Presentación Discurso de CD af Wirsén, Secretario Permanente de la Academia Sueca, el 10 de diciembre de 1904

A veces se oye decir que los premios Nobel deben ser otorgados a autores aún en la plenitud de la vida y, por consiguiente, en el apogeo de su desarrollo, para protegerse de las dificultades materiales y asegurarles una situación totalmente independiente.

Las instituciones encargadas de la concesión de estos premios desearían dar testimonio tan notable del valor de un joven genio; Pero los estatutos de la Fundación Nobel estipulan que las obras elegibles para tal recompensa deben ser de importancia excepcional y confirmadas por la experiencia. Así, no puede haber ninguna vacilación al elegir entre un talento en proceso de formación y un genio probado al final de su desarrollo. El jurado no tiene el derecho de ignorar a un autor todavía activo de la fama europea, simplemente porque es viejo. Las obras de un escritor antiguo son a menudo prueba de una energía única y juvenil. Por lo tanto, la Academia Sueca tenía razón al rendir homenaje a Mommsen y BjørnsonEn la concesión de los premios Nobel, incluso en un momento en que ambos fueron más allá de su apogeo. Al hacer su elección entre los candidatos propuestos este año para el Premio Nobel, la Academia ha vuelto a prestar atención a varios veteranos literarios de reconocida fama, y ​​ha querido renovar su promesa al genio que se tiene en alta estima en el mundo literario.

La Academia ha pensado especialmente en dos autores que hubieran sido dignos de todo el Premio Nobel. Ambos han alcanzado los límites finales no sólo del arte poético, sino incluso de la vida humana; Uno tiene setenta y cuatro años y los otros dos años son más jóvenes. Por lo tanto, la Academia cree que no debe esperar más tiempo para conferirles una distinción que ambos igualmente merecen, aunque desde diferentes puntos de vista, y ha concedido la mitad del premio anual a cada uno. Si el valor material del premio se ve disminuido por cada uno de los galardonados, la Academia desea, sin embargo, declarar públicamente que, en este caso particular, considera cada uno de estos dos premios como el equivalente de todo el Premio.

I…

II
Después del esplendor del teatro griego, es principalmente entre los ingleses y los españoles que se ha desarrollado un arte dramático nacional. Para entender el drama español moderno, es necesario saber qué condiciones en la vida de períodos pasados ​​se encuentran detrás de él. Durante mucho tiempo el drama español ha mostrado fuertes contrastes. Por un lado, hay la floración más lujosa de la fantasía; Por otra, una casuística extremadamente sutil ya veces convencional. En un lugar, hay coloración brillante, y en otro, un gran afecto por la antítesis retórica. El lenguaje enfático se combina con la intriga enredada. Efectos llamativos son violentos, el orden lírico intenso. Las desarmonías son agudas, y los conflictos casi siempre tienen una resolución trágica. La dialéctica es vigorosa. Sin embargo, la vida interior es muy rica, y la severa, Dictados inflexiblemente aplicados de honor no excluyen el lujo de expresiones repentinas de fantasía. En el drama español el artificial ha logrado fundirse con una auténtica originalidad.

