Te ofreces al Padre y a nosotros

El pan tan blanco y el aroma del vino
traen hasta el altar,
en el centro mismo de la comunidad reunida,
una historia turbia de surcos y contratos.
Tierras aradas, abonos y podas,
el rumor del molino, el calor del horno,
lagares y bodegas donde fermentan
tantos meses de trabajo maduro
en las uvas estrujadas.
Esfuerzos mal pagados de obreros y campesinos,
emigrantes temporeros, transportes y rutas,
y toda la competencia de las leyes del mercado.
Toda hora mal pagada, toda orden abusiva de capataz,
todo contrato amañado,
llegan en el pan y el vino que acoges en esta hora.
Y tú transformas en cuerpo y sangre
esta historia humana de amor y subsistencia,
de trabajo y de injusticia.
Atravesado de vida nuestra te ofreces al Padre
y nos llevas contigo hasta su encuentro.
En ti todo se integra en este instante
que anticipa resucitado, el triunfo definitivo
de la unidad sobre el caos
y del amor sobre la muerte.
También te ofreces a nosotros
para que comulguemos con tu presencia
y, al acogerte a Ti,
hecho de tiempo y de historia nuestra,
acojamos también la vida de los otros,
que en Ti se ha hecho sacramento cercano.
Te ofreces a nosotros
para que comulguemos con tu proyecto
que congrega y resucita tantas horas humanas
desmenuzadas como harina
por mecanismos que giran como prensas y molinos.
Un día, toda la historia descansará en tu encuentro,
como el pan y el vino de la vida tuya y nuestra,
compartidos sin codicia en la mesa fraterna
donde festejaremos sin ocaso.

Lo más importante

 

Lo más importante no es:
Que yo te busque,
sino que tú me buscas
en todos los caminos. (Gen 3, 9)
Que yo te llame por tu nombre,
sino que el mío está tatuado
en la palma de tu mano. (Is 49, 16)
Que yo te grite cuando me faltan las palabras,
sino que tú gimes en mí con tu grito. (Rm 8, 26)
Que yo tenga proyectos para ti,
sino que tú me invitas a caminar
contigo hacia el futuro. (Mc 1, 17)
Que yo te comprenda,
sino que tú me comprendas
en mi último secreto. (1 Cor 13, 12)
Que yo hable de ti con sabiduría,
sino que tú vives en mí,
y te expresas a tu manera. (2 Cor 4, 10)
Que yo te ame con todo mi corazón y todas mis fuerzas,
sino que tú me amas con todo tu corazón
y todas tus fuerzas. (Jn 13, 1)
Que yo trate de animarme y planificar,
sino que tu fuego arde
dentro de mis huesos. (Jer 20, 9)
Porque, ¿cómo podría yo buscarte, llamarte, amarte…
si tú, no me buscas, llamas y amas primero?
El silencio agradecido es mi última palabra,
y mi mejor manera de encontrarte.

Bautízame, Jesús

Bautízame, Jesús,
con el sol y la brisa
de tu gracia cotidiana, discreta creación
bajando por mi frente.
Sumerge mi cuerpo
en la bondad del pueblo que corre por el cauce
de sus caminos hondos, abiertos con sus pies
de trabajo y encuentro.
Vísteme de blanco
al emerger de las aguas, contenido el aliento,
y acógeme en tu pecho
con el abrazo comunitario de mil brazos abiertos.
Disuelve un grano de sal
en mi paladar,
para que la vida nueva
se conserve entera
con los sabores fuertes
del evangelio.
úngeme la frente
con tu cruz de sufrimiento, y úngeme el pecho
con el dolor del pueblo Cargaré hasta el calvario
la cruz de tu misterio.
Que se alegre el cosmos en el sonido natural
del metal y la madera,
y que canten las gargantas hoy, día primero
de la nueva creación.

Mañana del domingo

La mañana del domingo,
los discípulos estaban encerrados sin salida.
El miedo a los judíos,
la traición al amigo,
el fracaso del proyecto, la muerte implacable …
aprietan el pecho, paralizan el cuerpo
y encierran la vida
como piedra de sepulcro.
La mañana de¡ domingo,
los discípulos estaban encerrados sin entrada.
Jesús se hizo presente
y abrió, de par en par,
el miedo a la alegría,
la traición al encuentro,
el fracaso a la comunidad y la muerte a la vida.
La mañana del domingo,
los discípulos estaban tan cerrados que nadie podía entrar,
ni ellos salir de sí mismos.
Jesús rompió los cerrojos de la puerta y del espíritu.
Con luz de resurrección,
se abrieron unos a otros
y, ante la comunidad de testigos, se abrió a la vida nueva
toda Jerusalén cerrada
por órdenes de sanedrín
y por sellos imperiales.

Sal

En un mundo desabrido,
nos dices que no seamos sal sin sabor,
que sólo sirve para ser pisada,
como octavillas publicitarias repartidas por la calle,
que se miran un segundo
y se caen de las manos porque no interesan a nadie,
basura por las aceras
bajo los pies que siguen la rutina cotidiana.
Sal sin exceso:
sin ser los protagonistas que secuestran las miradas,
sin imposiciones que abruman con suficiencia,
sin perseguir a la gente con poder y con astucia.
Sal sin defecto:
que no se esconda por miedo a perderse,
ni se deje devaluar por la tibieza,
ni renuncie, por orgullo,
a mezclarse entre la gente que traga sinsabores.
Nos invitas a ser sal de la pascua,
que desaparece en la comida humana,
que nadie la percibe en su justa presencia,
y que sólo los despiertos la descubren resucitado
en el sabor exacto de cada existencia (Mt 5,13).

Cirio encendido

El cuerpo ante ti es un cirio
quieto en la noche de la historia,
de las ideas, de los proyectos,
consumiendo las horas como cera.
El pensamiento está inmóvil
como la llama afilada,
sin la más leve brisa
que altere su perfil luminoso y quieto.
El corazón, cristal naranja encendido
con la lumbre remansada
de tantos encuentros infinitos.
Las pupilas,
redondas como la boca de una tinaja vacía,
se dilatan en lo oscuro
atisbando tu presencia.
Sólo se oye el crepitar del fuego
y el aliento de la vida que llega desde ti
flotando levemente en el aire en que camina.
Y al verte y acogerte, se aviva la llama,
iluminando la noche,
transparentando la cera,
transfigurando en luz las ausencias y tinieblas.
Y toda la persona se va haciendo luz recibida
que brilla gratuita en tu templo,
mundo oscuro de injusticias,
de fugaces estrellas que deslumbran
un segundo de neón inquieto,
impuesto con astucia.
En la adoración de cirio alerta,
para iluminar,
Tú nos haces luz desde dentro,
sin necesidad de llevar en las manos una brasa
prestada y pequeña.

