Breve historia de las crucifixiones

La crucifixión es un invento asirio de hace unos 4.000 años. A diferencia con los romanos, los asirios hacían una brocheta con la víctima, le insertaban una lanza en el abdomen y la clavaban en el suelo. La víctima apenas podía respirar o moverse.

Los griegos heredaron esta costumbre a través de Alejandro Magno. Los romanos empezaron a utilizarla no solamente como forma de ejecución sino también como escarmiento.

Los crucificados eran expuestos en las vías de acceso a las principales ciudades para que nadie desafiara la autoridad y mantener a la población bajo control.

Los romanos plantearon tres formas de crucifixión: la de la cruz latina, la cruz de tau (T) y las cruces en forma de X o de Y. Podían atar los brazos o clavarlos, dependiendo del delito. Estaba prohibido ajusticiar a los ciudadanos romanos con la crucifixión por considerarla humillante, estando reservado este castigo para los esclavos, los rebeldes, piratas y culpables de alta traición.

Crucifixiones

La víctima era previamente flagelada, dando lugar a graves daños y desgarros en los músculos de la espalda, así como hemorragias. Esto provocaba hipovolemia y problemas respiratorios en el sujeto. El reo era entonces atado al patibulum (el travesaño del que sería colgado), haciendo que lo llevara hasta las afueras donde estaban clavados los postes verticales. Esto producía nuevas heridas y hemorragias en la espalda.

Crucifixiones

Una vez llegados al lugar de la crucifixión, se desnudaba a la víctima y se la sujetaba con clavos a la cruz, aunque lo habitual era atarla con cuerdas, mucho más rápido y práctico para subirla y bajarla una vez muerta.Si la víctima caía de frente, atada al patibulum, el peso de éste y de su propio cuerpo le podía provocar daños en el corazón así como hematomas y  aneurismas, al chocar éste con el corazón.

Crucifixiones

Una vez llegados al lugar de la crucifixión, se desnudaba a la víctima y se la sujetaba con clavos a la cruz, aunque lo habitual era atarla con cuerdas, mucho más rápido y práctico para subirla y bajarla una vez muerta.

Crucifixiones

 

Si usaban clavos, los colocaban en las muñecas, entre el radio y el cúbito. La imagen de los clavos en la palma de la mano es irreal ya que los tejidos acabarían desgarrándose y caería de la cruz, ya que esa zona solamente puede soportar entre 20 y 30 kilos de peso. 

Crucifixiones

Entonces se atravesaban los pies clavándose por separado un clavo largo a cada lado y atravesando el calcáneo hasta unirlo al madero vertical.

Crucifixiones

No hay ninguna postura cómoda en la cruz. Si el reo intenta izarse y respirar, fatiga los músculos y la postura le molesta. cuando se deja caer parta descansar los músculos, el dolor en las manos y en los pies es insoportable, ya que los clavos están presionando los nervios. si le añadimos los traumatismos internos que puedan tener por las caídas al transportar el patibulum, la exposición al sol y la deshidratación, tenemos una de las muertes más duras, crueles y dolorosas. La muerte sobrevenía en unas tres horas por asfixia, shock por hipovolemia, shock por taponamiento del corazón  o shock neurogénico por dolor.

 

Crucifixiones

Siglo XVII