Jane Elliott no era psicóloga, pero desarrolló en 1968 uno de los ejercicios más controvertidos, al dividir a los alumnos en un grupo de ojos azules y un grupo de ojos marrones. Elliott era una maestra de escuela primaria en Iowa y estaba tratando de dar a sus estudiantes una experiencia práctica sobre la discriminación el día después de que Martin Luther King Jr. fuese asesinado. Este ejercicio aún tiene importancia para la psicología actual y transformó la carrera de Elliott centrada en el entrenamiento de la diversidad.

Después de dividir la clase en grupos, Elliott citaría que la investigación científica demostraba que un grupo era superior al otro. A lo largo del día, el grupo sería tratado como tal. Elliott se percató de que sólo bastaría un día para que el grupo ” superior” se volviera más cruel y el grupo “inferior” más inseguro. Los grupos luego cambiaron de manera que todos los estudiantes sufrieron los mismos perjuicios.

El experimento de Elliott (que repitió en 1969 y 1970) recibió muchas críticas dadas las consecuencias negativas en la autoestima de los estudiantes, y por eso que no se podría volver a llevar a cabo a día de hoy. Las principales preocupaciones éticas serían el engaño y el consentimiento informado, aunque algunos de los participantes originales siguen considerando el experimento como un cambio en su vida.

A todos los visitantes a la Feria Cultur3 Club 2018 que se han interesado por mi obra se ofrece un descuento del 50%... basta con aplicar al pedido el cupón "gijon18" Descartar