Tarde de Viernes Santo

Tu vida se veía destruida,
pero Tú alcanzabas la plenitud.
Aparecías clavado como un esclavo,
pero llegabas a toda la libertad.
Habías sido reducido al silencio,
pero eras la palabra más grande del amor.
La muerte exhibía su victoria,
pero derrotabas la muerte para todos.
El Reino parecía desangrarse contigo,
pero lo edificabas con entrega absoluta.
Creían los jefes que te habían quitado todo,
pero Tú te entregabas para la vida de todos.
Morías como un abandonado por el Padre,
pero Él te acogía en un abrazo sin distancias.
Desaparecías para siempre en el sepulcro,
pero estrenabas una presencia universal.
¿No es sólo apariencia de fracaso,
la muerte del que se entrega a tu designio?
¿No somos más radicalmente libres
cuando nos abandonamos a tu proyecto?
¿No está más cerca nuestra plenitud
cuando vamos siendo despojados en tu misterio?
¿No es la alegría tu última palabra
en medio de las cruces de los justos?

La economía del infinito

Tu economía de salvación desborda siempre
nuestros planes pequeños de crecimiento sostenido.
Nuestro encuentro contigo no es una porfía de negocio.
Tú nos ofreces de balde el sol y el aceite cotidianos.
Como salario de nuestro trabajo, no nos pagas con un cheque
para llenar las bóvedas de un banco
y la vanidad de las páginas sociales.
Nos regalas tu gracia, la vida divina inagotable
creciendo dentro de nosotros.
No acumulamos un ahorro
que se devalúa inmóvil en los libros de cuentas,
inseguros ante la polilla avara
que camina escondida
por los sueños de un funcionario.
Soltamos lo que somos,
para que se reparta y cree la vida nueva y libre.
No se asienta nuestra alegría en balances bien cuadrados
con exacto cumplimiento de la ley,
ni en seguros con garantía de la solvencia humana,
sino en tu generosidad que nos ofrece todo cada día,
porque Tú mismo te entregaste
de una vez y para siempre
en tu primogénito Jesús,
arriesgando tu caudal en nuestra historia.

Carmen y Camelia

Camelia sólo tenía quince años
y un aborto clandestino
cuando sus padres la echaron de la casa.
Doña Carmen la vio pálida,
cruzando sin rumbo delante de su rancho,
como un cuerpo vacío llevado por el agua.
«Estoy perdiendo sangre.
Di un mal paso,
y la mujer del brujo me sacó la criatura».
Carmen era pobre y la acogió en su casa.
Pidió dinero prestado, sin saber cómo pagarlo.
Su banco era el pueblo, que se hizo solidario.
Y su tarjeta de crédito, la bondad sufrida
de sus ojos maternales.
Camelia estaba cercada por el rumor popular.
Ante la bondad de Carmen, los ojos acusadores
dejaron caer al suelo las piedras de las manos.
Y por todos los callejones se fue abriendo en silencio
un espacio para Camelia,
donde pudo crecer cuando estuvo curada.
«Ésta siempre será tu casa.
Vete en paz.
Y entre tantos refinados comerciantes del amor,
encuentra la vida».
Camelia ya tenía quince años,
un aborto clandestino
y un encuentro imborrable
con el amor encarnado (Jn 8, 1 – 1 l).

Los centavos de Noemí

A Noemí, la viuda pobre,
todavía le dolían los dedos de las manos
cuando depositó en silencio
su ofrenda para los pobres en el cepillo del templo.
Había trabajado todo el día cosechando aceitunas
en el olivar de Sadoc, un alto funcionario.
Al final de la jornada,
pensó que ningún vecino estaba en apuro urgente.
Ella no había comprado nada a crédito
en la tienda de Josías.
Su velo descolorido podía durar más tiempo.
Y no le seducían el corazón las baratijas
que anunciaba un vendedor ambulante sentado en su camello.
Noemí sabía mucho de hambres
clavadas como un alfiler en el centro del estómago,
de deudas y mensajeros que insistían y amenazaban,
desequilibrando en un instante su frágil existencia.
Por eso dejó con alegría unos centavos en el templo,
regalo suyo y de Dios para un hermano.
Era poco dinero, pero lo era todo para ella.
Y todo el corazón quedó abierto
para todo el don
que el Dios del Reino le ofrecía (Le 21,1-4).

Muerte y Resurrección

 

Al morir mi amigo
algo de mí
que ya era él, se fue.
Algo de mí resucitó en él.
Algo de él,
que todavía es yo, se quedó.
Algo de él
espera en mí resurrección.
El tiempo al andar
parece devorar todo el amor.
Pero cuanto más aleja
en mi pasado su recuerdo,
más me acerca
al encuentro sin distancia del futuro.

Aunque en mí, cada día tiene su poda,
su espera y su cosecha,
para él toda la historia se cumplió,
yo llegué con él y allí estoy.
Gracias, Señor.

Benjamín González Buelta

Esperaré

 

Esperaré a que crezca el árbol
y me dé sombra.
Pero abonaré la espera con mis hojas secas.
Esperaré a que brote el manantial
y me dé agua.
Pero despejaré mi cauce
de memorias enlodadas.

Esperaré a que apunte
la aurora y me ilumine.
Pero sacudiré mi noche
de postraciones y sudarios.
Esperaré a que llegue
lo que no sé y me sorprenda
Pero vaciaré mi casa de todo lo enquistado.

Y al abonar el árbol,
despejar el cauce,
sacudir la noche
y vaciar la casa,
la tierra y el lamento
se abrirán a la esperanza.

