“Ciudadanos y ciudadanas de Cataluña,

Porque eso es lo que sois vosotros, ciudadanos de este país. Veo algunas banderas esteladas (refiriéndose a la bandera de la Unión Europea), porque esta es nuestra estelada (mostrando la bandera de la Unión Europea), tiene las estrellas de la paz, de la convivencia, del derecho, eso es lo que representa Europa hoy.

Amigos, amigas, compañeros, ciudadanos de este país, estamos aquí porque nos hemos convocado para defender la convivencia, el pluralismo político y la solidaridad y falta hace que lo hagamos, porque la convivencia ha sido rota en este país, está rota entre amigos, está rota entre familiares, está rota en la calle, tenemos que volver a rehacerla, tenemos que defender el pluralismo político, porque no es reconocido cuando una Presidenta del Parlamento, toda una Presidenta del Parlamento, se atreve a decir que los que voten a determinados partidos políticos no son catalanes ¿es qué han perdido la razón?.

Señora Forcadell, a usted no se le ha pasado por la cabeza que antes de decir estas cosas hubiera tenido que dimitir como Presidenta del Parlamento de Cataluña, ¡pero, cómo es posible! (no, no me aplaudáis que me han dicho que tengo diez minutos y si no perderé tiempo)… pero, cómo es posible que una Presidenta de un Parlamento Europeo (yo he sido Presidente del Parlamento Europeo), ¿cómo es posible que la institución que representa a todos los ciudadanos se atreva a decir que quien vota a alguno de los miembros de ese Parlamento, de una manera democrática, libre y abierta, no son catalanes? Claro que lo son, tanto como cualquiera. Y ¿cómo es posible que tengamos un Consejero del Gobierno de la Generalidad que diga que los que no estaban de acuerdo con el pseudo-referendum de independencia es porque no eran ciudadanos, sino súbditos. Vosotros no sois súbditos, y si estáis aquí hoy, si habéis venido tantos, es precisamente para decirle al mundo que el que no piensa como los nacionalistas son tan ciudadanos de Cataluña como ellos.

Amigos, amigas, yo tengo un amigo que vive a la Luna y como nos ve desde muy lejos, nos mira con su telescopio y me dice, escucha Josep “En Cataluña solamente hay independentistas porque… (no, claro que no, pero como él lo ve desde muy lejos solamente ve independentistas y me pregunta) ¿Dónde están los otros, los que dicen que no lo son? Pues aquí estáis. Amigo de la Luna, ahora sí que nos ve. Pero hasta ahora no se nos había visto ni se nos ha oído y a partir de ahora tenemos que trabajar para que la voz de todos los catalanes pueda escucharse igual y para eso hace falta un control democrático de los medios de comunicación públicos, que son una vergüenza democrática. (aplausos) Bueno, parece que estáis de acuerdo conmigo… estimados compañeros, amigos y amigas, para eso hace falta que la gente se exprese con el máximo de respeto. No querría exagerar, pero estamos viviendo momentos casi dramáticos de la historia de este país, y como veo que están empujando el carro por el pedregal, es necesario hacer un llamamiento a la serenidad y a la razón, es necesario pedir el máximo de respeto, que el mismo que pedimos para nosotros sea para los demás, es necesario que tengamos mucho cuidado con lo que hacemos los próximos días, porque si se declara unilateralmente la independencia, este país se despeña. Sr. Puigdemont, entiéndalo bien, no lo empuje al precipicio, no lo empuje al precipicio.

(ante los gritos de “Puigdemont prisión”) No, no, no, no gritéis como las turbas del circo romano, a la prisión nada más va quién dice el juez que debe ir (aplausos). Os pido por favor, os pido, por favor, que extrememos el respecto, que reconstruyamos el afecto, que nos queramos, cada vez que discuto con mis amigos independentistas, cuando les explico cuántos cuentos hay en sus cuentos, cada vez que les explico cuántas mentiras han dicho para aumentar el sentimiento de afrenta de la gente, al final me acaban diciendo, cuando ya no tienen más razones y argumentos, al final acaban diciendo, sí, pero no nos quieren, sí claro que se les quiere; voy a pedir un favor a todos los que estéis aquí y habéis venido de fuera de Cataluña, os quiero pedir un favor, cuando volváis a vuestra casa, en cualquier lugar de España, hacer una cosa, ir a comprar una botella de cava catalán, ir a comprar una botella de cava catalán porque las ventas de cava catalán han bajado un 15% y eso quiere decir más trabajadores catalanes, aquí, sin empleo, nada de boicots, nada de ofensas, trabajemos todos juntos para que vuelva la sensatez, vuelva la sensatez que se había evaporado.

