A la eterna Sabiduría

 

A la eterna Sabiduría,
a Dios,
al espejo sin mácula
que los querubines y todos los espíritus bienaventurados
contemplan con admiración eterna,
a la luz que ilumina a todos los hombres
que vienen a este mundo,
al manantial inagotable y a la fuente originaria
de toda sabiduría,
Le dedica y restituye
estas mínimas gotitas graciosamente
derramadas de Su vasto mar,
Su
de incesante deseo de contemplarLo
siempre agonizante.

Soy como Dios y Dios como yo

 

Soy como Dios y Dios como yo
Tan grande soy como Dios y como Él tan pequeño
Sobre mí Él no está ni yo debajo de Él

Sin mí no vive Dios
Yo bien sé que Dios sin mí vivir no puede
Y si soy destruido Él tiene que morir.

II, 021: Tú debes ser lo supremo.
EL mundo es nada vana, los ángeles, vulgares:
Por eso debo yo ser Dios y hombre en Cristo Jesús.

II, 024: El centro.
QUIEN ha escogido el centro por morada,
ve de una ojeada lo que está en la periferia.

II, 046: Quien es Dios, ve a Dios.
PUESTO que he de ver la verdadera luz, tal cual es,
Debo yo mismo ser ella: si no, no puede acontecer.

II, 068: Se lo dice con silencio.
HOMBRE, si quieres expresar el ser de la eternidad,
Debes despojarte antes de todo discurso.

II, 140: La aniquilación de sí.
NADA te eleva por sobre ti, sino la aniquilación:
quien está más aniquilado, tiene más divinidad.

II, 142: Debes serlo tú mismo.
NO preguntes qué es lo divino: pues si no lo eres,
no lo sabrás aunque lo oigas, cristiano mío.

II, 149: Tú mismo eres todas las cosas.
¿CÓMO puedes desear algo? Tú mismo puedes, solo,
Ser el cielo, la tierra, y aun mil ángeles.

II, 015: La pobreza mística.
¿QUIÉN es un hombre pobre? El que desorientado y desvalido,
No tiene criatura, ni Dios, ni cuerpo, ni alma.

II, 016: El sitial de Dios.
HOMBRE si no eres tan vasto como la divinidad de Dios,
Jamás serás escogido para sitial suyo.

I, 017: Dios no se niega a nadie.
TOMA, bebe, tanto como quieras y puedas, queda a tu arbitrio:
La entera divinidad misma es tu festín.

II, 018: La sabiduría de Salomón.
¿CÓMO? ¿Tienes sólo a Salomón por el más sabio?
Tú también puedes ser Salomón y su sabiduría.

II, 019: Lo sumo es estar sereno.
ESTAR ocupado es bueno: pero mucho mejor es orar;

II, 052: La nueva Jerusalén.
LA nueva Jerusalén eres tú para Dios, cristiano mío,
Cuando del Espíritu de Dios, has renacido por completo.

II, 053: Sólo tú haces falta.
AY, si pudiera tan sólo hacerse pesebre tu corazón,
Se haría Dios otra vez niño en esta tierra.

II, 054: Debes despojarte de la imagen.
DESPÓJATE de la imagen, niño mío, así te harás semejante a Dios,
Y serás, en calma inmóvil, para ti tu propio reino de los cielos.

II, 055: Dios es, no vive.
DIOS, propiamente, sólo es: Él no ama ni vive,
Como se dice de mí, de ti, y de las otras cosas.
En la ed. de 1675: »…Er lebt und Liebet nicht /«: «…Él no vive ni ama».

II, 056: Pobreza y riqueza.
EL que no tiene lo que tiene, y todo estima por igual,
Es pobre en la riqueza, rico en la pobreza.

II, 057: Hay que crecer más allá de sí.
SI creces más allá de ti mismo y de toda criatura,
Te imbuyes de la naturaleza divina.

II, 058: Morir para Dios y vivir para Dios.
MUERO y vivo en Dios: en ambas cosas haces bien,
Pues hay que morir para Dios, y se debe también vivir para Dios.

II, 059: ¿Quién es más Dios que hombre?
QUIEN ama sin sentir, y sabe sin conocer,
Se llama con justa razón más Dios que hombre.

