“Señoras y señores:

Para empezar, me gustaría agradecer a la Academia Sueca y su comité Nobel por tomar nota de mis esfuerzos largos y perseverantes, y me gustaría que aceptaran mi charla con tolerancia. Porque viene en un lenguaje desconocido para muchos de ustedes. Pero es el verdadero ganador del premio. Por lo tanto, significa que sus melodías deberían flotar por primera vez en su oasis de cultura y civilización. Tengo grandes esperanzas de que esta no sea la última vez tampoco, y que los escritores literarios de mi nación tengan el placer de sentarse con pleno mérito entre sus escritores internacionales que han difundido la fragancia de la alegría y la sabiduría en este mundo lleno de dolor la nuestra.

Un corresponsal extranjero en El Cairo me dijo que, en el momento en que se mencionó mi nombre en relación con el premio, cayó el silencio y muchos se preguntaron quién era yo. Permítame, entonces, presentarme de la manera más objetiva posible. Soy el hijo de dos civilizaciones que a cierta edad en la historia han formado un matrimonio feliz. El primero de estos, siete mil años de antigüedad, es la civilización faraónica; el segundo, mil cuatrocientos años, es el islámico. Tal vez no necesito presentarles a ninguno de los dos, ustedes son la élite, los sabios. Pero no hay daño, en nuestra situación actual de conocimiento y comunión, en un simple recordatorio.

En cuanto a la civilización faraónica, no hablaré de las conquistas y la construcción de imperios. Esto se ha convertido en un orgullo desgastado, la mención de qué conciencia moderna, gracias a Dios, se siente incómoda. Tampoco hablaré acerca de cómo fue guiado por primera vez a la existencia de Dios y su inicio en el comienzo de la conciencia humana. Esta es una larga historia y no hay uno de ustedes que no esté familiarizado con el rey profeta Akhenaton. Ni siquiera hablaré de los logros de esta civilización en el arte y la literatura, y sus famosos milagros: las Pirámides y la Esfinge y Karnak. Porque el que no ha tenido la oportunidad de ver estos monumentos ha leído sobre ellos y reflexionado sobre sus formas.

Permítanme, entonces, presentar la civilización faraónica con lo que parece una historia ya que mis circunstancias personales han ordenado que me convierta en un narrador. Escuche, entonces, este incidente histórico registrado: Papiros antiguos relatan que Faraón había aprendido de la existencia de una relación pecaminosa entre algunas mujeres del harén y los hombres de su corte. Se esperaba que él los rematara de acuerdo con el espíritu de su tiempo. Pero él, en cambio, llamó a su presencia a los hombres de la ley elegidos y les pidió que investigaran lo que había venido a aprender. Les dijo que quería la Verdad para poder pasar su sentencia con Justicia.

Esta conducta, en mi opinión, es mayor que fundar un imperio o construir las Pirámides. Es más revelador de la superioridad de esa civilización que cualquier riqueza o esplendor. Ya se fue esa civilización, una mera historia del pasado. Un día, la gran Pirámide desaparecerá también. Pero la Verdad y la Justicia permanecerán mientras la Humanidad tenga una mente reflexiva y una conciencia viviente.

En cuanto a la civilización islámica, no hablaré de su llamado para el establecimiento de una unión entre toda la humanidad bajo la tutela del Creador, basada en la libertad, la igualdad y el perdón. Tampoco hablaré sobre la grandeza de su profeta. Porque entre tus pensadores hay quienes lo consideran el hombre más grande de la historia. No hablaré de sus conquistas que han plantado miles de minaretes que piden adoración, devoción y bien a lo largo de grandes extensiones de tierra desde los alrededores de India y China hasta los límites de Francia. Tampoco hablaré de la fraternidad entre religiones y razas que se ha logrado en su abrazo con un espíritu de tolerancia desconocido para la Humanidad ni antes ni después.

En cambio, presentaré a esa civilización en una dramática situación que resume uno de sus rasgos más notables: en una batalla victoriosa contra Bizancio, ha devuelto a sus prisioneros de guerra a cambio de varios libros de la herencia griega antigua en filosofía, medicina y matemática Este es un testimonio de valor para el espíritu humano en su demanda de conocimiento, a pesar de que el demandante era un creyente en Dios y el que demandaba un fruto de una civilización pagana.

Era mi destino, señoras y señores, nacer en el regazo de estas dos civilizaciones y absorber su leche, alimentarme de su literatura y arte. Luego bebí el néctar de tu rica y fascinante cultura. De la inspiración de todo esto, así como de mis propias ansiedades, las palabras me perdieron. Estas palabras tuvieron la fortuna de merecer el aprecio de su venerada Academia que ha coronado mi esfuerzo con el gran Premio Nobel. Gracias a ello en mi nombre y en nombre de los grandes constructores fallecidos que han fundado las dos civilizaciones.

Damas y caballeros,

Usted se estará preguntando: ¿Este hombre que viene del tercer mundo, cómo encontró paz mental para escribir historias? Tienes toda la razón Vengo de un mundo que trabaja bajo la carga de deudas cuyo pago lo expone al hambre o muy cerca de él. Algunos de sus pueblos perecen en Asia por las inundaciones, otros lo hacen en África por la hambruna. En Sudáfrica, millones han sido deshechos por el rechazo y la privación de todos los derechos humanos en la era de los derechos humanos, como si no se contaran entre los humanos. En Cisjordania y Gaza hay personas que se pierden a pesar del hecho de que viven en su propia tierra; tierra de sus padres, abuelos y bisabuelos. Han subido para exigir la primera derecha asegurada por el Hombre primitivo; a saber, que deberían tener su propio lugar reconocido por los demás como propio. Se les devolvió el dinero por su valiente y noble movimiento, hombres, mujeres, jóvenes y niños, por la rotura de huesos, el asesinato con balas, la destrucción de casas y la tortura en prisiones y campamentos. A su alrededor hay 150 millones de árabes que siguen lo que sucede con enojo y dolor. Esto amenaza el área con un desastre si no es salvado por la sabiduría de aquellos deseosos de una paz justa y amplia.

