Jannis Kounellis nació un mes de marzo en El Pireo, Grecia, ciudad en retícula construida por Hipodamo de Mileto.

Un griego que se fue a Italia y participó activamente en los movimientos artísticos de los años 60.

Kounellis se convirtió en uno de los miembros destacados del Arte Povera italiano. De hecho fue el más pobre de todos. Para su obra usaba materiales como tierra, carbón, lana, algodón, sacos, fuego e incluso animales vivos.

Kounellis estudió arte en Atenas y ahí vivió tanto la Segunda Guerra Mundial como la Guerra Civil Griega (1941–1950). Con 20 años se larga a Roma, que en esos años parecía que podía volver a ser la capital mundial del arte. En la Accademia di Belle Arti di Roma continuó sus estudios decidido a ser pintor. De hecho, según sus palabras, nunca dejó de ser pintor.

Kounellis pintaba en la época sobre lienzo. Números y letras en esténcil, recortes de periódico y demás cosas relacionadas con su actualidad. Poco a poco va incorporando al lienzo objetos encontrados, hasta llegar a incorporarse a sí mismo y finalmente prescindir del lienzo. Empezó a hacer performances e instalaciones, aunque él aseguraba que todo eso seguía siendo pintura.

Adoptado por el movimiento del Arte Povera (del italiano «arte pobre»), la obra se fue fusionando con la vida, ya que ese era su objetivo, y Kounellis fue de los primeros en usar animales vivos para sus piezas, causando no poca controversia. Enjaular pájaros o meter caballos en la galería durante días para el disfrute de cuatro burgueses no parece lo más ético, sobre todo si el objetivo es denunciar.

 

Fuente | (CC) Fulwood Lampkin, 28-11-2021 | Historia Arte