II, 206: Un hombre, y también un niño.
UN hombre no es un niño: mas sabe que un hombre,
si tan sólo lo quieres, niño mío, bien puede vivir en ti.

II, 207: Dios es en ti la vida.
NO eres tú el que vive ahí: pues la criatura es muerte,
la vida que en ti te hace vivir, es Dios.

II, 208: Hay que abandonarse eternamente.
QUIEN no haya de perderse, ni aun en el paraíso,
ese hombre debe estar vacío eternamente, aun de Dios.

II, 209: La verdadera vacuidad.
LA verdadera vacuidad es como un noble vaso
que tiene néctar en sí: tiene, y no sabe qué.
…néctar… [en la mitología griega, era la bebida de los dioses (como ambrosía la comida), que prometía la inmortalidad y juventud eterna. Cf. notas a I, 159.]

II, 210: La santidad divina.
HOMBRE, si en serio lo quieres, puedes sin toda falsa apariencia
ser tan santo y justo como Dios, tu Creador.

II, 211: ¿Qué es la santidad?
LA santidad sincera es como un vaso de oro,
absolutamente pulido y puro. Ve, y contémplalo.

¿Dónde está mi morada?

 

¿Dónde está mi morada?
Donde nunca podré estar de pie.
¿Dónde está mi meta final,
hacia la cual debo ascender?
Está más allá de todo lugar.
¿Cuál debería ser entonces mi búsqueda?
Debo, trascendiendo a Dios,
huir al desierto.

I 239: ¿Crees realmente, pobre hombre, que el grito de tu boca
Sea el himno apropiado para la silenciosa deidad?

V 299: La novia hace más méritos ante Dios con un beso,
que todos los intermediarios con trabajo hasta la muerte.

El dístico anterior fue traducido por Borges / Bioy en Libro del cielo y del infierno (126): «Con un solo beso, la novia se hace más merecedora del Paraíso, que todos los mercenarios que trabajan hasta la muerte».

(La palabra Mittling no figura en ninguno de los diccionarios compulsados; por su raíz, sugiere a alguien que se ocupa más de los medios que de los fines. Podría referirse también a un «mediador», tanto en el sentido de «comerciante» o «mercenario», como en el religioso, según el cual los santos o María interceden ante dios).

III 123: Se dice que a Dios nada le falta, que no precisa nuestros dones.
Si es verdad, ¿para qué quiere mi pobre corazón?

III 89: Amo mucho la belleza. Pero apenas la llamo bella
si no la veo siempre entre espinas.

II 104: Si tu alma es virgen y como María pura
debe estar en este preciso momento de Dios embarazada.

Dios, cuyo amor y alegría están presentes en todas partes,
no puede venir a visitarte a menos que no estés allí.

 

Amigo, seas lo que seas, no debes quedarte quieto:
uno debe de una luz a la otra derramarse.

 

Dios es una nada pura,
escondida en el ahora y aquí: cuanto
menos lo busques,
más aparecerá.

 

Dios, cuyo amor y alegría están presentes en todas partes,
no puede venir a visitarte a menos que no estés allí.

 

Dios es mi fin final;
¿Él de mí evoluciona,
luego él crece de mí,
mientras yo en él me disuelvo?

 

No creo en la muerte: muero por horas, cada día
y he encontrado una vida mejor de esta manera.

 

En Dios nunca se conoce nada, para
siempre uno es.
Lo que nosotros en Él conocemos antes, Nosotros
mismos debemos crecer y ser.

 

En el espíritu, los sentidos son
uno y el mismo. Es verdad,
quien ve a Dios, lo prueba, lo
siente, lo huele y lo oye también.

 

Dios es la nada más pura, intacta por el tiempo y el espacio;
cuanto más lo alcance, más escapará.

 

¿Dónde está mi lugar de residencia? Donde nunca podré estar de pie.
¿Dónde está mi meta final, hacia la cual debo ascender?
Está más allá de todo lugar. ¿Cuál debería ser entonces mi búsqueda?
Debo, trascendiendo a Dios, huir al desierto.

