Detesto el pedantismo y la jerga

Detesto el pedantismo y la jerga. A veces, he llorado de risa al leer ciertos artículos de Cahiers du Cinema. En Mexico, nombrado presidente honorario del Centro de Capacitación Cinematográfica, escuela superior de cine, soy invitado un día a visitar las instalaciones. Me presentan a cuatro o cinco profesores. Entre ellos, un joven correctamente vestido y que enrojece de timidez. Le pregunto qué enseña. Me responde: <La semiología de la imagen clónica>. Lo hubiera asesinado.

El pedantismo de las jergas, fenómeno típicamente parisiense, causa tristes estragos en los países subdesarrollados. Es un signo perfectamente claro de colonización cultural.

Mi último suspiro. Luis Buñuel. 1982.