cuando nos sentamos en las rocas frente al mar de los inviernos dejándonos morir en la suave somnolencia, mórbida melancolía, del abandono como animales desenfocados la suerte acaba y la vida, inconsciente, sigue adelante siendo así la falta de amor motivo de pasiones desenfrenadas   de El libro de las tentativas (otros poemas de El libro de las tentativas)
cuando nos sentamos en las rocas de El libro de las tentativas