Frank Capra da un buen motivo

—¿Por qué te casaste conmigo?
—Porque quiero que mi hijo se parezca a ti.

«Qué bello es vivir» (Frank Capra, 1946)