El heredero y continuador de estas gloriosas y características tradiciones es el escritor que ha recibido la mitad del Premio Nobel este año. Hijo de la edad moderna y perfectamente independiente en sus juicios, no tiene la misma concepción del mundo que tenía Calderón. Amando la libertad y habiendo luchado a menudo por la tolerancia, no es amigo del despotismo o de la jerarquía, pero todavía hay en él el mismo ardor exótico y la misma dignidad que desde tiempos más antiguos han sido las marcas distintivas de los dramaturgos españoles. Este escritor es José de Echegaray. Al igual que sus antepasados, sabe cómo presentar el conflicto, es extremadamente emotivo y muy interesado en diferentes temperamentos e ideales, y como ellos disfruta estudiando los casos más complicados de conciencia. Es maestro completo del arte de producir en la audiencia piedad y miedo, los conocidos efectos fundamentales de la tragedia. Así como en los maestros del viejo teatro español, hay en él una unión sorprendente de la imaginación más viva y del sentido artístico más refinado. Para esto se puede decir de él – como un crítico de otra manera antipático a él declaró – “que es de pura raza española”. Sin embargo, su concepción del mundo es enorme. Su sentido del deber se ha purificado, sus concepciones fundamentales son benevolentes, y su heroísmo moral, aunque conserva un carácter nacional peculiar, tiene las características de una humanidad universal. Hay en él una unión sorprendente de la imaginación más viva y del sentido artístico más refinado. Para esto se puede decir de él – como un crítico de otra manera antipático a él declaró – “que es de pura raza española”. Sin embargo, su concepción del mundo es enorme. Su sentido del deber se ha purificado, sus concepciones fundamentales son benevolentes, y su heroísmo moral, aunque conserva un carácter nacional peculiar, tiene las características de una humanidad universal. Hay en él una unión sorprendente de la imaginación más viva y del sentido artístico más refinado. Para esto se puede decir de él – como un crítico de otra manera antipático a él declaró – “que es de pura raza española”. Sin embargo, su concepción del mundo es enorme. Su sentido del deber se ha purificado, sus concepciones fundamentales son benevolentes, y su heroísmo moral, aunque conserva un carácter nacional peculiar, tiene las características de una humanidad universal.

José de Echegaray nació en Madrid en 1833 pero pasó sus años de infancia en Murcia, donde su padre ocupó la cátedra de Estudios Griegos en el Instituto. Recibió su licenciatura a los catorce años, pronto entró a la Escuela de Ingeniería Civil, donde se distinguió por su aplicación celosa y su habilidad penetrante. Cinco años más tarde, en 1853, él terminó su carrera de ingeniería después de haber compilado un expediente más brillante. La matemática y la mecánica habían sido sus estudios favoritos, y su comprensión singular de estas ramas del aprendizaje le permitió, después de un año, ser nombrado profesor en la misma escuela que había asistido recientemente como estudiante. Parece que durante algunos años su lucha por la existencia fue bastante dura, Y tuvo que dar clases particulares para sostener el modo de vida más modesto. A pesar de todo, pronto se convirtió en un eminente profesor, distinguiéndose a sí mismo en la matemática pura y aplicada, y se convirtió en un ingeniero excepcional. Al mismo tiempo, estudió energéticamente la economía política, abrazando las ideas del libre comercio. Pronto, ese gran talento, ese ingeniero vivaz, fue llamado a las tareas más altas y más grandes. Tres veces ha sido ministro del gobierno de su país. Según los que lo conocen, sean adversarios o amigos, siempre ha mostrado una singular destreza en la administración de las finanzas públicas y de las obras públicas. Y se convirtió en un ingeniero sobresaliente. Al mismo tiempo, estudió energéticamente la economía política, abrazando las ideas del libre comercio. Pronto, ese gran talento, ese ingeniero vivaz, fue llamado a las tareas más altas y más grandes. Tres veces ha sido ministro del gobierno de su país. Según los que lo conocen, sean adversarios o amigos, siempre ha mostrado una singular destreza en la administración de las finanzas públicas y de las obras públicas. Y se convirtió en un ingeniero sobresaliente. Al mismo tiempo, estudió energéticamente la economía política, abrazando las ideas del libre comercio. Pronto, ese gran talento, ese ingeniero vivaz, fue llamado a las tareas más altas y más grandes. Tres veces ha sido ministro del gobierno de su país. Según los que lo conocen, sean adversarios o amigos, siempre ha mostrado una singular destreza en la administración de las finanzas públicas y de las obras públicas.

Podemos comprender fácilmente el asombro general cuando este erudito, que había publicado tratados sobre geometría analítica, física y electricidad, dedicó su infatigable energía a escribir para el teatro. Se ha dicho que sus creaciones para el escenario tenían la forma de ecuaciones y problemas. Si la nueva manifestación de su genio fue aclamada con entusiasmo por numerosos admiradores, también encontró críticas severas. Sin embargo, nadie podía negar que sus obras se distinguían por un profundo sentido moral. En cierto modo, los críticos no se equivocaron al sostener que en sus dramas, siguiendo el ejemplo de algunos cirujanos, rara vez utilizaba otro método que el de «urere et secare»; Sin embargo, hay algo que admirar en esta Musa de exaltación romántica y severidad austera que condena cualquier compromiso con el deber.