Existimos desde el Ilimitado

Nos imponemos límites
y nos empequeñecemos,
pero vivimos en comunión con el Ilimitado.
Dudamos de nosotros
y nos devaluamos,
pero vamos bajo la mirada de La Bondad.
Nos dividimos y nos enfrentamos,
pero todos recibimos la vida desde La Unidad.
Nos clasificamos en perfectos y deformes,
pero todos somos habitados por La Belleza.
Tememos nuestra oscuridad y nos escondemos,
pero somos iluminados por La Verdad.
¿Quién puede poner límite al amor de Dios
por nosotros?
¿Quién puede ponemos límites,
si sólo podemos ser
en el amor de Dios?

Resucitó el desencanto

Llegó el «desencanto»
con su silueta delgada
y se sentó sin decir palabra
contra el quicio de la puerta.
Vestía ropas brillantes
como un cantante de rock.
Tenía cabellos largos
revueltos como una duda.
¿Era hombre o era mujer?
Los ojos estaban abiertos,
pero, como no veía nada
delante de su futuro,
vagaban confusos
por los destellos de ayer.
En sus hombros caídos
había restos de alas,
utopías que brillaron
un instante seductor,
y luego se desintegraron
como una bengala azul
en la noche de su existencia.
Y así, congelado de frío,
de soledad y confusión,
cansado de recorrer caminos
siguiendo luces cambiantes
que se encendían de lejos
y se apagaban al acercarse,
se fue muriendo en silencio
como un pensamiento inútil,
porque ni en la tierra ni en el cielo
tenía a quien gritarle.
Lo llevaron a enterrar a su pueblo de Naím.
Su madre, viuda joven,
lloraba al hijo muerto dad,
por esa extraña enferme
venida del lejano imperio,
que no acertó a comprender.
Pasó un joven de Nazaret
y detuvo el entierro.
Puso su mano de carpintero
en el hombro del «desencanto».
Y en medio del silencio
lo llano por su nombre de infancia.
Abrió los ojos lentamente,
miró el rostro que le hablaba
tan cercano y tan tierno,
adivinando sus sueños,
y se enderezó al instante.
Y el nazareno joven
lo devolvió a su madre,
a la tierra de sus raíces,
a la esperanza de SUS Profetas,
al cariño de la gente
humilde del pueblo,
donde el Señor de la historia
hacía crecer lo nunca visto,
la vida nueva del Reino.

Luz

No nos llamas
a iluminar las sombras con frágiles velas
protegidas de los vientos con la palma de la mano,
ni a ser puros espejos que reflejan luces ajenas,
cotizadas estrellas dependientes de otros soles
que, como amos de la noche,
hacen brillar las superficies
con reflejos pasajeros a su antojo.
Tú nos ofreces
ser luz desde dentro (Mt 5,14),
cuerpos encendidos con tu fuego inextinguible
en la médula del hueso (Jr 20,9),
zarzas ardientes en las soledades del desierto
que buscan el futuro (Ex 3,2),
rescoldo de hogar que congrega a los amigos
compartiendo pan y peces (Jn 21,9),
o relámpago profético que rasgue la noche,
tan dueña de la muerte.
Tú nos ofreces
ser luz del pueblo (ls 42,6), hogueras de pentecostés,
en la persistente combustión de nuestros días
encendidos por tu Espíritu;
ser lumbre en Ti que eres la luz,
fundido inseparablemente nuestro fuego con tu fuego.

Levadura

 

Nos envías a ser un signo pequeño,
una pizca del Reino entre tus dedos,
diminuta levadura entre la harina,
aroma de futuro
entre el olor a cosecha del trigo molido.
La levadura se disuelve
entre las manos cálidas de la mujer ágil
que sabe dispersarla por toda la harina.
Queda tapada la masa con un lienzo blanco,
y en el silencio de la noche,
mientras todos duermen,
fermenta y crece
desde el fondo de la vasija de madera
y la colma hasta los bordes.
Después, que nadie pregunte por ella
en el sabor familiar del pan caliente
que se reparte crujiente al salir del horno
entre los invitados.
Puñado de levadura,
pequeña comunidad viva
en el charco de la miseria inmóvil,
calmante compartido en la noche del dolor,
sonrisa sin salario,
maestra de aldea con sueldo de miseria,
grito perdido, profeta de periferia
en el ruido ciudadano.
Levadura pascual
que fermenta en el misterio
la masa que la devora (Le 13,21).

Crecimiento

 

No podemos tirar del tallo tierno
para que crezca al ritmo de la impaciencia.
No podemos estrujar el corazón con las manos
para que acelere su latido,
y la fantasía salte sobre abismos y fronteras
hacia un mañana limpio,
olvidando en el suelo caminos y distancias.
No podemos atizar el ritmo del tiempo
para que madure la historia a golpes de deseo,
y cosechar el Reino antes de llegar la hora.
¡Acariciar los espacios rígidos, alentar los días lentos,
mirar con ternura los pasos inseguros,
liberar el instante preso,
y dejar que el Reino alcance su estatura,
de la mano del Señor que cuida del misterio!

Perder la vida

 

Perder la vida, liberar una existencia,
cultivar una amistad, sanar una esperanza.
Después ya pueden desaparecer disfrutando su estreno
por caminos inéditos, sin dejar su dirección.
Perder la vida derramando los días
sobre frentes, sin etiqueta de sinagoga o de partido,
sobre buenos y malos,
como la lluvia y el sol que regala el Padre de todos.
No querer contabilizar
si nuestros esfuerzos han resbalado estériles,
sobre la piel cerrada, hasta el polvo del camino,
o si han calado fértiles hasta el secreto
donde germina la vida.
Perder la vida como el que apuesta
el jornal de su cansancio o la fortuna heredada.
Gira la ruleta, trucada por los amos
que controlan el casino
y deciden que nuestro número no cabe en el tablero.
Nos roban nuestro esfuerzo
y nos dejan entre las manos un billete sin premio.
Los seres nuevos, la entrega de los días,
la apuesta audaz,
nacen de vidas tan perdidas a sí mismas
que el Espíritu de todos
las esconde en su misterio como en papel de regalo,
para abrirlas entre el pueblo
el día de la fiesta sin ocaso.