 

Tantas gotitas en el mar, tantos granos en el pan;
Así también de nuestra multiplicidad, nada más que Dios permanece.

 

La rosa florece y no sabe por qué, sin
trabas por sí misma, ajena a la vista.

 

El alma, un espíritu eterno, está más allá del dominio del tiempo:
incluso en este mundo está en el pliegue de la eternidad.

 

No necesitas clamar a Dios,
la fuente brota de ti.
No detengas su manantial:
fluye eternamente.

 

Oh hombre, mientras exista, sepa, tenga y valore,
no ha sido librado, créame, de su carga.

 

A menos que ya esté dentro de ti
créame, no puedes venir al paraíso.

 

Al dejar el tiempo, Yo
mismo soy la eternidad.
Seré uno con Dios,
Dios será uno conmigo.

 

Amigo, es realmente suficiente.
En caso de que tenga más ganas de leer,
vaya y conviértase en usted mismo
la escritura y usted mismo en la cosa.

 

En el océano todo es océano,
incluso la gota más pequeña;
Di, ¿qué alma santa
en Dios no será Dios?

 

¿Qué es la eternidad?
No es esto, no eso,
no ahora, no es algo, no es nada,
es, no sé qué.

 

Dios es solo todo en verdad;
Él afina las cuerdas,
canta y toca en nosotros:
¿cómo entonces lo habéis hecho?

 

Los hombres que
están entrelazados en Dios con Cristo, han pasado por
el juicio y la muerte en
plena bendición.

 

El futuro de nuestro Señor
fue, es y ocurrirá
en la carne, en el espíritu, y cuando
uno lo verá gloriosamente.

 

Cuando usted mismo por encima de sí mismo se
eleva y deja que Dios prevalezca,
entonces en su espíritu se
llevará a cabo la Ascensión.

Angelus Silesius, Reino de Bohemia, 1624-1677

La rosa

 

La rosa es sin porqué,
florece porque florece,
no tiene preocupación por si misma,
no desea ser vista.

16.
si no quieres llevarme
más allá de ti
te forzará mi amor

 

43.
amo
una sola cosa
no sé lo que es
y porque no sé
la elijo

 

57.
mis pies tullidos y vacilantes
mis ojos nublados
cuando mejor te veo

 

71.
no es tan fácil amar
tal y como haces tú
ser yo mismo el amor

 

91.
no necesito darte las gracias
no se interpondrán
entre nosotros
los obstáculos de la debilidad

 

97.
estoy tan unido a ti
que no puedes condenarme
a no ser que te arrojes conmigo
a las llamas y a la muerte

 

154.
al que sea claro
como la luz
puro
como la fuente
lo elegirás
para hacerlo tuyo
me pregunto
¿qué harás conmigo?

 

169.
añoro la sabiduría
estar inmerso en tu paz
poseer la beatitud
infinita mi ambición
pero los sabios no desean nada

Contingencia y esencia

 

Contingencia y esencia
Hombre, deviene esencial: pues cuando el mundo pasa,
la contingencia se pierde y lo esencial subsiste.

V 7. Todos los santos son un santo.
Los santos son todos un solo santo.
Porque son un corazón, espíritu, intención en un cuerpo.

V 9. Cada uno debe ser Cristo
El único verdadero Hijo de Dios es sólo Cristo
Pero cada cristiano debe ser él mismo Cristo.

III 90: Florece, aterido cristiano, mayo está ante puertas.
Permanecerás por siempre muerto si no floreces aquí y ahora

I 82: ¡Detente! ¿Adónde vas? El cielo está en ti.
Si buscas a Dios en otra parte, lo perderás para siempre.

En la eternidad

 

En la eternidad ocurre todo al mismo tiempo
Allí en la eternidad sucede todo simultáneamente.
No hay, como aquí en el reino temporal, ni antes ni después.

333

Debes ganarlo aquí.
Aquí debes realizar tu acto.
Era algo inimaginable
Que el que no gana aquí ningún Reino
se convierta en Rey.

 

334
También debes dar fruto
si bebes la Sangre de Dios
y sin embargo no se encuentra fruto en ti,
caerá sobre ti una maldición más caída
que una vez que derribó ese árbol estéril.

