Blog El cine y sus secuelas

El ángulo ciego

El cine y sus secuelas

Viento dirigido por Robert Lobel, 2012

En una ciudad sopla viento constante. Sus habitantes, ya acostumbrados, llevan una vida rutinaria adaptada al viento, pero un día todo cambia.

Duración: 4 min.
País: Alemania
Dirección: Robert Löbel
Guión: Robert Löbel
Productora: HAW Hamburg Department Design

El hombre sin sombra dirigido por Georges Schwizgebel, 2004

¿Por qué tenemos que arrastrar siempre nuestra sombra? Un hombre hace un pacto con un mago y cambia su sombra por riquezas. No tardará en comprobar que su falta puede ser una deficiencia humillante. Tras huir a los más remotos confines de la tierra, acaba en Bali, en un teatro de sombras chinescas. Allí descubrirá el auténtico valor de las sombras.

Premios
2004: Festival de Cannes: Premio Regards Jeune (mejor cortometraje)
2004: Seminci de Valladolid: Premio Especial del Jurado (mejor cortometraje)
2004: Premios Genie: Nominado al Mejor cortometraje de animación obra de arte.

Mi nombre es Barney Gómez por Matt Groening

Película que presentó Barney Gumble al Festival de Cine de Springfield (Temporada 6, capítulo 18).

Barney: —No, ahora le toca a mi película
Bart Simpson: —¿Has rodado una película?
Barney: —¿He rodado una película? ahora se porqué salí en la portada de la cartelera.

Me llamo Barney Gumble.
Tengo 40 años, estoy soltero y bebo.
Hay una frase en ‘Otelo’ sobre el bebedor:
“Antes un hombre sensato, poco a poco un loco y actualmente una bestia.”
Lo describe muy bien.

Espectadora: —Es fantástico, salvajemente sincero, tierno, tiene alma de poeta.
Barney: —Es muy amable
Espectadora: —Perdone, ¿se le metió algo por la boca y se murió?
Barney: —No se murió

Barney: —Me llamo Barney Gumble, y soy alcohólico
Lisa Simpson: —Señor Gumble esta es una reunión de majorettes
Barney: —Es eso o es que no tenéis valor para admitir que tenéis un problema.

Barney: —No lloren por mí, ya estoy muerto

niF
(aplausos)

Espectador: —Creo que tenemos ganador
Homer Simpson: —¿De que?

Barney (al igual que varios personajes de la serie Los Simpson) es todo una incógnita. De primera impresión uno podría pensar que no tiene ningún talento especial, pero en la quinta temporada con el episodio ‘Homer’s Barbershop Quartet’ queda totalmente refutado. En este episodio Homer cuenta a Bart y Lisa la historia de su grupo llamado ‘The Be Sharps’ (en Latinoamerica Los Borbotones, en España los Solfamidas) en el que uno de los integrantes (y el de mejor voz) era Barney, lo integran al grupo luego de que el Jefe Clancy Wiggum fuera expulsado del grupo. Lo descubren en la taberna mientras cantaba en el suelo del baño buscando “su mondadientes”. Más aún, esto se reafirma en el episodio ‘A Star is Burns’ cuando presenta un corto que trata sobre su ebriedad, el jurado queda impresionado porque era realmente una obra de arte, en el episodio cuando Homer era artista este le paga a Moe con un autógrafo, Barney le dice a Moe si le puede pagar con un dibujo, pero él se niega. Cuando muestran el dibujo se observa que era una verdadera obra de arte.

El árbol y el gato dirigido por Yevgeny Sivokon, 1983

A principios del siglo XX la animación rusa comienza a andar por distintos derroteros y cobra fuerza, y renombre, con artistas como Yuri Norstein, Lev Atamanov o Iván Ivanov-Vano.

El árbol y el gato es un corto animado de 9 minutos que data del año 1983 y deja un hermoso mensaje. Gracias al trabajo del estudio Kievnauchfilm, hoy inexistente, nos llega una hermosa metáfora sobre la soledad, los sentimientos y las motivaciones para vivir una vida plena.

Cabe destacar la excelente ambientación, creada a base de una banda sonora muy emotiva y una voz de narrador muy concisa, que transforma a “El árbol y el gato” en un verdadero poema animado. Imperdible.

Con dirección de Yevgeny Sivokon, la banda sonora fue compuesta por Vadim Khrapachev y el guión es de Irina Margolina.”Derevo I koshka, el título en ruso, es una de las grandes obras del estudio Kievnauchfilm.

El globo rojo dirigida por Albert Lamorisse, 1956

Un niño solitario encuentra un globo rojo… ¿o quizá es al revés? Y ambos, el niño y el globo mágico, vagan por las calles de París. Allí donde va el chico, el globo no anda detrás. Y cuando el pequeño se mete en problemas, el globo acude al rescate… Un poético mediometraje (protagonizado por el propio hijo del director; un crío de 4 años de edad), sin apenas diálogos, que fue inesperadamente galardonado con el Oscar al mejor guión original.

1956: Oscar: Mejor guión original
1957: Círculo de Críticos de Nueva York: Nominada a Mejor película extranjera
1957: National Board of Review: Top mejores películas extranjeras