Despreciando la aprobación transitoria de la moda y escuchando sólo las inspiraciones de su genio, Echegaray persiguió su carrera triunfal, demostrando una fecundidad dramática que nos hace pensar en Lope de Vega y Calderón.

Incluso en su juventud, cuando estaba asistiendo a la Escuela de Ingeniería Civil, se entusiasmó con el drama y utilizó sus ahorros para obtener entradas para el teatro. En 1865 escribió una obra titulada La hija natural , a la que siguió El libro talón de 1874. La obra de teatro llevaba un seudónimo en lugar del nombre del autor, pero no tomó mucho tiempo al público Para adivinar que el aclamado dramaturgo era Echegaray, entonces Ministro de Hacienda de España. Algunos meses despuésLa última noche fue puesta en escena, y desde entonces su imaginación fértil no ha dejado de engendrar creaciones siempre nuevas. Trabaja con tal rapidez que en un año ha publicado tres o cuatro obras. Puesto que la falta de tiempo prohíbe una revisión completa de todas sus producciones, basta con mencionar brevemente algunas que han merecido una atención general. Echegaray anotó su primer triunfo en noviembre de 1874 con el drama La esposa del vengador[Esposa del Vengador], en la que se reveló su verdadero genio y en el que, junto a ciertas exageraciones, se pueden admirar las más grandes bellezas. El público podía imaginar que había sido llevado de vuelta a la Edad de Oro del drama español, y saludó a Echegaray como el regenerador de la época más brillante de la poesía dramática de la nación. En el puño de la espada , presentado al año siguiente, fue recibido con el mismo aplauso. El poder sublime que se manifiesta en esta noble concepción movió tanto a muchos espectadores que el aplauso no se detuvo con la actuación, y después del último acto Echegaray tuvo que aparecer en el escenario siete veces para recibir la aclamación de la audiencia. Pero grandes controversias surgieron en 1878 cuando,[La Estaca y la Cruz], el poeta se mostró el defensor del libre pensamiento contra la intolerancia, de la humanidad contra el fanatismo. Típico de Echegaray, como él mismo ha observado, es su Conflicto entre dos deberes, que fue presentado en 1882. Un conflicto de deberes se encuentra en casi todos sus dramas, pero rara vez se ha empujado el conflicto a tal Un extremo como en esta pieza. Otros dos dramas han hecho famoso su nombre. Estos dos, excelentes obras inspiradas son O locura ó santidad [ loco o Santo ] y El gran Galeoto [ Gran Galeoto ], el primero presentado en enero de 1877, y la segunda en marzo de 1881. En O locura ó santidadHay una gran riqueza de ideas y genio profundo. Muestra a un hombre que, movido por su justicia para sacrificar su prosperidad y bienes mundanos, es considerado loco y tratado como tal por sus amigos y por el mundo en general. Lorenzo de Avendano renuncia a un nombre ya una fortuna cuando descubre inesperadamente pero innegablemente que no le pertenecen legalmente y persiste en su resolución cuando la única prueba indiscutible de su ilegitimidad ha desaparecido. Tal idealismo es juzgado locura por su familia, y Lorenzo es mirado por todos como un Don Quijote, obstinado y simple-minded. La estructura del drama es firme y sólida, demostrando que es el trabajo de un ingeniero que calcula precisamente todos los elementos que han entrado en él, Pero nos muestra a un grado todavía mayor el poeta del genio creativo maduro. Más que una colisión externa, trata el conflicto interno de una figura extremadamente triste. Consiste en una lucha entre deber y oportunismo, y Lorenzo en seguir el dictado de su conciencia alcanza el martirio. La experiencia siempre ha demostrado que con mucha frecuencia el que obedece fielmente a su conciencia debe estar preparado para soportar el destino de un mártir.

