Cementerio de Arte

El Cementerio de Arte de Morille surge en 2005 a iniciativa de los artistas Domingo Sánchez Blanco y el fallecido Javier Utray.

El propósito básico de esta original iniciativa es el soterramiento de piezas de reconocido valor artístico y/o vinculadas directamente al ámbito del arte de vanguardia, entendiendo que no es menos importante el proceso que lleva al soterramiento que el soterramiento mismo.

Estamos ante una propuesta ambigua, compleja y plural: para unos se trata de un “depósito permanente de arte”; para otros de un “museo-mausoleo”, de un “centro de arte subterráneo” y también de un “museo cóncavo”. La pluralidad de enfoques sitúa el Cementerio de Arte de Morille precisamente en la encrucijada que discute la esencia misma de la creación artística (su naturaleza y función social, entre otras consideraciones), no exenta de una evidente dimensión crítica respecto a los fundamentos de la museística actual.

Han participado en el proyecto artistas tan reconocidos como Fernando Arrabal, Isidoro Valcárcel Medina, Germán Coppini o José Luis Coomonte. De las performances e instalaciones más llamativas caben destacar el enterramiento de las cenizas del filósofo Pierre Klossovski, concebido por Domingo Sánchez Blanco, y el enterramiento de un Pontiac Grand Prix, un proyecto de Javier Utray.

«Pontiac Grand Prix». Proyecto de Javier Utray. 17 diciembre 2005

Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)
Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)

El Pontiac Grand Prix de 1972, fue enterrado en un hoyo de hormigón en el suelo, en grave ceremonia que daba lugar a la inauguración del cementerio. El coche había servido de inspiración para Javier Utray en algunas de sus obras y estaba vinculado de algún modo a la vanguardia del arte. Sobre su lápida, un epitafio: «P.I.P. on TIAK. La grand prix. En escribir una lápida se le va media vida a uno. Duro marmolillo«.

«Cenizas de Pierre Klossovski». Proyecto de Domingo Sánchez Blanco. 17 de diciembre de 2005

Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)

Cortejo funerario con las cenizas de Pierre Klossowski.

Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)

Lápida donde reposan las cenizas de Pierre Klossowski

Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)

Christian Malard, 15 de noviembre de 2014

Christian Malard, en un acto que se inició en el salón de actos del municipio, se dirigió a los presentes para presentarles la pieza que minutos después iba a ser enterrada. Se trataba de una fotografía de gran formato de la entrevista que un día realizó al Ayatollah Jomeini y en cuyo reverso había escrito una reflexión de lo que significó el régimen islamista de Ayatollah Jomeini para el mundo moderno, una reflexión verdaderamente crítica. A continuación, todos los asistentes se dirigieron al Cementerio de Arte, donde se llevó a cabo el enterramiento a pesar de la lluvia.

Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)

Entierro de la edición "Antología soterrada de Manuel Hernández", 17 de abril de 2016

Manuel Hernández Sánchez (1945-1991) fue en vida y sigue siendo un poeta prácticamente desconocido en su tierra natal, a pesar de la calidad de su obra. Sus poemas permanecieron inéditos, literalmente en un cajón, hasta que Ediciones Salamanca publicó en el año 2000 una selección con el título de Antología soterrada.

Sin embargo, tampoco esta labor de rescate alcanzó la difusión que el editor y los amigos y admiradores del poeta esperaban. En buena medida, el soterramiento definitivo de varias decenas de ejemplares de dicha antología, en el Cementerio de Arte de Morille, responde, además de un homenaje al poeta, a la voluntad de poner de manifiesto el oscurantismo que sigue rodeando su obra.

En el acto se leyeron varios poemas de Manuel Hernández y en él participaron, entre otros muchos, Raúl Vacas, el editor Ricardo-Luis González Iglesias, la viuda (Fe Cordero) y el hijo del poeta.

María Alba: «De mayor quiero ser artista en paro», 18 de abril de 2009

Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)
Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)

Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010

El Cementerio de Arte de la localidad salmantina de Morille acogerá el próximo 13 de febrero el enterramiento de los zapatos del escritor, crítico de arte y «pintor dominguero», como a él le gustaba definirse, Quico Rivas, fallecido el 1 de junio de 2008.

