En la escuela de golf puedo golpear una tras otras las bolas que expende la máquina perfeccionando mi put sin dar un paso un golpe tras otro sin necesidad de tomar una sola decisión importante.   de El libro de las tentativas (otros poemas de El libro de las tentativas)
En la escuela de golf de el Libro de las tentativas