Hija de médico rural, esposa de catedrático de física,
ama de casa y madre de cuatro hijos,
desde la abnegación de la gente sin historia
desde la intrahistórica soledad de las bibliotecas rurales
desde el comedor de su casa (el despacho vacío era de su marido)
acabó con el “dícese de” y con la “acción o efecto de”
con el burro es asno y el asno es burro
y aunque el Nobel que se vanagloriaba
de absorber litro y medio de agua de un solo golpe por vía anal
le vetó estrenar la academia porque no incorporar insultos era ñoñería
ese día estudiantes gallegas no entraron en clase en señal de protesta.

 

del libro «Programa de mano«
(otros poemas del libro «Programa de mano«)

El comedor de María Moliner del libro Programa de mano