Pregunta la gratuidad

 

El que ha querido crecer como persona
acumulando bienes en su vacío,
¿cómo no sentirá perderse
al compartirlos con el necesitado?
El que ha programado todo su tiempo para producir,
esclavo del calendario,
¿cómo podrá acoger la alegría
de cantar libre al ritmo de la fiesta?
El que ha puesto su autoestima
en la opinión de los grandes,
¿cómo se sentirá seguro
ante su propio espejo?
El que ha diseñado su cuerpo
para competir con los fuertes,
¿cómo extenderá su mano
para ser solidario de los débiles?
El que concibe la relación
como una conquista sobre el otro,
¿cómo podrá sentirse seguro
de la verdad de una caricia?
El que está subido en la cima,
con el corazón lleno de orgullo,
¿cómo no va a sufrir la soledad
de sentir a los demás abajo?
El que ha cercado su mansión
y ha blindado su persona con lejanía,
¿cómo no verá un peligro
en el vecino que pasa por la calle?
El que sólo se siente persona
actuando con prepotencia,
¿cómo no verá una amenaza
en el cuchillo que parte el pan en la mesa?

Sin el poder de Belcebú

 

Para expulsar demonios pequeños
buscamos la alianza de los demonios más fuertes.
Pero Jesús no expulsó demonios
con el poder de Belcebú (Me 3,22).
Los amos de este mundo acechan nuestros programas
y extienden sus redes en los senderos
por donde camina el compromiso
tratando de aliviar la miseria,
de vencer la muerte y la injusticia.
Entre el humo rosado
de sus efectos de escenario,
nos ofrecen lo que tienen:
dinero, prestigio y poder.
¡Qué difícil es para nosotros
descubrir a tiempo las redes
con su malla menuda y escondida,
que luego se convierten en cadenas
atadas a nuestros tobillos,
arrastradas por las calles
con su peso de hierro
y su estridencia de escándalo!
Necesitamos luchar en el desierto (Mt 4, 1 – 1 0),
en ayuno de imágenes y agenda,
con las expectativas del pueblo,
con los signos religiosos triunfales
y con la eficacia del poder que domina,
para encontrar la puerta pequeña
del servidor del Reino.
Jesús no negoció
con los demonios entronizados en el templo
la expulsión de los demonios pequeños
de los pobres israelitas
que caían retorcidos a sus pies.
En el encuentro libre,
sin redes ni cadenas,
llega la cercanía de Dios,
pobre y humilde servidor,
y expulsa los demonios cotidianos
que nos encorvan y nos ciegan.

Líbranos, Señor, de la codicia

 

Líbranos, Señor, de la codicia.
De atarnos a las riquezas
como el que se sujeta
con un cinturón de seguridad
al avión que vuela a su destino.
De tratar de erigirnos
en centro de peregrinación
donde confluyan los caminos
de los que van y vienen
buscando al absoluto.
De inmolar nuestra libertad
ante el altar de la técnica,
donde vamos destruyendo
con el consumo voraz
el futuro hecho objeto.
De acumular conocimientos
con el propósito callado
de hinchar nuestro apellido,
hasta que llegue vía satélite
hasta los confines de la tierra.
De apuntar con el índice
a nuestro propio pecho,
jugando a ser como dioses,
mientras que el dedo de Juan
señalaba a Jesús entre la gente,
y Jesús señalaba a Dios y su Reino.
Líbranos de toda codicia,
la del espíritu y la de la técnica,
la de la fama y el dinero:
ídolos que nos hacen orgullo,
drogados por su brillo pasajero,
que para llenar la ansiedad
y el vacío de trascendencia exigen su ración diaria
de sangre propia y ajena.

La vida eterna ya empezó

 

La vida eterna
ya la sentimos ahora atravesar nuestra existencia.
La vida eterna no es sólo final
que nos espera para acogernos
si logramos sortear las trampas,
resolver los acertijos y completar la tarea
en esta tierra de prueba.
En instantes de gracia,
todo se ilumina, incandescente
síntesis de luz, sin recortes de orillas
ni temblor de duda.
Y cuando se apaga,
siempre arde escondida, combustión íntima
que libera la energía de cada segundo.
La vida eterna se asoma discreta
en la última mirada de una vida
que se extingue sobre la almohada blanca,
en la dignidad serena de un rostro trabajado
a golpes de injusticia, en la palabra firme
de un líder incorrupto,
y en esa pequeña flor que crece sin permiso
en el alero del tejado.
La vida eterna es agua más honda
que el pozo de Jacob
y que los manantiales con etiquetas ecológicas.
Es fuego más intenso que las hogueras
que iluminan los ídolos en las noches confusas,
o en los escenarios de estrellas brillantes
con voltios pasajeros.
La vida eterna nos escoge al inicio
para existir en su aliento, nos recoge cada día
para unir nuestra dispersión, y nos acoge al final
en un abrazo sin medida.
La vida eterna avanza dentro de nosotros
y se llama comunión,
yo liberado,
amor que nunca pasará.

Estrenar el Reino

 

¡Todo era estreno!:
Saltar a la comunidad itinerante por las aldeas,
dejando la barca varada en la arena de la playa.
Ver caminar a los paralíticos y liberar a los poseídos,
en vez de capturar peces en las redes.
Escuchar la palabra de Jesús llegar nueva al corazón,
con los oídos hechos a los remos
cayendo rutinarios sobre el agua.
Compartir gratis pescado y pan,
en vez de vender peces porfiando en el mercado.
La costumbre de reparar las viejas redes
se había trociado en el ansia de crear lo nunca visto.
La sinagoga de los sábados, con sus paredes y sus leyes,
se abrió a todo el universo de las parábolas del Reino.
La alegría de aquel grupo admiraba a todo el pueblo,
pero desconcertaba a los fariseos.
Jesús la defiende:
no es tiempo de ayuno, sino de estrenar
un vestido sin remiendos
y el vino mejor de la cosecha
en la fiesta de bodas del Reino que comienza (Me 2,18-22).

