Felice Casorati fue un pintor, escultor y grabador italiano. De estilo inclasificable, clásico y a la vez moderno, quizás metafísico aunque de temáticas muy domésticas y cotidianas, su producción incluye también numerosos retratos y naturalezas muertas en los que destaca como rasgo de identidad el uso de efectos de perspectiva inusuales.

Casorati estudió piano, pero como pasó con tantos otros artistas de esta web, tras una grave enfermedad se interesó por el arte, aunque al mismo tiempo, y para complacer a su madre, estudió derecho hasta 1906. En 1907 no pudo contener más su vocación cuando se mostró una pintura suya en la Bienal de Venecia.

Felice Casorati empezó con un estilo naturalista, pero después de 1910 la influencia de los simbolistas y en concreto de Gustav Klimt dieron un vuelco a su pintura.

Fue soldado en la I Guerra Mundial, y logró sobrevivir a la carnicería. A partir de entonces su obra se vuelven más geométricas y de mayor claridad formal. Fue el llamado «retorno al orden» que triunfó en las artes italianas como reacción a la guerra, al estilo de artistas como Cagnacio di San Pietro.

Muchos ven en su trabajo un academicismo alejado de toda vanguardia, pero se huele en su obra un cierto sentido de irrealidad que es muy característico del arte de Casorati, que lo conectan directamente con la pintura metafísica de su país.

Antifascista como era, en 1923 es detenido y a partir de ahí se calmó para no ser ejecutado algún día, abriendo un estudio para los jóvenes artistas en Turín. Siguió ganando premios y reconocimiento a nivel internacional hasta su muerte en esta ciudad.

 

 

Fuente | (CC) Emilia Bolaño, 13-12-2018 | HA