La homosexualidad es una conducta y una actitud, no una enfermedad 

No, no es una enfermedad: la homosexualidad no es una enfermedad. Ya dejé claro en un artículo que las palabras homosexualgaylesbiana, son conceptos muy vagos: algunas veces se refieren a conductas; algunas veces se refieren a actitudes. Otras veces tienen relación con asunciones personales. “Homosexualidad” no es una buena palabra para referirnos fundamentalmente a conducta sexual y actitudes que se refieren a la conducta sexual.

En los chats de internet se configuran a menudo las identidades sexuales

La ciencia te recomienda que estudies al paciente y averigües qué cosas en su vida y circunstancias le han llevado a esta manera de ver las cosas; y a veces te das cuenta de que en algunas circunstancias y especialmente en el caso de los ninos o ninas, la idea que tienen de a qué sexo pertenecen  se desarrollan a partir de su participación activa en salas de chat en Internet, done les persuaden para pensar cómo sus problemas psico sociales se resolverían si actuasen de esta manera o de aquella otra, y así podemos decir que ciertamente están siendo indoctrinados a menudo, no quiero decir siempre, pero sí a menudo.

Y cuando les preguntas si han estado en Internet te contestan que sí, y no solamente eso sino que te dicen han visitado Internet porque tenían preguntas;  y ‘en el chat en Internet aprendo qué respuesta tengo que dar a mis padres, a mi profesores y a todo el mundo’.

Así que concluyo que estas ideas y las consecuentes actitudes vienen promovidas y se desarrollan en el entorno social y esto cada vez va a más y, cuando sale algo que es totalmente nuevo, puedes constatar que es debido al poder de las salas de chat en Internet. Sucede lo mismo con la anorexia y  el transtorno dismórfico corporal, desórdenes que confluyen en cómo se percibe tu apariencia física y que te llevan a un tipo determinado de presentación psicosocial; los jovenes con estos desórdenes, y ya de ninos, sienten que su apariencia física tiene que cambiar para que cierto tipo de cosas les salgan mejor.

El informe Mayer se basa en la evidencia científica y no es moralizante

Hemos redactado un informe que está dirigido principalmente a decir lo que sabemos de la ciencia en relación a la orientación sexual y a la identidad de género, y esto es nuestro único propósito. Y hemos tenido los problemas que hemos tenido no exactamente por lo que hemos precisado en este informe, sino porque tuvimos el arrojo de hacer la pregunta del millón: ‘¿la ciencia realmente dice esto? [que se nace con una condición sexual como la homosexual]’ Y ahí es donde yace el problema y de donde surge la discusión: no nos creemos esa falsa premisa.

En el informe decimos que la ciencia no apoya la idea de que se nace de esta forma, con una identidad que es inmutable y fija: la genética no lo muestra

Creemos que el gran público tiene una importante confusión acerca de lo que la ciencia dice a este respecto. En América al menos la palabra ciencia significa certeza. Sabemos que la palabra ciencia no siempre significa certidumbre, pero sigue siendo importante que antes de llegar a cualquier conclusión o prácticas la gente esté de acuerdo en qué cosas dice la ciencia hoy. No decimos que no haya otras formas de autoridad en este mundo: hay autoridades tradicionales, hay autoridades expertas, y también hay autoridades testimoniales: no descartamos a quien nos diga ‘escúchame, siento que he sido así toda mi vida y debo expresarlo de esta forma y no me importa lo que usted o la ciencia digan: éste soy yo’. A esto contestaría: ‘No decimos que no puedas ser tú ni decimos cualquier otra cosa, porque eso te toca a ti decirlo’.

Sin embargo digo también que no tengo que estar de acuerdo,  y nadie tiene la obligación de estar de acuerdo en que es genético [la orientación u opción homosexual] o cualquier otra cosa. En este Informe -y procuramos ser muy y muy cautos, a la vez que precisos y concretos-, y por la autoridad que concedemos a la ciencia, decimos que la ciencia no apoya -ni tampoco excluye, pero principalmente no apoya- la idea de que se nace de esta forma, con una identidad que es inmutable y fija: la genética no lo muestra.