La alegría de Jesús

 

La alegría de Jesús no había nacido,
como en otras ocasiones,
en la soledad de la noche junto al Padre.
Ni era el punto final de largas reflexiones
meditando a los profetas
con los gritos del pueblo preguntándole en el alma.
La alegría le llegaba hoy desde la calle,
desde sus discípulos que narraban la misión,
de la fuerza del Reino
a través de su anuncio de incipientes oradores
de pobre gramática y toscos ademanes.
El Reino atravesaba a los ignorantes
y encendía sus vidas de pequeño candil
con las mechas apagadas.
Pero el Padre escondía el misterio a los entendidos,
tan seguros de sí mismos y con sus caminos roturados
para la llegada del Mesías.
El Reino no cabía en los atrios del templo,
ni podía sujetarse a las leyes minuciosas
de mosquitos colados
ni a las fuerzas entrenadas en la clandestinidad de los celotes.
No había espacio para el Reino donde el saber sobre Dios
se creía tan dueño del misterio
que ya lo tenía reducido a rito, piedra, humo,
denario, ley y espada.
Y brotó el Reino, bajo la sombra del Espíritu,
en el no saber virginal de los sencillos de la tierra.
Al contemplarlo Jesús,
se estremeció de alegría,
y en su risa se encuentran
los excluidos de este mundo

Confianza, en el Señor

 

El que pone su seguridad en el cumplimiento de las leyes
se ha entregado a un amo frío e impersonal
que sanciona nuestra complejidad
como un golpe de cuchillo.
El que pone su valía en la opinión ajena
se ha entregado a muchos amos
exteriores a sí mismo
que lo ensalzan o lo condenan a su antojo.
El que pone su autoestima
en alcanzar las metas trazadas por sí mismo
se confía a fuerzas oscuras
que le mueven desde sus propias sombras.
El que pone su confianza en el Señor
se ha entregado al misterio personal,
que nos acoge en nuestra complejidad tan ambigua,
nos aprecia con un amor inmune a la decepción,
nos libera de nuestro yo oscuro,
al ofrecemos crear su designio,
y nos integra, rotos por los límites,
en la comunión de su abrazo infinito.

Alegría del pecador

 

Se te ha dicho:
Ten un nombre sin tacha, como un buen fariseo.
Tú ayunas y ahorras los días señalados,
y los papeles de tu vida están firmados y absueltos.
Líbrate de dar la mano al enfermo de sida
saludando su pasado,
o preguntarle su nombre mirándole a los ojos.
Los pobres son un abismo de ignorancia y pereza
que devora al que se acerca con su tiempo y sus bienes.
La ansiedad del solitario puede engullir tu compañía
con un remolino de naufragio.
Tal vez baste una limosna depositada por teléfono
en la mano fría de una cuenta de banco.
Pero La Palabra dice:
Los pecadores y excluidos llaman a Dios,
y Dios baja hasta ellos.
Los descubrimos juntos en el mismo encuentro:
prostitutas de avenida,
emigrantes sin papeles, presos bajo reja…
Dios, enlodado del fracaso de pecadores y perdidos,
apellido divino triturado por mecanismos
de acero mercantil y de confusiones personales.
Ahí descubrimos la dignidad indestructible
de los llamados «escoria de la tierra».
Un Dios tan solidario nos roba el corazón
y nos regala la alegría de entregar la vida
para la fiesta universal que todo lo rehace.

Igualdad radical

 

Se te ha dicho: No todos somos iguales.
Ten el ojo abierto.
No te mezcles con los niños de razas inferiores.
Cuídate de pieles más oscuras que la tuya
y de acentos extranjeros.
Y antes de rezar con otro mira bien su credo.
Distingue fronteras y colores,
no vayan a mezclarse todos
en una euforia de olimpíada
al ondear de todas las banderas.
No te dejes confundir con el otro y su cultura
en un abrazo fraterno,
por el calor de una danza en una noche de fiesta.
Pero La Palabra dice:
No te dejes confundir por puras apariencias,
matices del pincel del Dios del universo
que se expresa a sí mismo
en toda la gama de perfiles,
y quiere escuchar un canto
que reúna todos los acentos.
Griegos y judíos, hombres y mujeres,
ateos y creyentes … : todos somos iguales,
único cuerpo de Jesús
haciéndose en la historia el hombre nuevo
que espera todo otro,
para acoger su diferencia y poder alcanzar
su estatura universal,
originalidades orquestadas
en el canto sin fin y sin sobrantes.

Primacía de los últimos

 

Se te ha dicho:
Sé siempre el primero.
Saca las mejores notas en la escuela
y rompe con tu pecho la cinta de la meta
en toda competencia.
Que no veas a nadie delante de tus pasos,
ni se sienten delante de ti en los banquetes.
Asombra a todos los amigos luciendo el último invento,
caros juguetes de adulto para despistar el tedio.
Que sólo el peldaño más alto sea el lugar de tu descanso.
Pero La Palabra dice:
Siente la mirada de Dios posarse sobre ti,
porque Él alienta posibilidades infinitas en tu misterio.
Despliégate todo entero, sin trabas que te amarren,
ni el miedo dentro, ni los rumores en la calle,
ni la codicia del inversor, ni las amenazas de los dueños.
Y no temas sentarte en una silla pequeña
con los últimos del pueblo.
Allí encontrarás la alegría
de crear con el Padre libertad y vida para todos
sin la esclavitud de exhibir un certificado de excelencia.
A la hora de crear el Reino,
los últimos de este mundo pueden ser los primeros.

Servidor de todos

 

Se te ha dicho:
Rodéate de triunfadores.
Para que tu vida sea un éxito, sírvete de todos.
Retén en tu memoria el nombre del rico,
y apunta el teléfono del rostro femenino
que sonríe en el concurso.
Tapiza las paredes de tu casa con firmas
de pintores de prestigio y de dinero.
Llena tu boca con los nombres
que ocupan el escenario de la gloria resbaladiza.
Hazte vecino, compadre, de su club y su partido.
Que todas estas famas te presten su prestigio.
Pero La Palabra dice:
Sienta a tu mesa a los que no pueden invitarte a su casa,
arrastrada por el río,
y presta sin arrugar la cara al que no puede devolverte
tu dinero el día de pago,
porque las horas extra se perdieron
en la computadora de la zona franca.
Habrán encontrado en ti
la respuesta de Dios a su angustia cotidiana.
Y tú sentirás atravesar algo de Dios
pasando por el centro de ti mismo
para llegar hasta el hermano.
Al romper, con este gesto de gratuita cercanía,
las leyes y cátedras de la inversión bien calculada,
un manantial de eternidad te llegará desde el caído,
brotará entre tus piedras
y hará de ti un servidor de todos,
lleno de gracia y de sabor.

Atravesar las apariencias

 

Podemos estrechar miles de manos
y quedar solos,
llenos de sensaciones en el borde de la piel.
Podemos acoger una sola mano
y sentir en ella el calor del absoluto.
Podemos recorrer muchos caminos
y quedar sin futuro, llenos de metros
en la planta de los pies.
Podemos dar un solo paso
y anticipar en él el gozo de la meta.
Podemos mirar muchos paisajes
y quedar vacíos,
llenos de imágenes en la superficie del color.
Podemos contemplar un solo horizonte
y ver asomarse en él la plenitud del infinito.