La necrópolis, también conocida como ‘Museo Mausoleo’, fue inaugurado en diciembre de 2005. Desde aquella fecha se ha dado sepultura a las cenizas del escritor y filósofo francés Pierre Klossowski y un Pontiac Grand Prix que perteneció al artista Javier Utray.

Quico Rivas fue director de publicaciones como Refractor y El Plante, editor de La Infiltración y colaborador de El País Semanal.

En 1972 trabajó en la primera galería Juana de Aizpuru y, desde entonces, no dejó de pintar ni de exponer su obra, principalmente, en salas fuera del circuito comercial.

Durante la década de los 80, se convirtió en empresario de la noche madrileña.

«Propiciaba la participación y la actividad, no se quedaba en la observación», explicaron los organizadores del homenaje, quienes recordaron que antes de su muerte preparaba la exposición ‘Los fantasmas de Madrid’.

El polifacético artista dejó, en palabras de quienes le conocieron, «un reguero de amigos por todos los rincones de España, que siempre apreciaron su luminosa presencia» entre los que se encuentra gente tan variopinta como los hermanos Encarna y Federico Jiménez Losantos, el historiador Juan Manuel Bonet, el fotógrafo Alberto García Alix, la cantante Ana Curra o los creadores Sigfrido Martín Begué, Joan Verdú y Pablo Sycet.

Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010
Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010
Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010
Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010
Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010
Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010
Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010
Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010
Entierro de los zapatos de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010

Adolfo Manzano: «Ojos torpes y extraviados de un  lado para otro, es la demencia», 11 de abril de 2009

Material: pieza de tela blanca de satén bordada por las hermanas pasionistas de Oviedo, con el texto: «Ojos torpes y extraviados de un lado para otro, es la demencia» .

Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)
Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)

Isidoro Valcárcel Medina, Premio Nacional de Artes Plásticas. Proyecto «Ir y venir». 30 de marzo de 2008

Avelino Sala. Proyecto «Perros de Acteón». 13 de julio de 2008

Francisco Javier Corrionero Sánchez: «El legado». 30 octubre de 2008

Avelino Sala. Proyecto «Perros de Acteón». 13 de julio de 2008

Francisco Javier Corrionero Sánchez: «El legado». 30 octubre de 2008

Museo Mausoleo - Cementerio de Arte de Morille ¿Una nueva tipología de museo?