Niños vulva pene

Por lo que a mí respecta, una persona adulta puede hacer lo que quiera. No me digas sin embargo que son mujeres cuando son hombres. Ni intentes enseñar a los ninos que tomar estas decisiones está basado en sus genes. Y que ellos deberían también actuar así. Esta confusión entre los diferentes roles hace que los ninos, particularmente los ninos más vulnerables, presenten más tarde problemas psicosociales y pasen a depender de lo que se espera de ellos; y lleguen a pensar que eso que se espera de ellos no pueda hacerse realidad si no se cambian de sexo. Estos ninos y ninas así vivirán de una manera masculinizada o feminizada.

El riesgo de la cirugía de cambio de sexo y los trastornos que acarrea

En mi opinión creo firmemente que la gente, si son adultos, pueden hacer exactamente lo que quiera. De hecho y como adultos, lo que va a ocurrir en la poblacion transgénero y probablemente pronto, es que actuarán como lo que sienten que son, sin operarse. Si continúan con su visión personal de que debe permitirse que ellos hagan lo que quieran hacer, que la gente debe respetarles, me pregunto por qué operarse y cambiarse el sexo biológico.

Eso además comportará unas ventajas añadidas. Por qué no decir simplemente ‘soy una mujer’, y vestirte como una mujer, y salir a la calle como una mujer. Me pregunto por qué soportar estas intervenciones tan serias. La mayoría de estas intervenciones son, digamos, no demasiado buenas. Y tampoco tienen resultados demasiado buenos al final del día, y por supuestos no demasiado agradables a la vista.

Me pregunto, no sé, por qué no te maquillas como una mujer, y sales a la calle como una mujer. Y eso es precisamente lo que va a ocurrir porque no mucha gente va a querer pasar por todo ese proceso. Si tú crees que es así como debes actuar y como quieres que se te respete, pues ¡por qué no sigues adelante!

Nosotros los médicos sabemos que los tratamientos conllevan problemas Y en particular los tratamientos que surgen de una teoría. Y ese es exactamente el motivo por el cual hemos desarrollado una medicina basada en la evidencia, con ensayos, a veces ensayos a ciegas, seguimientos a largo plazo y cosas por el estilo y esta evidencia no se está utilizando… dicen: ‘ah bueno, estamos haciendo esto y hemos tenido buena suerte’. Pero no hacen un estudio comparativo y no están siguiendo estos casos lo suficiente en el tiempo.

La estructura del cerebro no te condiciona

El cerebro es flexible, no funciona solamente en un sentido unidireccional: la gente tiene pensamientos o adopta ciertos tipos de conducta o hace cierto tipo de cosas y todas afectan a su cerebro. Por lo que nosotros sabemos no hay estudios prospectivos desde el comienzo que muestren que la gente que tiene un tipo u otro de estructura cerebral serán gay o transgénero o lesbianas; nada, insisto, muestra esto prospectivamente.

Retrospectivamente hay cierto tipo de cosas que te hacen preguntarte como llega todo esto a ser; y puede llegar a ser como con cualquier tipo de práctica, como practicar el violín, o hacer cualquier otro tipo de cosas de ese tipo que afectan a la estructura del cerebro; y eso muestra que ese es el funcionamiento flexible del cerebro. Así, retrospectivamente podemos ver que el cerebro puede haber sufrido ese tipo de cambios -y no es que el cerebro cambie demasiado-, y pensamos que de ninguna manera deben utilizarse las diferencias estructurales cerebrales para concluir que la gente nace de esa forma; y sobre esto nos extendemos en el informe.

La poblacion LGTBI sufre de un notable incremento de trastornos mentales

También nos muestra la ciencia que la poblacion de personas homosexuales, gay, y transgender sufren también de un incremento en porcentaje de trastornos mentales. Ciertamente que esto puede ser debido a una dosis de estrés -como a veces se arguye- debido a la discriminación y vejaciones que reciben por su condición pero bien cierto es que todavía hay que investigar más sobre otras causas.

El científico muestra los datos, los políticos harán las leyes

¡Cómo podría estar contento con toda la tragedia que esta situación implica! Y eso precisamente es adónde conduce nuestra discusión y nuestros razonamientos. No soy yo el que va a diseñar ninguna política, o quien va a mostrar una conclusión, o va a definir unas prescripciones.

El Consejo de Bioética del Presidente de los EEUU -del cual yo fui miembro- se postulaba acerca de la clonación, del envejecimiento y de otras adicciones físicas entre otras cosas; organizamos un Consejo No para imponer al pueblo americano una maneras de pensar concretas, sino para enseñar al pueblo americano al menos lo que la ciencia dice acerca de estos asuntos que he mencionado y que eran de nuestra competencia. Y la gente, si está bien informada, puede decidir acerca de qué políticas quieren implementar; porque estamos en democracia.

