De «el amigo del mundo»

 

Yo, solo yo soy como el cristal.
A través de mí expulsa el mundo su espumeante exceso.
Los otros son como hierro y madera,
ufanos de su firme carácter, de su opacidad.
A veces me miran
y me ven solamente cuando estoy ciego y lleno de mugre
del río que me atraviesa.

Al lector

 

¡Mi único deseo, hombre o mujer, es ser afín a ti!
Seas negro, acróbata, o reposes todavía en la honda protección de tu madre,
suene tu canto de muchacha en el patio, guíes tu balsa en el atardecer,
seas soldado o aeronauta lleno de resistencia y coraje.

¿Acaso cuando niño portaste también un fusil con un lazo verde?
Cuando se disparaba, salía del cañón un tapón amarrado.
¡Hombre mío, cuando canto al recuerdo
no seas duro, y derrítete en lágrimas conmigo!

Pues he pasado por todos los destinos. Conozco
el sentir de las arpistas solitarias en orquestas de balnearios,
el sentir de tímidas institutrices entre familias extrañas,
el sentir de las debutantes que se colocan temblando frente a la concha del apuntador.

Viví en el bosque, trabajé en una estación de ferrocarril,
me incliné sobre libros de cuentas y serví a parroquianos impacientes.
Cuando era fogonero me paré frente a las calderas, el rostro alumbrado por llamas deslumbrantes.
Y cuando era culi comí desperdicios y sobras.

¡Te pertenezco, pues, a ti y a todos!
¡Por favor, no vayas a rechazarme!
¡Oh, si pudiera suceder alguna vez
que nosotros, hermano, nos abracemos!

Todavía soy solo un niño

 

Oh Señor, hazme pedazos.
Sigo siendo solo un niño.
Y atrévete a cantar
y llamarte
y contarte cosas:
nosotros somos.

Abro la boca
antes de que desates tus agonías sobre mí.
Tengo mi salud
y no tengo idea de cómo se oxidan los viejos,
nunca me he preparado contra las publicaciones
como lo hacen las mujeres durante horas.

Nunca me empujo a través de la noche cansada,
como un fastidio de agosto,
que se escaparon de su pasado
(en medio de ese sonido encantador y apresurado
de los pasos de la dama y todo, algo se ríe).
Nunca me empujé como hacks trotando hasta el infinito.

Nunca fui el marinero cuando el petróleo se extinguió,
cuando el agua corría en desprecio al sol,
cuando la angustia disparó truenos,
cuando el cohete se eleva hacia arriba.
Nunca me dejé caer, para compensarte,
De rodillas, Señor, con una oración del último mundo.

Nunca fui un niño aplastado en la tela
de este tiempo miserable, un pequeño brazo todo vendado.
Nunca me he muerto de hambre dentro del manicomio,
no sé cómo las madres cosen los ojos,
todos ustedes, los que mueren, ¡no sé cómo mueren!

Pero tú, Señor, también bajaste por mí.
Y encontraste los mil tormentos,
entregaste en cada mujer,
moriste en la mierda, en cada hoja de papel,
Fuiste maltratado en cada foca de circo,
y fuiste un poco caballeroso con una prostituta.

Señor, hazme pedazos.
¿Por qué esta delicadeza aburrida y miserable?
No valgo lo que fluyó de tus heridas.
Bendíceme con mortificaciones, pinchazo tras pinchazo.
Quiero la muerte del mundo entero incluida.
Señor, hazme pedazos.

Hasta que muera primero en cada fragmento,
Trabaje hasta la muerte en cada perro, en cada caballo,
Y muera de sed, un soldado en el desierto,
Hasta, pobre pecador, probé dolorosamente el sacramento en mi
lengua,
Hasta que sea esto comido cuerpo tendido en una cama amarga,
tomando la forma que me burlé, cortejado.

Y solo cuando estoy disperso al viento,
Sumérgete en cada muerte, en cada vida.
Entonces, Señor, enciéndeme en las espinas.
Soy tu hijo
Entonces, Word, chisporrotea hacia el cielo, que puedo decir que necesito,
Grabar incontrolable a través del universo: ¡Estamos! !

Concierto de una profesora de piano

 

La dama gorda de las pecas
que se internan muy abajo en el escote
—mejor que usara blusa y cuello duro—
está sentada al piano, arrellanada.

Las notas, ampulosas, ya traen marchas fúnebres,
caballos, y sepelios…, y a Chopin.
Yo solo siento un malestar vacío,
harto de esta mujer desmesurada.

Alrededor del piano se sientan las alumnas
con éxtasis fingido y odio silencioso.
Diez rosales ardiendo como dulces antorchas

en el fondo, con brillo encantador,
y miran con pupilas temerosas
los senos de la gorda, que bailan al compás.

Cuando de verte andar casi moría extasiado

 

Cuando lloraba absorto al contemplarte
y me hacías sentir inmensas emociones,
¿no vivían un día fatigoso
millones de golpeados y oprimidos?

Cuando de verte andar casi moría extasiado
nos rodeaba el trabajo y el ruido de la Tierra
y el vacío y la falta de calor;
vivían y morían los siempre desdichados.

Mientras creía flotar, henchido de tu aroma,
había tantos y tantos chapoteando en pantanos,
encorvados en bancos, sudando ante calderas.

Vosotros que jadeáis por calles y por ríos:
¿Existe un equilibrio en el mundo y la vida?
¿Cómo habré de pagar la deuda contraída?