El gran GaleotoHizo una impresión aún mayor. En el primer mes después de su apertura, pasó por no menos de cinco ediciones e inspiró una suscripción nacional para honrar a su autor. Debido a la interpretación magistral de la psicología de los personajes, la obra tiene un valor duradero. Muestra el poder de la calumnia. El rasgo más inocente es desfigurado y escandalosamente deformado por los chismes de la gente. Ernesto y Teodora no tienen nada que reprocharse a sí mismos, pero el mundo los cree culpables, y al fin, abandonados por todos, terminan arrojándose los unos a los otros. La sutileza del análisis psicológico se revela con tal detalle magistral de la observación que esos dos espíritus nobles, de ninguna manera deseosos de robar el derecho de su vecino, se enamoran mutuamente sin sospecharlo. Ellos descubren el hecho de su amor sólo por medio de la persecución a la que se ven expuestos. El romanticismo triunfa en este drama cuya belleza poética es claramente perceptible, cuyos detalles líricos poseen un color deslumbrante, y cuya estructura es sin defecto.

Echegaray sigue trabajando como dramaturgo. Este año (1904) ha publicado una nueva obra, La desequilibrada , cuyo primer acto es una auténtica obra maestra de exposición e individualización y que en su totalidad no revela debilitamiento de la inspiración poética. En esta obra se nos muestra a Don Mauricio de Vargas, un tipo claro de esa caballería tan querida a Echegaray, esa caballería que no quiere comprar ni siquiera su propia felicidad a costa de un deber comprometedor.

De este modo es justo que el Premio Nobel sea otorgado a este gran poeta cuya producción se distingue por su energía viril y cuyo modo de ver está impregnado de ideales tan altos que con una razón abundante ha podido decir de él un eminente crítico alemán: «Er verlangt Recht und Pflichterfüllung unter Allen Umständen.»

Echegaray ha puesto en la boca de uno de los personajes de el gran Galeoto las palabras más pesimistas sobre el mundo, que «no reconoce las sutilezas del genio hasta tres siglos después de su muerte» .

Sin duda esto puede suceder. Pero contra la aplicación general de la tesis anterior podemos ofrecer la admiración justificada que la obra de Echegaray ha despertado. A esos homenajes de agradecimiento la Academia Sueca ha aceptado añadir todavía una más, otorgando el Premio Nobel en homenaje al célebre poeta, honor y gloria de la Academia Española, José de Echegaray”.

 

En el banquete, CD af Wirsén señaló que compartir el Premio no disminuyó de ninguna manera el valor de los laureados. Recordó las obras puras, limpias y frescas de Frédéric Mistral, nombrando las principales y pidiendo al ministro de Francia, el señor Marchand, que transmitiera al famoso poeta provenzal el homenaje que la Academia sueca y todos los reunidos Tomó placer en rendirlo. El orador entonces repasó la obra imponente de Echegaray y expresó sus arrepentimientos por su estado de salud y explicó que el Ministro de España había sido impedido de asistir a este banquete y de recibir las felicitaciones por su famoso paisano.

El Ministro de Francia, Sr. Marchand, respondió al Secretario de la Academia Sueca y recordó que en el año anterior les había agradecido el Premio otorgado al Sr. y Sra Curie; Esta vez habló por el gran poeta de quien Provenza está justamente orgulloso. Habló de un acontecimiento muy conmovedor. Hace cuarenta y cinco años la Academia Francesa, que no tenía a su disposición recursos tan grandes como los que el gran Nobel había dotado a la Academia Sueca, decidió, a sugerencia de Lamartine, entusiasta de Mirèio, otorgar el premio De 3000 francos a Mistral. Cuando le preguntaron al autor, que llevaba una vida sencilla en el campo, qué haría con el Premio, contestó: «Es un premio para la poesía; No es para ser tocado!». El modesto poeta compartía su «superabundancia» con los demás.

El Sr. Marchand también actuó como portavoz de su colega, el Ministro de España, para expresar la gratitud del Sr. Echegaray.