Tu gracia nos basta

 

No puedo abrumarte con tercos argumentos
ni con obsesivas oraciones para que me concedas
salud para servirte,
vida larga para hacer más cosas,
honra para encontrar las puertas abiertas,
abundantes recursos para ser más eficiente…
No puedo pedir tampoco sufrimientos
presumiendo de mis fuerzas, como si tú necesitaras
una cuota de dolor
para concedemos las cosas necesarias.
Yo sólo quiero pedirte
lo que tú siempre me ofreces: tu amor y tu gracia,
que engendran vida,
pero pueden llevar a la muerte por defender a los asaltados;
que crean salud,
pero pueden llevar a perderla en el servicio a los débiles;
que nos hacen amables,
pero pueden provocar descalificación social
por no amoldamos a las leyes;
que fructifican la tierra con todos los bienes necesarios,
pero pueden dejamos sin nada por hacernos hermanos
de los expulsados de tu mundo.
Yo sólo quiero pedirte tu amor y tu gracia:
que los acoja en mí como la última verdad,
y mi corazón diga: «Me basta».

Líbranos, Señor, de la tristeza

 

Líbranos, Señor, de la tristeza que mana de heridas viejas
y de nuevos golpes repentinos no bastante llorados
en lo que tienen de despojo,
ni bastante acogidos en lo que tienen de nueva libertad.
Que se infiltra astuta en la mirada
y apaga el brillo de las realidades cotidianas.
Que va depositando en la coyuntura de los huesos
su rigidez y su torpeza…
Un aire inasible empapa de desazón indescifrable
los recuerdos luminosos.
Las certezas cálidas de ayer
parecen arqueología ajena, esculturas sin nombre
en plazas olvidadas.
Como nube empujada por el viento
con formas grotescas y cambiantes, nos oculta el horizonte
con su amenaza fantasmal.
La tristeza se esconde bajo el deber cumplido
y la respuesta esperada por la gente.
Maquilla su rostro con arrugas de ayuno.
Se disfraza de sensatez que todo lo calcula bien.
Va doblando las espaldas con el ancho escapulario
de los «cofrades resignados» que lo han visto y lo saben todo
y ya no esperan nada nuevo que valga la pena celebrar.
Al pasar las siluetas juveniles, con sus risas de colores,
va quedando un poco de nostalgia,
de oportunidades nunca atrapadas en el puño ya sin fuerza.
La tristeza nos deja en el alma un residuo de vida usada,
de Dios de catecismo, de preguntas y respuestas
ya sabidas de memoria y repetidas hasta el tedio.
¡Líbranos de la tristeza, Señor de la alegría!

El leproso agradecido

 

Se alegró Jesús al ver al leproso
regresar curado para «darle gracias».
No quedó preso del don de la salud,
como un niño que estrena su juguete.
Recorrió el camino que va desde el don
hasta el origen de todas las ofertas,
acudió al principio vivo de nuevas realidades,
a la persona de Jesús, que es la plenitud,
y no sólo un don que va y viene,
que está presente o se escapa de las manos.
Los otros nueve quedaron satisfechos
al quedar sanos,
como nosotros mismos cuando estrujamos los goces,
y archivamos avaros en grabadoras y videos,
en orias y seguros, los destellos pasajeros,
y nos olvidamos de ir agradecidos
hasta el único sol,
que se da sin fin y sin medida.
Diez leprosos
se encontraron con Jesús desde la necesidad.
Sólo uno lo buscó desde la gratitud.
Diez encontraron la salud.
Sólo uno encontró enteramente a Jesús.

Las cosas elementales

 

Gracias, Señor, por las cosas elementales:
el rayo de sol que no pregunta;
la sombra de caoba con los brazos extendidos;
la tarde que murió ayer detrás de la montaña
sin oficio de difuntos;
el agua que trabaja su pureza en lo hondo de la sierra;
el aire que limpia mis pulmones mientras duermo;
la tierra viva generando en las raíces los frutos y colores…
La mirada transparente como una puerta de cristal;
la mano que disuelve el hastío al estrecharse;
el pelo crespo y recio como una voz de dignidad;
el cántico común que abre la existencia
al nosotros infinito…
La herencia de los siglos,
en el suero que me salva gota a gota,
en el hilo de cobre que trae luz a mi noche,
en el ojo insomne del radar en el espacio,
en la página del libro que sana mi ignorancia
y en los circuitos electrónicos que me unen al instante
con todo el universo.

La gratitud de la lavandera

 

Paso lento y menudo, edad de mediodía gastado,
y en su rostro sereno un claroscuro de sufrimiento y alegría.
Aurora llega bendiciendo desde el corazón agradecido.
No son palabras rituales ni gestos de oficio.
Su liturgia la dicta el Espíritu libre,
y la improvisan su corazón contemplativo
y sus manos cansadas de lavar ropa en el río.
«Dios bendiga este rosal con sus flores tan rojas.
Y bendiga esta casa que siempre nos acoge.
Dios quiere que estemos alegres y seamos su alegría.
¿Qué importan las penas?
Ya se las llevó el agua con la que lavo en el río
la ropa de los muchachos y el abandono del marido».
Nueve hijos nacieron y fueron creciendo amados
entre deudas y sonrisas, llevados en las plegarias
leídas en las páginas que le faltan a la Biblia.
¿Cómo una historia tan difícil encierra tanta ternura?
¿Cómo manos tan cansadas alivian con su caricia?
¿Cómo la gratitud ha vencido la dureza?
Se aleja la lavandera con su aire de misterio,
un aleteo del Espíritu volando su gratitud
sobre la herida del pueblo.

