Arnold Böcklin (Basilea, 16 de octubre de 1827-Fiesole, 16 de enero de 1901) fue un pintor suizo encuadrado en el movimiento artístico del simbolismo, de gran influencia en el posterior movimiento surrealista.

Nació el 16 de octubre de 1827 en la ciudad suiza de Basilea. Su padre, Christian Frederick Böcklin, nacido en 1802, descendía de una antigua familia de Schaffhausen y se dedicaba al comercio de seda. Su madre, Ursula Lippe, era oriunda de la misma ciudad. Aunque comenzó como un pintor de paisajes, sus viajes a Bruselas, Zúrich, Génova y Roma le expusieron al arte renacentista y a la atmósfera del Mediterráneo, lo cual condujo a una inclusión de figuras mitológicas y alegóricas en su obra.

En Basilea recibió clases de dibujo y empezó sus estudios de arte en 1846 en Düsseldorf —donde conoció a Ludwig Andreas Feuerbach—, bajo los auspicios de Schirmer. Viajó con su amigo, el pintor Rudolf Koller, a Bruselas y Amberes en 1847. Hacia 1847 Böcklin se instaló en París, donde comparte un estudio con Rudolf Koller. En el Museo del Louvre copian obras de arte del siglo xvii y se familiarizan con los trabajos de pintores contemporáneos como Rosa Bonheur y Constant Troyon. También visita el estudio del pintor Jacques Raymond Brascassat. En París fue testigo de la revolución de 1848. Viajó a Roma en 1850, donde entró en el círculo de los Feuerbach.

Después volvió a Basilea, pintó en Múnich para el mecenas e hispanista Schack, y en 1860 fue profesor de la pintura de paisaje en Weimar, en la escuela de arte fundada por el gran duque Carlos Alejandro de Sajonia. En 1862 regresó Böcklin a su querida Roma; de 1866 a 1871 vivió en su patria, pintando en Basilea los frescos del museo. De 1871 a 1874 residió otra vez en Múnich, de 1874 a 1885 en Florencia, de 1885 a 1892 en Zúrich y sus últimos años los pasó en Florencia y Fiesole. Falleció en Fiesole6​ el 16 de enero de 1901.

Influido por el romanticismo, mantenía muchos nexos con la obra de Caspar David Friedrich y así netamente simbolista, pero dentro del estilo del art nouveau, sus obras bosquejan figuras fantásticas, mitológicas, bajo construcciones provenientes de la arquitectura clásica (que revelan a menudo una obsesión con la muerte), creando un mundo extraño, de fantasía.

Fuente | Wikipedia