Estoy bastante resentido contra ciertos consejos que se dan gratuitamente para decir a la gente, o a mí en particular, lo que tenemos que hacer o pensar

Personalmente no llegué a esta certeza por mí mismo. Está la idea de que uno debe tomar al paciente y después asumir lo que la ciencia claramente dice sobre la condición que presente ese paciente antes de comenzar a actuar; esto ha sido siempre un principio fundamental.

Estoy bastante resentido contra ciertos consejos que se dan gratuitamente para decir a la gente, o a mí en particular, lo que tenemos que hacer o pensar; porque los que los emiten se autoproclaman mejores conocedores sobre esta temática que yo mismo.

Este fue precisamente un propósito del Consejo de Bioética: ‘vamos a definir exactamente lo que dice la ciencia’. Y entonces no necesitaremos consensuar entre nosotros, miembros del Consejo, acerca de cómo debemos actuar. Simplemente actuaremos en concordancia con lo que la ciencia dice. Sí que llegaremos a un consenso a la hora de poner sobre la mesa la ciencia correcta. Y eso es lo que intento hacer aquí. No pretendo que la gente me ame o me odie dependiendo de su procedencia, pero sí le pido a la gente fijarse en la ciencia y lo que dice.

Y yo digo a los científicos: ‘Si piensas que me he equivocado en este dato científico o en este otro dímelo, porque soy el primer interesado en saberlo’. Mira lo que te digo: ‘no somos perfectos’; podemos cometer errores pero nosotros escribimos este informe con esta idea en mente: ‘haz todo lo que puedas en este área delicada para dejar claro que estás buscando la manera en que todo el mundo, sin tener en cuenta sus sentimientos particulares, podrá mirar y entender conjuntamente la realidad’. De esto es de lo que se trata.

Y así hemos llegado a completar este informe. Algunas personas están muy sorprendidas de que hayamos podido decir lo que decimos; algunos miembros de mi propio Facultad se han soliviantado, lo que me mistifica bastante y en primer lugar les digo: ‘mira, no creo que hayas leído el informe; y deberías, si quieres contradecirme de esa forma’”.

Se puede reconocer si un bebé es un nino o una niña cuando nace

No se puede separar la verdad de la compasión con las personas

Y en segundo lugar, pienso ciertamente que de alguna manera la gente sigue teniendo la idea de que, para ser justos con las personas gay, lesbianas o trans, debemos todos aplaudir la opinión que sostiene que la ciencia dice que uno nace de esa forma. Eso es simplemente una premisa falsa. Se puede reconocer si un bebé es un nino o una niña cuando nace.

Creo que hay dos tipos de cosas en el mundo: hay hechos que te explican el mundo, y hay hechos que te llaman la atención sobre el mundo. En lo que respecta al sexo, el hecho de que hay dos sexos -hombre y mujer- explica mucho acerca de cómo funciona el mundo: cómo tenemos ninos, cómo nos relacionamos los unos con los otros, y todo lo demás. Y hay cosas en el mundo que te centran la atención sobre él, como por ejemplo que cada cultura tiene distinciones entre el papel masculino y el papel femenino.

Los roles que la sociedad asigna

Estos papeles –roles- están culturalmente imbuidos de la condición sexual e interrelacionados pero dirigen la atención de algunas personas al hecho de que los roles son diferentes. Puede que algunas personas de un sexo determinado deseen vivir el rol de otras personas. No se convierten en mujer si son hombres, simplemente viven una vida feminizada o masculinizada.

Y eso es lo que digo. Resumiendo digo que el sexo existe, y viene dado por la naturaleza; y que existen los roles masculino y femenino, diferentes, en las distintas culturas. Pero precisamente podrán ser traídos a la atención de cualquiera que tenga interés y tenga dudas acerca de cómo reaccionan las personas ante sus distintas expectativas en la vida; y si sientes que tienes problemas puedes siempre encontrar aquí –observando los diferentes roles en las diferentes culturas- una manera de solucionarlos.

 

 

Fuente | Paul Hruz | Jordi PicazoActuall (23/20/2018)

A todos los visitantes a la Feria Cultur3 Club 2018 que se han interesado por mi obra se ofrece un descuento del 50%... basta con aplicar al pedido el cupón "gijon18" Descartar