 

335
La virtud permanece en descanso
si poniendo en práctica la Virtud,
encuentras trabajo pesado y penoso,
todavía no has alcanzado la
virtud, pero después de la virtud todavía te esfuerzas.

 

336
Levantarse por encima de la santidad
si eres santo, está bien; pero si encontraras el
favor de Dios y del hombre, deja atrás la santidad.

 

337
El hombre debe cambiarse a sí mismo.
Todo cambia, hombre. ¿Puedes permanecer solo
descuidado de la mejora e inmutable como una piedra?

 

338
¡Ganancia en la bañera no es Cielo!
¡Perezoso, muévete!
¿Te acostarás y dormirás para siempre?
El cielo no volará a tu boca
mientras estés descansando.339

339
Quien está inmovilizado no es de del todo.
El sol da movimiento a todos,
y hace danzar las estrellas en el cielo:
si yo todavía permanezco inmóvil,
ninguna parte del gran todo tiene yo.

 

340
Un corazón oscuro no ve.
Presta atención a la Llama. Si las lámparas se apagan,
el Novio cuando venga, quién lo distinguirá.

 

341
La obra prueba al maestro.
Un maestro del oficio eres tú
cuando la virtud no es más que pensada y planificada:
pero en lo que respecta a la
ejecución, te muestras una mano de aprendiz.

 

342
Nos servimos a nosotros mismos, no a Dios.
Dios no es servido por Ayuno, Vigilia o Letanía;
Prefieres servirte a ti mismo, purificándote por ello.

 

343
Debes convertirte en Niño.
A menos que te conviertas en Niño,
no puedes entrar en el lugar
donde están todos los hijos de Dios, para ti
La entrada tiene un espacio demasiado pequeño.

 

344
La simplicidad debe ser inteligente.
Honro esa Sencillez
a la que Dios une la inteligencia,
Pero apenas vale el nombre Cuento
Sencillez que carece de sentido.

 

345
Enojo Él.
enojo es como el fuego del infierno.
Si se rompe a cabo dentro de tu pecho,
lo abrasará a la pequeña cama
sobre la cual el Espíritu Santo reposó.

 

346
Seguridad en Él es exclusión.
Si quisieras evitar a esos extraños, Novia,
que buscan ser tus amantes,
entonces cierra las contraventanas rápidamente
y no te demores en las puertas abiertas.

 

347
El odio se hace odiar a sí mismo.
Si el odio y la envidia gobiernan tu corazón,
cuando suplicas por regalos,
el regalo que logran tus oraciones será
Regreso de la envidia y del odio.

 

348
El hombre encuentra lo que busca,
como tú buscas, así encontrarás;
como llamas e imploras,
así será para ti el regalo,
y así la apertura de la puerta.

 

349
Dios da a los grandes en los pequeños.
Toma lo que Dios te da. Da Grande en Pequeño,
Oro en escoria básica, donde menos lo suponemos.

 

350
La mejor sabiduría:
no subas demasiado alto; no enmarque sutilezas innecesarias;
La sabiduría más fina es no ser exagerado.

 

351
Dios no ve por encima de sí mismo.
Si buscas elevar tu altura por
encima de tu estatura, ten cuidado
Para que no desaparezcas de su vista.

 

352
¡Unidad!
Ah, eran las voces de los hombres como la melodía de los pájaros del bosque:
cada nota alegre distinta, pero todas en armonía!

 

353
Nada vale para
el anotador. El ruiseñor no se burla de la nota del cuco, es cierto,
y sin embargo, desprecias mi canción si no canto como tú.

 

354
Vista Divina
quien en su prójimo ve a Dios ya Cristo, en ningún otro,
ve con la luz en que habita la Deidad.

 

355
Conclusión:
amigo, ya es suficiente. Si quieres leer más, vete,
conviértete en la Escritura y en el Sentido.

Angelus Silesius, Reino de Bohemia, 1624-1677
Resumen
Angelus Silesius, Reino de Bohemia, 1624-1677
Nombre del artículo
Angelus Silesius, Reino de Bohemia, 1624-1677
Descripción
Poesías de Angelus Silesius
Autor