportamientos son inaceptables. Algunos de ellos son crímenes que ella debe denunciar. Otros indican personas que debe evitar. No deben ser omitidos o excusados. No son el fin del mundo.

La presentación de las mentes de las mujeres como profundamente dependientes de su sexualidad “sin mácula” es degradante, dañina y regresiva en el verdadero sentido de la palabra. Para mí, esas experiencias de agresión sexual menor se encontraban entre una serie de cosas desagradables y delictivas que me sucedieron a mí, como a cualquier otra persona que vive en una gran ciudad, que ha sido empujada en el centro de Londres por un grupo de adolescentes cuando yo también era una adolescente, que ha sido pisoteada por un carrito de la compra en el pie porque una mujer decidió que no me había apartado lo suficientemente rápido (todavía tengo una marca), que ha sido acorralada por un predicador callejero que me gritaba y gesticulaba salvajemente por haberle sugerido que Dios no existía y me robaron mi bolso dos veces, mi bicicleta dos veces y mi teléfono una vez. Los cabrones existen. Hace falta lidiar con eso. Sobreviví.

Cuando les he dicho esto a las feministas androfóbicas, he sido acusada de “minimizar las experiencias de otras mujeres” y de “dictar cómo deben sentirse las mujeres”. En el sentido al que se refieren, no es así. Soy consciente de que si se muestra un pene o si se ofrecen sugerencias sexuales crudas o si se experimenta una mano no deseada que se entromete en las partes íntimas, puede ser increíblemente traumático para las mujeres que han sufrido violación o violencia sexual. No espero que borren los recuerdos y sentimientos que esto provoca. Me senté con un miembro de mi familia mientras ella experimentaba recuerdos terroríficos de una violación y una batería en el pasado después de haber quedado atrapada en un vagón de tren con un hombre que hacía comentarios sexuales sobre lo que le gustaría hacerle. Sé que no pudo salir durante días y entrar en pánico en los trenes durante semanas como resultado de esto y que todavía está y posiblemente siempre tendrá miedo de encontrarse sola con un hombre desconocido. También sé que ella trabajó con su psicóloga en el procesamiento de estos sentimientos y reacciones, poniéndolos en perspectiva y aumentando su resistencia a sus efectos y su compromiso independiente con el mundo en general. Tengo la mayor admiración por ella y ella todavía tendría mi simpatía y respeto si no hubiera tenido tanto éxito. Si una mujer está experimentando esta intensidad de reacción sin un trauma pasado, todavía soy comprensiva, pero esta no es una reacción proporcionada y se debe buscar un tratamiento psicológico. Una cosa es tener una reacción de miedo muy severa y sentirse incapaz de funcionar plena y confiadamente en el mundo después de un incidente como este, pero otra muy distinta normalizar e incluso valorizar esta reacción y condenar como “víctima-culpable” cualquier intento de abogar por la perspectiva y la capacidad de recuperación, así como la condena de ese comportamiento grosero y abusivo.

Otro aspecto de la fobia es el miedo a las cosas que es muy probable que sucedan en algún momento, pero que se construye fuera de toda proporción a su horror real. La emetofobia — el miedo a los vómitos — y la sociofobia — el miedo a ser criticados o burlados en público — son fobias muy comúnmente tratadas, que son buenos ejemplos de esto. Las víctimas sufren mucho más de la anticipación horrorizada a que estas cosas sucedan y restringen sus vidas en un intento de evitar que esto suceda, a lo que realmente sucede.

Es probable que vomites en algún momento de tu vida. Si tu temor a los vómitos hace que restrinjas la ingesta de alimentos y líquidos y evites estar cerca de las personas en caso de que alguno de ellos tenga un virus estomacal, tu emetofobia necesita tratamiento.

Es probable que te critiquen o se burlen de ti en público en algún momento de tu vida y experimentes bochorno o vergüenza. Si tu temor a que te critiquen o se burlen de ti hace que evite estar cerca de personas en el trabajo o en entornos sociales, tu sociofobia necesita tratamiento.

Es probable que te encuentres con un hombre grosero o abusivo que hará comentarios sexuales, intentará tocarte a tientas o mostrarte sus genitales en algún momento de tu vida. Si su temor a estos hombres le hace evitar estar cerca de la mitad masculina de la población, confiar en los hombres, trabajar con hombres, tener relaciones con ellos y hablar de ellos sin hostilidad y generalizaciones negativas, su androfobia debe tratarse.

Desafortunadamente, probablemente sea necesario decir de nuevo que “es probable que esto suceda” no significa “está bien que esto suceda”. No está bien que haya abusadores sexuales o atracadores o que haya conductores borrachos o estafadores de tarjetas de crédito. Es por eso que estas cosas son ilegales. Hasta que encontremos una forma de controlar el comportamiento de todos los demás en el mundo, solo podemos tomar precauciones sensatas e informar de crímenes si nos volvemos víctimas de ellos. Si vivimos nuestras vidas con miedo y hostilidad hacia todo un sexo, también nos convertimos en víctimas de nosotros mismos.

Soy consciente de que se me acusará de “culpabilizar a las víctimas” al sugerir que las feministas androfóbicas deberían de alguna manera moderar sus actitudes hacia los hombres y sugerir que estas actitudes son poco saludables, irrazonables e inconsistentes con la realidad. Se dirá que pongo la responsabilidad del comportamiento masculino en las mujeres. No es así. Discuto el argumento de que la violencia sexual, el abuso o la grosería definen el “comportamiento masculino” debido a la abundante evidencia de que no es así, y creo que se abordarán mejor enfocando ese comportamiento en lugar de la masculinidad. También me acusarán de preocuparme más por los hombres que por las mujeres. Esto tampoco es verdad. De la misma manera que los “hombres” no están definidos por la violencia sexual y el comportamiento grosero, las “mujeres” no se definen por el miedo y la aversión hacia los hombres. Las feministas androfóbicas son un subconjunto de feministas que son en sí mismas una minoría de mujeres (un 9% en el Reino Unido). Sospecho que la gran mayoría de las mujeres ya saben que la narrativa androfóbica es poco saludable, irrazonable e inconsistente con la realidad.

En última instancia, aunque me preocupa el efecto de esta representación hostil e injusta de la masculinidad en los hombres, lo que más me preocupa es la pérdida de poder de las mujeres por este miedo. Aunque pequeña, la voz feminista androfóbica tiene poder en las universidades a las que seguramente asistirán las mujeres que esperamos que compartan con los hombres el trabajo de manejar nuestro mundo. Esto se vuelve menos probable cuanto más se sientan alentadas a sentir temor y hostilidad hacia la mitad de sus habitantes y a considerar que cualquier encuentro con un hombre agresivo o acosador sexual es un trauma insoportable que puede que nunca superen. Las feministas de mi generación y las de mi madre han trabajado y celebrado el desmantelamiento de las percepciones de las mujeres como frágiles, temerosas, histéricas e incapaces de hacer frente a las duras realidades de la vida. Hemos argumentado y demostrado que las mujeres son emocionalmente fuertes y totalmente capaces de participar en roles de liderazgo en la esfera pública. Me temo que el cambio a lo que se ha denominado “feminismo de desmayo en el sofá” tiene el potencial de socavar este progreso. Las fobias son contagiosas. Respondamos con simpatía pero también con fortaleza, resistencia, evidencia y, sobre todo, con razón.

 

 

Fuente | Helen Pluckrose | Areo Magazine