¿Qué es el Cementerio de Arte de Morille?
Será un cementerio natural de las cosas con las que, de alguna manera real, hemos convivido y nos afectan de una forma vital. Hay que seguir un criterio, hacer un cementerio serio y alegre, que no le guste a los críticos… Será un museo subterráneo donde el visitante se imagine las obras, un museo sin necesidad de restauradores.
El Museo Mausoleo es un proyecto que nació el 17 de diciembre de 2005 en Morille, un pequeño pueblo a 18 kilómetros de Salamanca. Fue ideado por los artistas Domingo Sánchez Blanco, Javier Utray y el crítico de arte Fernando Castro Flórez. La idea principal fue crear un cementerio o mausoleo donde a través del tiempo se pudieran enterrar obras de arte. Esta propuesta no cayó en saco roto. El Ayuntamiento de Morille reunió una comisión y en una sesión celebrada el día 11 de abril de 2005, aprobó destinar una parcela en el paraje de los Centeneros de la Iglesia cercana a los 90.000 m2. Su alcalde, Manuel Ambrosio Sánchez, además de ceder el terreno, se comprometió en la elaboración, desarrollo y funcionamiento del proyecto.
En palabras de Fabio Rodríguez de la Flor, la figura de Manuel Ambrosio es quien soporta el mayor peso y la mayor tensión: «Funciona como el puente directo entre la idea y su ejecución. Es el nexo, en este caso, entre lo académico y lo agrario. Es sin dudas una figura titánica que brega entre las necesidades que estas pequeñas comunidades demandan continuamente y la terrible indolencia con la que actualmente los cuerpos gestores actuamos».
A Manuel Ambrosio Sánchez la idea de enterrar obras de arte le pareció interesante desde un principio, principalmente por dos motivos: el primero, por la importancia de la cultura de vanguardias, señalando que no es necesario vincular al medio rural con lo tradicional y etnográfico y que se puede hallar colaboración con ideas vanguardistas. El segundo aspecto está directamente relacionado con su misión como alcalde, que es la de generar espacios de participación para los vecinos y su implicación en la cultura, sea cual sea su línea. Su mayor satisfacción radica en que el pueblo se ha integrado a los proyectos desde un principio « yo como alcalde considero que es básico para cualquier municipio la participación en algo que quizás pueda dejarles perplejos, como es el caso del Museo Mausoleo. Éste se ha convertido para los vecinos de Morille en un referente. Y a mí me encanta comentarlo, y es cierto que al igual que los vecinos pasean por lugares señalados del pueblo que son suyos desde hace décadas, como los lavaderos o el Camino de Santiago que cruza por Morille, vienen prácticamente por las tardes y dicen: ¿dónde vamos de paseo? Pues vamos al cementerio de arte».
Al pensar en el Cementerio de arte es inevitable recordar la frase del filósofo Theodor Adorno en la que decía que museo y mausoleo comparten algo más que la etimología. “Decidimos hacer un cementerio de obras de arte, y tiramos del artista Javier Utray. Decidimos enterrar un coche, un Pontiac y también las cenizas del filósofo francés, Pierre Klossowsky. A partir de entonces hemos ido invitando a artistas a que nos den obras y participen en estas ceremonias funerarias que intentan mostrar que el mundo, a veces, está repleto de cosas y a lo mejor se las podría conmemorar de forma fúnebre y acaso dotarlas de más valor”.
marco de la conferencia internacional Campo adentro, arte, agriculturas y medio rural en el museo Reina Sofía en octubre de 2010, Domingo Sánchez Blanco señaló que otro de los motivos para la creación de este Museo Mausoleo fue el gran interés de todos los participantes por realizar acciones artísticas en pequeños pueblos, pensando en todos aquellos ciudadanos contribuyentes que nunca se sienten beneficiados de las actividades culturales, muchas veces desarrolladas en las grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Bilbao, por nombrar algunas. Estaban convencidos que se había hecho muy poco en esta dirección. Poco a poco el interés por aquellas comarcas de las zonas que rodean Salamanca, hacia la Peña de Francia, los empezó a fascinar. Después de varias conversaciones entre Fernando Castro Flórez, Fabio Rodríguez de la Flor –principal vocero y gestor del proyecto- y Manuel Ambrosio Sánchez, decidieron crear este Museo Mausoleo para las obras de arte.
Entre los principales objetivos destaca la idea de unir el concepto vanguardista con lo rural y lo lúdico. Junto con esto, uno de los argumentos que se plantearon desde un principio era crear algo con materia del propio pueblo y crear situaciones a través del entierro de las obras. Desde entonces esta idea de museo no ha dejado de crecer. Además de ésta surgieron otras iniciativas culturales que poco a poco han ido convirtiendo a Morille en un pequeño referente en el arte contemporáneo español. La arrojada apuesta de su alcalde y el interés por el arte más vanguardista le valió a Morille no solo figurar en el mapa del arte contemporáneo, sino que también aumentar su censo de población. Por este motivo la Fundación Villalar le concedió en el año 2007 un premio por su lucha de la despoblación mediante la puesta en marcha de tan originales iniciativas culturales. El Jurado decidió reconocer con un Accésit el caso singular de Morille, “por ser un municipio de menos de 300 habitantes que fundamenta su recuperación demográfica en la realización de dotaciones y propuestas culturales de gran calidad. Además de construir una biblioteca, recuperar el Salón de Plenos para actos culturales, y disponer Talleres de Lengua, Cantería y Encuadernación, y a pesar de su reducido tamaño, Morille ha sido capaz de poner en marcha iniciativas culturales como los Encuentros de poetas y artistas en el medio rural o el “Cementerio del Arte”, además de distintas exposiciones y 4 proyectos etnográficos y la