María de Nazaret

 

María era joven, pobre y virgen
en un pueblo patriarcal.
Campesina provinciana, de Galilea,
tierra de sospecha para un israelita de ley.
Cuando María se miraba en los ojos de la aldea,
se veía pequeña, como toda mujer.
Cuando Dios contemplaba a María,
la encontraba única.
María se acostumbró a sentir la mirada de Dios
posarse sobre su rostro,
y aprendió a verse con los ojos mismos de Dios.
María se preparaba así para lo imposible.
«¿Cómo se hará esto en mí?» (Le 1,34).
¿Podría haber una vida nueva sin hombre,
pero no sin mujer?
La imposibilidad de María era la posibilidad de Dios.
Toda María era virginal, sin interferencias posesivas,
pura acogida de la vida
que el Señor de la historia quería inaugurar en la tierra.
Cuando María dijo:
«Hágase en mí según tu palabra» (Le 1,38),
la Palabra empezó a hacerse carne en sus entrañas,
una existencia toda ella venida de lo alto.
Y fue tan acogida que toda se hizo de la tierra.
Entonces María dijo:
«Proclama mi alma la grandeza del Señor,
mi espíritu festeja a Dios mi Salvador» (Le 1,46).
El sí de María abrió el abajo de la historia,
y la humildad de Dios entró con toda su pureza,
sin la más mínima mella que quebrara sus perfiles
ni manchara de inhumano la novedad de sus ofertas.

El despojo, camino de gratitud

 

Somos como niños ricos en la mañana de Reyes.
Inundados de juguetes, rompemos los lazos,
desgarramos con avidez los papeles de colores,
sin pensar en la persona que escogió cada detalle
ni acoger su cariño.
El instante en que existimos
es el punto de encuentro de prodigios infinitos.
Un día nos falta algo:
una presencia cercana
es arrancada de repente porque siguió su camino;
uno de nuestros sentidos
se va apagando desgastado…
y el corazón se inunda de desconcierto y rebeldía,
como se llena de sangre el tajo de una herida.
En la ausencia inevitable empieza a brillar
el valor de lo perdido.
Y el presente desgarrado
se sana con el recuerdo agradecido y vivo.
Lo que perdimos va dentro de nosotros,
escondido en la sangre, invisible en la costumbre,
y juega en los sueños.
No somos dueños absolutos.
Todo don es pasajero,
y sólo la gratitud sabe extender la mano
para acogerlo libre y hacerlo nuestro,
y en nosotros eterno,
sin querer estrujarlo como a un prisionero.
Por la herida de la ausencia
primero brotó sangre rebelde,
después llegó el recuerdo grato,
haciendo el pasado tan presente.
El corazón agradecido miró todo con ojos nuevos
y, al poner a Dios en el centro,
vio en cada detalle la discreción de su aliento.

Mi misterio en tus manos

 

En tus manos, Señor, pongo mi misterio,
a veces duro,
sin la más mínima grieta donde escarbar,
impenetrable superficie, lámina de acero.
Y a veces difuso, turbio y cambiante
como una humareda donde se queman mis días secos.
En tus manos dejo mis afanes y trabajos
sepultados en los surcos.
Sólo conoceré su verdad
cuando rasguen la tierra con sus hojas verdes
y su nombre propio.
En tus manos, Señor,
no sé lo que pongo,
pero sé que es mío,
porque me enciende y a veces me congela.
Y sé que es tuyo,
porque por mis grietas respiro un aroma
que calma la ansiedad,
y me llega un canto
que no tiene estridencias.

El despojo, camino de gratitud

 

Somos como niños ricos en la mañana de Reyes.
Inundados de juguetes, rompemos los lazos,
desgarramos con avidez los papeles de colores,
sin pensar en la persona que escogió cada detalle
ni acoger su cariño.
El instante en que existimos
es el punto de encuentro de prodigios infinitos.
Un día nos falta algo:
una presencia cercana
es arrancada de repente porque siguió su camino;
uno de nuestros sentidos
se va apagando desgastado…
y el corazón se inunda de desconcierto y rebeldía,
como se llena de sangre el tajo de una herida.
En la ausencia inevitable empieza a brillar
el valor de lo perdido.
Y el presente desgarrado
se sana con el recuerdo agradecido y vivo.
Lo que perdimos va dentro de nosotros,
escondido en la sangre, invisible en la costumbre,
y juega en los sueños.
No somos dueños absolutos.
Todo don es pasajero,
y sólo la gratitud sabe extender la mano
para acogerlo libre y hacerlo nuestro,
y en nosotros eterno,
sin querer estrujarlo como a un prisionero.
Por la herida de la ausencia
primero brotó sangre rebelde,
después llegó el recuerdo grato,
haciendo el pasado tan presente.
El corazón agradecido miró todo con ojos nuevos
y, al poner a Dios en el centro,
vio en cada detalle la discreción de su aliento.

Gracias por tu silencio

 

Gracias, Señor, por tu silencio, que se abre ante nosotros
como un respeto cálido donde podemos ensayar
nuestras palabras de aprendices, alentados por tu mirada
que nos contempla con cariño.
En tu silencio nos decimos, originales y nuestros,
nos escribimos en tu acogida de página en blanco.
Trazamos nuestra ruta en tu hoja azul
de mar en calma y días luminosos,
o en tu calcinada superficie de arena y desierto,
perdidos en la historia y sin huellas por delante.
A veces en tu silencio crece nuestra pregunta,
como el garfio en una mano cortada.
Es de acero afilado nuestra angustia,
es dura y urgente, y trata de clavarse
en tu misterio mudo
para rasgarlo de arriba abajo
y para encontrarte como única respuesta.
Pero Tú sólo te revelas en el tiempo maduro.
Por más que te digas, siempre serás silencio,
infinita palabra
en la que siempre te seguirás revelando,
cálido respeto
en el que crecemos al decirnos y estrenarnos.

Gracias porque soy como los demás hombres

 

Te doy gracias, Señor,
porque soy como los demás hombres.
Intento estar seguro de mí ante tu ausencia,
y cuadro mi contabilidad para no ser sorprendido
al final de la jornada.
Me comparo con los otros
y miro desde arriba a los que juzgo pecadores,
y en la comparación, no en ti, he puesto mi seguridad.
También yo tengo elaboradas condenas de moda,
publicanos al servicio de los que imponen su imperio,
pero escondo en la ambigüedad mis pecados de siempre,
radicales trampas contigo, abismales cortes con el otro.
También yo tengo mis seguros de ahorros y diezmos,
pequeñas monedas al contado con las que pretendo
negociar la falta de entrega a tu misterio.
También yo salgo satisfecho de oírme a mí mismo,
de pie en el centro del templo.
Como los demás hombres,
ya puedo abrirme a tu perdón dándome golpes de pecho
al lado del publicano (Le 18,4-14).

