Los egoístas tienen la inteligencia devoradora de una tenia: destruyen sin remisión lo que les es necesario para vivir.