recuperación de su fondo artístico, bibliográfico y tradicional”.
pieza inaugural, las cenizas del filósofo y pornólogo francés, Pierre Klossowsky. El propio
artista Domingo Sánchez Blanco enterró las cenizas. La ejecución de este acto dio término
a una serie de largos años en los cuales él había ideado la forma para poder conseguirlas y
traerlas hasta Salamanca.
Con estos dos entierros Domingo Sánchez Blanco y Fernando Castro Flórez coincidieron
en la idea de que nacía un nuevo espacio para futuros rituales artísticos. El plan sería entonces
enterrar obras de arte poco convencionales y lo más importante, provocar situaciones
alrededor de ellas con el fin de expresar que tal vez el mundo está atestado de todo tipo de
cosas y que, a través de estas acciones, algunas podrían ser rescatadas y conmemoradas por
medio de ceremonias fúnebres, dotándolas de más sentido y valor.
Listado completo de las obras sepultadas:
“Cenizas de Pierre Klossovski”. Proyecto de Domingo Sánchez Blanco, 17 de diciembre
de 2005.
“Pontiac Grand Prix”. Proyecto de Javier Utray, 17 diciembre 2005.
“El rito poético”. Proyecto de Javier Utray, 17 de diciembre de 2005. Sin fecha de
caducidad
Isidoro Valcárcel Medina, Premio Nacional de Artes Plásticas. Proyecto “Ir y venir”, 30
de marzo de 2008.
Avelino Sala. Proyecto “Perros de Acteón”, 13 de julio de 2008.
Francisco Javier Corrionero Sánchez: “El legado”, 30 octubre de 2008.
Germán Coppini. Proyecto “Musas”, 14 de noviembre de 2008.
Paul Naschy: Proyecto “Halteras de fierro”, 14 de noviembre de 2008.
10
P. M
aulén
Fernando Arrabal: A tocateja, 14 de febrero de 2009.
“La maleta de Alberto Greco”, en memoria [Red], 10 de marzo de 2009.
“Ojos torpes” de Adolfo Manzano, sábado 11 de abril de 2009, 12,00 horas: Material:
pieza de tela blanca de satén bordada por las hermanas pasionistas de Oviedo, con el
texto: “Ojos torpes y extraviados de un lado para otro, es la demencia” . Forma parte de
la obra “El secreto de las campanas”
María Alba. Proyecto “De mayor quiero ser artista en paro”, 18 de abril de 2009.
Beth Moysés. Proyecto “Miedo”, 13 de junio de 2009.
Paco Caparrós. Proyecto “La esfera del miedo y la ignorancia”, 12 de julio de 2009.
Esther Ferrer. “Performance a varias velocidades”, 1 de agosto de 2009.
Domingo Sánchez Blanco. Proyecto “Arte, muerte y cocina. Una víscera / el estómago”,
11 de diciembre de 2009.
Zapatos, de Quico Rivas, 13 de febrero de 2010.
Al ceramista (Jaime Bueno Rontomé) “Cada día que amanece para mí es un regalo”, 1
de julio de 2010.
Bernardí Roig. Proyecto “Uno se encuentra situado, exactamente, debajo de su propia
cabeza”, 1 de julio de 2010.
Juan Hidalgo. “Muerte de Claude Monet de Ayacata, sin epitafio”, 2 de julio de 2010.
9 criptas para 9 músicos, El piano de Juan Hidalgo, 2 de julio de 2010.
José Luis Coomonte. “PAN”. 11 de julio de 2010.
Vítor Sá Machado. “Orgía”.11 de septiembre de 2010.
Viuda de Fernando Higueras – Campo Adentro. “Documentación relativa a la
polémica que acompañó la construcción Catedral de Pozuelo de Alarcón”, 24 de
octubre de 2010.
11
SOPHIA AUSTRAL Nº 17, 1
er
Semest re 2016: 1-14
“BIDEA proyecto colectivo de escultura”. Facultad de Bellas artes UPV/ EHU, 16 de
abril de 2011.
«Enterrado, enterrado»: Enterramiento de Buried de Rodrigo Cortés, 10 de julio de
2011.
Poetas cuencanos. “Qué grandes estamos hoy”, 5 de enero de 2012.
Benjamín Rodríguez Solares. Orson San Pedro. “¡Me los como a todos!”, 25 de febrero
de 2012.
Miguel Herberg. “Memoria de Atacama”, 24 de marzo de 2012.
Vicente del Bosque. “CUERPOS PERFECTOS”, 6 de mayo de 2012.
José Antonio Sayagués. “Y las cenizas se volvieron mariposas”, 20 de junio de 2012.
“Se recoge chatarra para financiar gira europea en coche fúnebre. Total Seriedad”, 14
de octubre de 2012.
¿Somos testigos de un nuevo tipo de museo?
Estamos ante una propuesta ambigua, compleja y plural. Para sus creadores podría
tratarse de un «depósito permanente de arte» o de un «museo-mausoleo» y también de un
«museo cóncavo» según las propias palabras del artista Javier Utray. Si bien la denominación
de «cementerio de arte» es la más recurrente para comprenderlo, la intención por parte
de sus autores es de generar discusión acerca de los museos y especialmente del ámbito
del arte contemporáneo. Domingo Sánchez Blanco señala que la idea desde un principio
se tornó simple y a la vez compleja. Crear un cementerio de arte en el que enterrar piezas
con un aparatoso ceremonial, para reflejar así la condición efímera de mucho del arte
contemporáneo actual, y a la vez lo aséptico o inmóvil y a veces funerario de los museos de
arte contemporáneo, aprovechando la proximidad fonética entre museo y mausoleo.
Enfatiza que el principal objetivo del Museo Mausoleo de Morille es apartar la visibilidad
de las obras al mismo tiempo que conmemorarlas y sepultarlas, en un intento de propiciar
la ceremonia, el rito, las acciones comunes y plantear discusión ante un arte que en nuestro
tiempo peca de exhibicionista, espectacular y obsceno.
La gran interrogante es ¿si estamos en presencia de una nueva tipología de museo o
simplemente hablamos de acciones artísticas que convierten a este proyecto en un cementerio
