Cuando juego a la ouija…