Carlos Pellicer Cámara, México, 1897-1977

Carlos Pellicer Cámara, México, 1897-1977

El canto del usumacinta Al doctor Atl   De aquel hondo tumulto de rocas primitivas,abriéndose paso entre sombras incendiadas,arrancándose harapos de los gritos de nadie,huyendo de los altos desórdenes de abajo,con el cuchillo de la luz entre los dientes,y así...
Ezra Pound, Usa, 1885-1972

Ezra Pound, Usa, 1885-1972

Balada del Buen Compañero   Simón de Zelote pronuncia esto un tiempo después de la Crucifixión.¿Hemos perdido al mejor compañero de todospor culpa de sacerdotes y el árbol del ahorcado?Sí, amante era él de hombres fuertes,Del mar abierto y de los barcos. Cuando...
Antonio Machado, Sevilla, 1875-1939

Antonio Machado, Sevilla, 1875-1939

La Saeta   Dijo una voz popular: «¿Quién me presta una escalera,para subir al maderopara quitarle los clavosa Jesús el Nazareno? » ¡Oh la saeta, el cantaral Cristo de los gitanos,siempre con sangre en las manossiempre por desenclavar!¡Cantar del pueblo andaluzque...
Juan Ramón Jiménez, Moguer, 1881-1958

Juan Ramón Jiménez, Moguer, 1881-1958

A Dios en primavera   Señor, matadme, si queréis.(Pero, señor, ¡no me matéis!) Señor dios, por el sol sonoro,por la mariposa de oro,por la rosa con el lucero,los corretines del sendero,por el pecho del ruiseñor,por los naranjales en flor,por la perlería del...
Alonso Quesada, Las Palmas, 1886-1925

Alonso Quesada, Las Palmas, 1886-1925

La oración de todos los días   ¡Bendita la pobreza de mi casa!Hoy la comida ha sido más humilde…Mi madre ha sonreído tristemente,pero había una paz en su mirada… Yo gano el pan de una infeliz maneraporque yo no nací para estas cosas:hago unas sumas y...
Manuel Reina Montilla, Puente Genil, 1856-1905

Manuel Reina Montilla, Puente Genil, 1856-1905

Andalucía   Cielo brillante, fuentes rumorosas,ojos negros, cantares y verbenas,altares adornados de azucenas,rostros tostados, perfumadas rosas. Bellas noches de amor esplendorosas,mares de plata y luz, brisas serenas,rejas de nardos y claveles llenas,serenatas,...
Manuel Machado, Sevilla, 1874-1947

Manuel Machado, Sevilla, 1874-1947

Cantares   Vino, sentimiento, guitarra y poesía,hacen los cantares de la patria mía…Cantares…Quien dice cantares, dice Andalucía. A la sombra fresca de la vieja parra,un mozo moreno rasguea la guitarra…Cantares…Algo que acaricia y algo que...
Tomás Morales Castellano, Las Palmas, 1884-1921

Tomás Morales Castellano, Las Palmas, 1884-1921

La espada   Yo he forjado mi acero sobre el yunque sonoro, al musical redoble del martillo potente, y he adornado, en mis noches de trabajo paciente, con líricos emblemas su cazoleta de oro. Su rica empuñadura vale un tesoro, y su hoja, fina y ágil, pulida y...
Eduardo Marquina, Barcelona, 1879-1946

Eduardo Marquina, Barcelona, 1879-1946

En Flandes se ha puesto el sol (fragmentos)   No os preguntarán por mí,que en estos tiempos a nadiele da lustre haber nacidosegundón en casa grande;pero si pregunta alguno,bueno será contestarleque, español, a toda venaamé, reñí, di mi sangre,pensé poco, recé...
T.S. Eliot, Usa, 1888-1965

T.S. Eliot, Usa, 1888-1965

Miércoles de ceniza   IPorque no abrigo esperanzas de volver otra vezporque no abrigo esperanzasporque no abrigo esperanzas de volveransiando el donde este hombre de este otro sus andanzasno lucho por llegar hacia esas cosas(¿Por qué no ha de abrir el halcón sus...
Gabriela Mistral, Chile, 1889-1957Mo

Gabriela Mistral, Chile, 1889-1957Mo

Desvelada   Como soy reina y fui mendiga, ahora vivo en puro temblor de que me dejes, y te pregunto, pálida, a cada hora: «¿Estás conmigo aún? ¡Ay, no te alejes!» Quisiera hacer las marchas sonriendo y confiando ahora que has venido; pero hasta en el dormir estoy...
Amado Nervo, México, 1870-1919

Amado Nervo, México, 1870-1919

Madrigal   Por tus ojos verdes yo me perdería, sirena de aquellas que Ulises, sagaz, amaba y temía. Por tus ojos verdes yo me perdería. Por tus ojos verdes en lo que, fugaz, brillar suele, a veces, la melancolía; por tus ojos verdes tan llenos de paz, misteriosos...
Rubén Darío, poeta, Metapa, 1867-1916

Rubén Darío, poeta, Metapa, 1867-1916

Lo fatal   Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo, y más la piedra dura porque esa ya no siente, pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, ni mayor pesadumbre que la vida consciente. Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto, y el temor de haber...