de obras de arte?
MUSEO MAUSOLEO – CEMENTERIO DE ARTE DE MORILLE ¿UNA NUEVA TIPOLOGÍA DE MUSEO?
12
P. M
aulén
El desarrollo del museo en el siglo XX ha estado ligado a la irrupción de nuevas formas
artísticas y a una evolución de la concepción de la obra de arte. La institución debió adaptarse
y redefinirse otorgando relevancia y, en ocasiones, protagonismo con una arquitectura
completamente flexible a nuevos formatos y como vehículo para conectar al público con
las obras y el entorno. Si bien la vertiginosa construcción de museos de los años ochenta
propinó a la institución una nueva ola de críticas, el surgimiento de la corriente teórica
de la
nouvelle muséologie
propuso, entre otras cosas, que el museo no debía mirarse en sí
mismo ni funcionar en forma autónoma sino abrirse al entorno y conectar con el visitante.
Exigía además especial atención y estudio respecto al objeto que se expondría. La relación
museo-territorio y público- comunidad definen una de las bases fundamentales en el trabajo
desarrollado en Morille, ya sea a través del Museo Mausoleo o el sinnúmero de actividades
culturales que fomentan, principalmente, la relación entre comunidad y territorio.
Con el Cementerio de arte de Morille somos tal vez espectadores de un ejercicio que
pudiera parecer utópico, como lo fueron en su momento las obras de Étienne-Louis Boullée
(París, 1728 – id. 1799) y los proyectos de «
architecture ensevelie
» (arquitectura enterrada),
«
El Cenotafio a Newton
», en 1784 y todos los sus visionarios edificios los cuales, por sus
características técnicas, solo quedaron plasmados en el papel.
Si bien los precedentes más indicados para comprender las acciones de esta singular
idea pudieron ser las propuestas de Marcel Duchamp, Andre Malraux, Walter De María o
Ana Mendieta, las cuales directa e indirectamente afectaron a la arquitectura de los museos
y donde la ocultación o el entierro estarían ligados a la desmaterialización de la obra de arte
y su relación con una poética de la huella, podría ser el coche Pontiac de Javier Utray otro
importante precedente, por su simbolismo y función de museo atípico sobre ruedas.
Si en algo había que invertir las energías sería para generar arte real. No adquisiciones
ni escenografías. Sus creadores se refieren con esto a la obra como acción más al hecho de
materializar en el contenedor (cementerio) junto al contenido (las obras de arte). El hecho de
enterrar un objeto y acompañarlo con ceremonias especiales, provoca una nueva existencia,
una nueva definición y un nuevo motivo para justificar por qué ha sido creada. Si lo que
anhelaba Javier Utray era un museo subterráneo donde el visitante pudiera imaginar las
obras, un museo sin necesidad de restauradores… ¿No es acaso una versión 2.0 del manifiesto
de Marinetti? ¡Abajo los museos! ¡Más abajo aún han dicho Sánchez y Utray! ¡Un auténtico
mausoleo! ¡Una institución acéfala! ¡Sin discurso, sin políticos, sin lucro! ¡Una muerte digna
al arte!
El Cementerio de arte de Morille no ha pretendido otra cosa más que conmemorar las
obras de arte, apartándolas de la visibilidad y enterrándolas con el fin de propiciar un espacio
de contemplación y meditación acerca de la situación general del arte actual. Situación que,
como enfatizaran sus creadores, peca de obscenidad, exhibicionismo y espectáculo. A través
de ceremonias colmadas de fiesta, placer y belleza se ha pretendido provocar y discutir
acerca de los museos, especialmente los relativos al ámbito del arte contemporáneo. Crear un
13
SOPHIA AUSTRAL Nº 17, 1
er
Semest re 2016: 1-14
museo-cementerio de arte para sepultar piezas, con ostentosas ceremonias que demuestren
la condición efímera, aséptica, estancada y, en ocasiones, funeraria de los museos de arte
contemporáneo.
Fig. 6. Fotografía de Paola Maulén, 2010.
MUSEO MAUSOLEO – CEMENTERIO DE ARTE DE MORILLE ¿UNA NUEVA TIPOLOGÍA DE MUSEO?
Sea cual sea su naturaleza, función o pluralidad de enfoques, lo que presenciamos
en cada entierro es la fusión entre artistas y realistas que crean situaciones tendientes a
desaparecer pero que al final permanecen en el recuerdo. Presenciamos además un homenaje
y la puesta en valor de objetos delirantes. Muchos de los artistas que durante el siglo XX
rechazaron a los museos y experimentaron artísticamente fuera sus muros, fueron más
tarde, paradójicamente, acogidos y valorados por estos. Esto deja en evidencia el museo
pone cada vez menos resistencia y dan la razón al arte, superando, asimilando las críticas y
asumiéndose como agente de cambio permanente.
En definitiva, el Museo Mausoleo de Morille es una excelente señal tanto para el panorama
artístico español y como el mundial. Podríamos estar en presencia del nacimiento de un
nuevo tipo de museo o de un nuevo lenguaje artístico. Habrá quienes estén a favor. Habrá
también detractores. Nunca ha sido fácil traspasar los límites espaciales y el formalismo
propio de las instituciones museísticas. Lo cierto es que el museo es un organismo vivo y
en constante evolución por lo que no es de extrañar que proyectos como este en un futuro
tengan cabida dentro de una nueva tipología museística. Por el momento existe en Salamanca
un espacio para fomentar la discusión sobre el arte contemporáneo. Existe un proyecto en
constante desarrollo y que continúa gracias a la motivación y la energía de un grupo de
personas dispuestas a seguir provocando situaciones fuera de todo orden y ligadas con lo
social, rural y vanguardista ¡Es una obra de arte en sí misma!

