Desde un estudio de diseño, comunicación y creatividad de Jaca, se está fraguando un levantamiento contra la autoridad, es decir, una insurgencia, que en este caso se apodera de la gráfica como estrategia. Su consigna: “Design or die”. Su lema: el activismo gráfico, la agitación y la propaganda a través del diseño de guerrilla para el siglo XXI. Lo saben, “no da de comer, pero alegra el espíritu”.

Son especialistas en “hacer el indio”, léase, hacer crítica con el diseño y promover el diseño para fomentar la crítica, que no es lo mismo, pero es igual. De momento, su lucha se ha enfocado al mundo de las pateras, el terrorismo, la guerra, el control y la vídeovigilancia, la democracia, la producción de alimentos en cadena, el poder… en fin, a una realidad que, como es nuestra, nos exige una respuesta.

Además de la web, Insurgencia Gráfica tiene un blog en el que se descubren diseñadores/as como Laurie Lipton, David Foldvari, Santiago Velazco, El niño Vudú o Iván Bravo. Se nos informa también de iniciativas tan interesantes como createdemocracy.com, europebydesigners, usabydesigners, diseñadores con Haití o la propuesta de publicación Green Graphics de Indexbook.

Confirma, una vez más, el papel del diseño en la crítica y la reflexión social. Representa, en consecuencia, un espacio para el compromiso, un lugar para jugar a imaginar el cambio a través del diseño, un sitio –un site– para apoyar la rebelión que se ilustra con inteligencia, sarcasmo y humor. Y sí, que exista Insurgencia Gráfica también alegra el espíritu.

Artículo para The Trend Net. Septiembre 2010.

 

 

Fuente | La Sullivan | Insurgencia Gráfica