Sí, ¿cómo es que el hombre que viene del Tercer Mundo encuentra la paz mental para escribir historias? Afortunadamente, el arte es generoso y comprensivo. De la misma manera que habita con los felices, no abandona al miserable. Ofrece a ambos por igual los medios convenientes para expresar lo que se hincha en su seno.

En este momento decisivo de la historia de la civilización, es inconcebible e inaceptable que los gemidos de la Humanidad desaparezcan en el vacío. No hay duda de que la Humanidad por fin ha alcanzado la mayoría de edad, y nuestra era conlleva las expectativas de ententeentre los Súper Poderes. La mente humana ahora asume la tarea de eliminar todas las causas de destrucción y aniquilación. Y así como los científicos se esfuerzan por limpiar el ambiente de contaminación industrial, los intelectuales deben esforzarse para limpiar a la humanidad de la contaminación moral. Tenemos el derecho y el deber de exigir a los grandes líderes de los países de la civilización, así como a sus economistas, que influyan en un salto real que los sitúe en el centro de la era.

En los viejos tiempos, cada líder trabajaba solo por el bien de su propia nación. Los otros fueron considerados adversarios o sujetos de explotación. No se consideraba ningún valor sino el de la superioridad y la gloria personal. Por el bien de esto, muchas morales, ideales y valores se desperdiciaron; muchos medios no éticos fueron justificados; muchas almas incontables fueron hechas para perecer. Mentiras, engaños, traiciones, crueldad reinaban como signos de sagacidad y prueba de grandeza. Hoy, esta visión necesita ser cambiada desde su origen. Hoy, la grandeza de un líder civilizado debe medirse por la universalidad de su visión y su sentido de responsabilidad hacia toda la humanidad. El mundo desarrollado y el Tercer Mundo son solo una familia. Cada ser humano tiene la responsabilidad hacia él por el grado de lo que ha obtenido de conocimiento, sabiduría y civilización. No excedería los límites de mi deber si le dijera eso en nombre del Tercer Mundo: No sean espectadores de nuestras miserias. Tienes que jugar allí un papel noble acorde con tu estado. Desde su posición de superioridad, usted es responsable de cualquier dirección errónea de un animal o una planta, sin mencionar al Hombre, en cualquiera de los cuatro rincones del mundo. Hemos tenido suficiente de palabras. Ahora es el momento para la acción. Es hora de acabar con la era de los bandidos y usureros. Estamos en la era de los líderes responsables de todo el mundo. ¡Salva a los esclavos en el sur africano! ¡Salva a los hambrientos en África! ¡Salva a los palestinos de las balas y la tortura! No, ¡salva a los israelíes de profanar su gran herencia espiritual! ¡Salva a los endeudados de las rígidas leyes de la economía! Llamar su atención sobre el hecho de que su responsabilidad con la Humanidad debe preceder a su compromiso con las leyes de una ciencia que quizás el Tiempo haya superado.

Les pido disculpas, señoras y señores, creo que puedo haberle causado un poco de calma. ¿Pero qué esperas de alguien que viene del Tercer Mundo? ¿No está coloreado cada recipiente por lo que contiene? Además, ¿dónde pueden los gemidos de la Humanidad encontrar un lugar para resonar si no en tu oasis de civilización plantado por su gran fundador al servicio de la ciencia, la literatura y los valores humanos sublimes? Y como lo hizo un día al consagrar sus riquezas al servicio del bien, con la esperanza de obtener el perdón, nosotros, hijos del Tercer Mundo, exigimos a los capaces, a los civilizados, que sigan su ejemplo, absorber su conducta , para meditar en su visión.

Damas y caballeros,

A pesar de todo lo que sucede a nuestro alrededor, estoy comprometido con el optimismo hasta el final. No digo con Kant que Good saldrá victorioso en el otro mundo. Lo bueno es lograr la victoria todos los días. Incluso puede ser que el Mal sea más débil de lo que imaginamos. Delante de nosotros hay una prueba indeleble: si no fuera por el hecho de que la victoria siempre está del lado del Bien, hordas de humanos errantes no habrían podido enfrentarse a bestias e insectos, desastres naturales, miedo y egoísmo, a crecer y multiplicarse No habrían podido formar naciones, sobresalir en creatividad e invención, conquistar el espacio exterior y declarar los Derechos Humanos. La verdad del asunto es que Evil es un ruidoso y bullicioso libertino, y que el Hombre recuerda lo que duele más de lo que le agrada. Nuestro gran poeta Abul-‘Alaa ‘Al-Ma’

“Un dolor a la hora de la muerte
es más que cien veces más
alegre en la hora de nacimiento”.

Finalmente, reitero mi agradecimiento y le pido perdón”.

 

NOTAS:
Leído en la Academia Sueca por el Sr. Mohamed Salmawy (primero en árabe, luego en inglés)
Traducido por Mohammed Salmawy.

A todos los visitantes a la Feria Cultur3 Club 2018 que se han interesado por mi obra se ofrece un descuento del 50%... basta con aplicar al pedido el cupón "gijon18" Descartar