Edgar Allan Poe y el progreso

«No tengo fe en la perfección humana. El hombre es ahora más activo, no más feliz ni más inteligente, de lo que lo fuera hace seis mil años».