Cuando vuelvo a casa de madrugada…