Charles Darwin y las hipótesis
“Me he esforzado constantemente por mantener mi mente libre para renunciar a cualquier hipótesis, por muy querida que sea (y no puedo resistirme a formar una sobre cada tema), tan pronto como los hechos se muestran opuestos a ella. De hecho, no tengo más remedio que actuar de esta manera, ya que con la excepción de los arrecifes de coral, no puedo recordar una sola hipótesis formada por primera vez que no haya sido abandonada o modificada en gran medida después de un tiempo”.
“Jamás he negado la existencia de Dios. Pienso que la teoría de la evolución es totalmente compatible con la fe en Dios. El argumento máximo de la existencia de Dios me parece la imposibilidad de demostrar y comprender que el universo inmenso, sublime sobre toda medida, y el hombre, hayan sido fruto del azar”.