La gratitud de la pecadora

 

María de Magdala había vivido en su cuerpo
como si fuese ajeno.
Sensaciones alquiladas, simulaciones de espejo.
Sólo existía en el borde de la piel propia
y del pasar ajeno.
Caminaba por las calles, sintiendo las miradas
que medían su silueta,
como se estudian las ofertas.
Muchos la condenaban esquivando su paso,
clavándole los ojos o bajando la cabeza.
Jesús de Nazaret
no era una sombra nocturna,
como los hombres honorables que la ignoraban en la plaza
y la buscaban en lo oscuro.
Al oírle hablar del Reino,
sintió el amor tan adentro
que un fuego quemó los restos de las orgías
en su fantasía y en su cuerpo,
y la náusea profunda que aburría sus soledades.
Mujer agradecida, desafía todas las normas.
Entra sin ser invitada en la sala del banquete.
Llantos, besos y perfume fueron el último instante
de su pasado roto
y el primer gesto público de su comienzo liberado.
Jesús, delante de todos, le da el perdón del Padre
y la paz que lleva dentro.
La devuelve a sí misma
y le abre un espacio libre en medio del pueblo.
La gratitud fue tiempo de paso entre el ayer extinguido
y el primer instante
en la comunidad del Reino.

Líbranos de la ingratitud

 

La ingratitud sólo mira al don,
no al rostro de la persona.
Sus manos se extienden abiertas par recibir
y se esconden en la espalda para retener.
El corazón se agita para desear,
pero no reconoce para festejar.
No contempla con gozo lo que tiene,
exige con lamentos lo que le falta.
Prefiere la posesión de las cosas
a la libre acogida de las miradas.
Sepulta en su memoria turbia
la bondad de los que lo han amado,
y saca a flote sus deficiencias.
La palabra «gracias» suena a técnica,
como en una computadora de mercado
al final de la lista de ventas al cliente.
Se encierra en las relaciones que domina,
en vez de abrir toda su existencia
a la generosidad infinita que corre por la tierra.

Gracias, porque nos necesitas

 

En tu silencio acogedor nos ofreces ser tu palabra
traducida en miles de lenguas,
adaptada a toda situación.
Quieres expresarse en nuestros labios,
en el susurro al enfermo terminal,
en el grito que sacude la injusticia,
en la sílaba que alfabetiza a un niño.
En tu respeto a nuestra historia,
nos ofreces ser tus manos para producir el arroz,
lavar la ropa familiar, salvar la vida con una cirugía,
llegar en la caricia de los dedos
que alivia la fiebre sobre la frente
o enciende el amor en la mejilla.
En tu aparente parálisis,
nos envías a recorrer caminos.
Somos tus pies y te acercamos
a las vidas más marginadas,
pisadas suaves para no despertar
a los niños que duermen su inocencia,
pisadas fuertes para bajar a la mina
o llevar con prisa una carta perfumada.
Nos pides ser tus oídos,
para que tu escucha tenga rostro,
atención y sentimiento.
Para que no se diluyan en el aire
las quejas contra tu ausencia,
las confesiones del pasado que remuerde,
la duda que paraliza la vida,
y el amor que comparte su alegría.
Gracias, Señor, porque nos necesitas.
¿Cómo anunciarías tu propuesta
sin alguien que te escuche en el silencio?
¿Cómo mirarías con ternura
sin un corazón que sienta tu mirada?
¿Cómo combatirías la corrupción
sin un periodista que se arriesgue?

Oración de fin de año

 

Gracias, Señor, por los días del año.
Han corrido por nuestro cauce
como agua limpia de montaña
que pasa puliendo suavemente
nuestra aspereza de guijarro.
La arena acogedora de la orilla
nos ha recibido tal como somos,
con nuestras incómodas esquinas
que no compaginan con los otros.
Las lluvias torrenciales
nos han hecho chocar a unos con otros,
con nuestras diferencias cortantes,
y han quebrado nuestros filos exaltados.
El año nos ha trabajado al pasar,
como a piedras vivas en tu designio
que el pueblo maneja como artista
para construir la gran casa de todos.

Un canto nuevo

 

Exprésate en mi canto nuevo,
tú que eres un Dios siempre mayor.
Para que mi canto sea nuevo,
que no sean sólo los vitrales
que pintan los rostros de colores
en la asamblea litúrgica,
ni los sentimientos compartidos
en la cercanía cálida de los cuerpos,
ni las flores y la música,
los que diluyan en el instante
las fronteras del yo y del nosotros.
Para que mi canto sea nuevo,
nueva tiene que ser la vida.
Que tu Espíritu disuelva la historia,
petrificada en su injusticia,
y que saque de la morgue
de estadísticas y técnicos
las vidas pequeñas excluidas,
y que rescate las muertes personales que bajan a la fosa
en medio del duelo anónimo
de las gentes que marchan por la calle.
Para que mi canto sea nuevo,
libre tiene que ser el aire
que llega hasta mis pulmones,
propia la tierra familiar
para que suenen con gozo
los ruidos del trabajo,
sin amo el agua
que me acompaña con su melodía
por el cauce de piedras,
y sin trampas la noche
con su coro misterioso de cantores invisibles.
Para que mi canto sea nuevo,
que la más diminuta criatura
pueda entonar su diferencia,
que la más leve risa
pueda hacer parte del coro,
que todo segundo de silencio
pueda encontrar su espacio
en la trama de los tiempos y los ritmos
Entra en nuestras vidas.
Que tu don se haga nuestro,
que nuestro canto sea tuyo,
y reviva tu novedad y tu misterio
nuestra costumbre sorprendida

Pregunta la gratitud

 

¿Cómo podremos agradecerte
si somos incapaces de saber todo lo que hemos recibido?
¿Por qué me escogiste para existir
entre posibles seres infinitos?
¿Quién podrá catalogar ahora
lo que tú nos das en un segundo?
¿De quién fueron las manos y el cansancio
que asfaltaron la calle en que camino?
¿Cuántas veces, en lo oscuro,
detuviste nuestra vida al borde del abismo?
¿Cómo la vida eterna dentro de mí impregna
ya de infinito mis instantes?
Si todos somos don unos para otros,
¿bastará que entone yo solo mi canto?
¿Sólo Jesús resucitado podrá darte gracias,
y nosotros unimos a su canto de alabanza?

Benjamín González Buelta