Museo Mausoleo. Cementerio de Arte de Morille.Morille. Salamanca

Realizado con motivo de la realización del informe sobre espacios y proyectos alternativos en CYL, presentado en las III Jornadas de estudio de arte contemporáneo en CYL «Toda práctica es local» reaizas en el Centro de Arte MUSAC en Marxo de 2010. Información facilitada por Dña . Manuela Zarza Martín. Directora del Espacio de arte contemporáneo El Gallo. Salamanca.

La aventura del saber. Reportaje: Morille (20 de octubre de 2011)

La pequeña localidad salmantina de Morille está dando que hablar en el mundo del arte de vanguardia gracias a dos iniciativas: el Cementerio de Arte (único en el mundo) y el PAN, El Festival del Arte y la Poesía en el Mundo Rural y Encuentro Transfronterizo de Poesía y Arte de Vanguardia. El PAN reúne todos los veranos a poetas y artistas de toda España que son acogidos por los habitantes del pueblo en sus casas. Este año se han dado cita, entre otros, el colectivo Vulgarartis con su performance ¿El artista moderno ha llegado a la ciudad¿, Ruminagem con sus esculturas sonoras, el payaso para adultos ¿Alto teatro¿ y la poeta Carmen Camacho. La obra enterrada este año para finalizar el certamen ha sido una copia cedida por la Warner de la película ¿Buried¿ del director Rodrigo Cortés.

Cementerio de Arte de Morille (Salamanca)

Entrerramientos y Proyectos

"Quiero y no puedo"

Quiero y no puedo (Poema Visual)