Y ahora me quiero dirigir a los empresarios de Cataluña, ahora me quiero dirigir a todos aquellos que están tomando, deprisa y corriendo, la decisión de irse de Cataluña: “¿No lo podíais haber dicho antes?”. Todas esas cosas que habíais dicho en privado, porque no las dijisteis en público, cuando yo explicaba, cuando hace dos años publiqué mi primer libro explicando “si se declara la independencia pasará como en Quebec, las empresas se irán y los bancos los primeros”, y el Sr. Junqueras y el Sr. Mas, grandes profetas, decían, no, no se irá nadie, ¿nadie verdad Sr. Mas?, ¿nadie?, pues todos los que se están yendo ahora tenían que haber dicho antes que si pasaba lo que está pasando, harían lo que están haciendo, porque si lo hubieran dicho, porque si lo hubieran dicho, puede ser que no estuviera pasando. Todos tenemos una parte de culpa por haber callado demasiado, y ahora ha llegado el momento de que los que nos sentimos de esta tierra, y que nadie nos quitará el derecho a serlo, hacemos una llamada a la serenidad, el respeto, la pluralidad política, la convivencia y a la solidaridad, estos son los emblemas de la estelada europea y hemos de trabajar para eso.

Amigos y amigas, esto no lo arreglaremos tomando decisiones unilaterales, esto no es un problema de orden público nada más, esto no es un problema que se puede resolver diciendo que nosotros solos lo resolveremos mejor y que Europa nos acogerá con los brazos abiertos… Sr. Junqueras, deje de engañar a los catalanes, deje de explicar las cosas como no son, usted se cree sus propias mentiras, pero si hace de verdad lo que dice que hará, se encontrará que en Cataluña y en España y en Europa pagaríamos un precio muy alto, porque lo que usted defiende, es precisamente lo contrario del ideal europeo, el ideal europeo es el respeto a la Ley y la solidaridad y usted rompe una y no quiere hacer servir la otra ¿usted cree que con esa tarjeta de visita le recibirán con los brazos abiertos? No, le dirán que vuelva otro día y mientras tanto todos sufriremos mucho, como yo veo que hay gente que está sufriendo, los encuentro en la calle, en el tren, en el restaurante, gente, buena gente, que tiene miedo, sí, tiene miedo, tiene miedo por lo que pueda pasar, escuche, ¿qué pasará con nuestras pensiones?, escuche, ¿es que me tengo que ir de este país? ¿pero, qué es este descontrol? ¡hagan algo, por favor! Sí, los responsables políticos tienen que hacer algo y lo tienen que hacer deprisa, porque estamos en el límite de lo que puede acabar siendo un enfrentamiento cívico y nosotros tenemos que contribuir a que esto no sea así.

Acabo ya porque no tengo más tiempo, tendría tantas cosas que deciros, nada más quiero decir dos cosas: cuando el Presidente Kennedy envió la Guardia Nacional para imponer las leyes contra la segregación racial a los Estados que no la querían aplicar, dijo “Ningún hombre, por poderoso que sea, ni ninguna multitud, ninguna multitud, por mucho que grite, está por encima de la Ley, porque el día que estén por encima de la Ley los jueces no podrán hacer su trabajo, nadie estará a salvo de la arbitrariedad del Gobierno y nadie podrá estar seguro de lo que le puede hacer su vecino”, y nosotros queremos estar seguros de lo que nos puede hacer el vecino.

Aquí han pasado cosas que no tenían que haber pasado, hemos visto imágenes que nos han hecho mucho daño, nos estamos haciendo mucho daño los unos a los otros. Parémonos, recuperemos la sensatez, recuperemos la sensatez y pensemos que el mundo en el que vivimos, en el siglo XXI, tenemos derecho a vivir tranquilos, tenemos derecho a la tranquilidad para disfrutar de esta tierra maravillosa, del progreso de esta España democrática de la que nos podemos sentir muy orgullosos. Tiene problemas, tiene problemas, claro que tiene, ¿qué país no los tiene? (en inglés) Pero creedme, ¿realmente tú crees que Cataluña es cómo Lituania? ¿realmente crees que Cataluña es como Kosovo? (en francés) ¿tú crees que realmente Cataluña es como Argelia? No, no, Cataluña no es una colonia, Cataluña no es un Estado ocupado militarmente como lo era Lituania por el ejército soviético, (en inglés) no, Cataluña no es un Estado como Kosovo donde se violaban los derechos humanos (vuelve al catalán) y es por eso que Cataluña tiene que continuar trabajando dentro del respeto a la Ley, no puede creer, no puede creer a los que le dicen, no pueden creer a los que le dicen que el derecho internacional está de su parte, porque no es verdad, no está de su parte. Ha venido aquí a Barcelona el mismo Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, y ha dicho “amigos, no más fronteras”.

Está bandera representa la supresión de las fronteras (enseñando la bandera de la Unión Europea) ¿qué son las fronteras? Las fronteras son las cicatrices que la Historia ha dejado sobre la piel de la tierra, las fronteras son las cicatrices que la Historia ha dejado grabadas en la piel de la tierra, grabadas a sangre y fuego. No levantemos más porque bastante dolor hemos tenido que soportar para construirlas”.

Josep Borrell