La guerra

 

Entre una tormenta de palabras falsas,
coronada la testa por vacío trueno,
insomne de mentira,
de hechos que sólo se hacen a sí mismos ceñido,
rebosante de víctimas,
odioso y atroz para el cielo—
así pasas tú,
tiempo,
en el soñar fragoroso
que Dios, con manos terribles,
arranca de su sueño
y lo desecha.

¡Sarcásticas, sin compasión,
inclementes se yerguen las paredes del mundo!
Y tus trompetas
y desconsolados tambores,
y el furor de tus marchas,
y el fruto de tu horror
átonos y pueriles arden
contra el implacable azul
que golpea el carro de combate,
broncíneo y ligero se echa
en torno al corazón eterno.
Suaves se tornaron en la terrible noche
hombres que son náufragos a salvo.
Su dorada cadena puso el niño
en la tumba del ave muerta;
la eterna, insapiente
hazaña heroica de las madres aún se agita.
El santo, el hombre,
exultante, se entregó y derramó;
el huérfano, clamando poderoso,
vedlo,
se reconoció en el enemigo y lo besó.
Entonces se desató el cielo
sin poder contenerse ante los prodigios,
y cayó desplomado,
y sobre los humanos techos,
exaltada, planeando,
la bandada de águilas de la divinidad
descendió áurea.

Ante cada pequeña bondad
pasan los ojos de Dios,
y cada pequeño amor
resuena en todo el orbe.

Pero, ¡ay de ti,
tiempo que piafas!
¡Ay de la atroz tormenta
del discurso engreído!
Intacto queda, el ser ante tu paso,
y las montañas que se quiebran,
las calles jadeantes,
y los muertos, por miles, a un lado, sin valor,
¡Y tu verdad no es
el rugir del dragón,
ni la horda lenguaraz
del derecho envenenado, envanecido!
Tu verdad sola,
el sinsentido y su dolor,
el borde de la herida y el corazón que acaba,
la sed y la bebida fangosa,
dientes que se muestran,
y el osado furor
del monstruo malicioso.
La pobre carta desde casa,
el correr por la calle,
la madre, sabia,
que no comprende todo esto.

Ahora que nos abandonamos
y dilapidamos nuestro más allá,
y nos conjuramos
para la miseria, posesos de maldiciones…
¿Quién sabe de nosotros,
quién del ángel infinito
que —ah dolor— sobre nuestras noches,
entre los dedos de las manos
ingrávido, insufrible, precipitándose,
llora las inmensas lágrimas?

Una canción de vida

 

Insuficiente es la enemistad.
El querer y los actos, una vida
consciente aquí en la tierra,
mundo, ¿qué son en sí?
Flota en cada destino
del placer y el dolor al paso,
en el asesinar y el abrazar,
¡la simpatía de lo humano!

¡Sólo eso no es efímero!
¿Has visto los salvajes ojos
de chicas campesinas contrahechas?
¿Las has visto velarse lentamente
como damas mundanas,
has visto en ellas destellar
el verde de festivas plataformas,
de música y noches de luces?

¿Viste barbas de enfermos
—ah, nubes sobre álamos—,
cómo a Dios se parecen,
inmerso en la tormenta?
¿Viste la gran bondad
en la muerte de un niño?
¿Cómo el amable cuerpo
se escapó con ternura?

¿Viste el entristecerse
de las muchachas, a la tarde?
¿Cómo ponen en orden las cocinas,
y lejanas, como los santos son,
viste las bellas manos
de rugosos guardianes nocturnos,
cuando al perro acarician
con toscas palabras de amor?

¡Quien se indignó en su hacer
piense bien! ¡Indeciblemente
andamos, en discurso y formas,
cerca y lejos los unos de los otros!
Y que estemos aquí, sentados o de pie,
¡¿quién, turbado, lo puede concebir?!
Pero por sobre todas las palabras
Yo lo proclamo, humano: ¡¡Somos!!

El paciente

 

El paciente mira hacia el jardín ardiendo
Con Navidad * estrellas de fuego bermellón.
Florecen, siente, muy bien en ese arbusto juntos,
pero ya no es parecido a sí mismo.

Tímidamente sondea sus inhalaciones día y noche,
hundiéndose en ese círculo interno de ser él.
¿Ha respirado alguna vez sin duda?
Qué extraño que ahora piense cada respiro.

La gente es muy querida y mal oportuna.
Ofrecen su cuidado, que persiste.
El paciente está avergonzado por ese estrés
que acentúa toda charla de esperanza.

Sobre su manta yace el periódico de la mañana
con un titular gigante gritando.
Por el rabillo del ojo, el paciente lee
Lo que ya escapa de su memoria.

¿Qué, bombas, hecatombas sacrificadas, caídas
de personas y ciudades, temprano y por la noche?
¿Es este el mundo entonces? —El ego es una multitud
de identidad estallada hace mucho tiempo.

El yo es como uno de esos enjambres de abejas,
Pendent, listo para volar, reubicarse …
Está lleno de un solo deseo: por el calor,
y despreocupado como siempre.

Franz Werfel

Poema

 

Le dio un beso de despedida
y todavía tomé nerviosamente tu mano.

Te aviso una y otra vez:
Cuidado con esto y aquello
el hombre es mudo.

CUANDO es que el pito, suene el pito, finalmente?
Siento que nunca más te voy a ver en este mundo.
Y digo palabras simples – no entiendo.
El hombre es estúpido.

Sé que, si te perdiese,
quedaría muerto, muerto, muerto, muerto.
Y todavía así, quería huir.
Dios mio, como me apetece un cigarro!
el hombre es estúpido.

Se habia ido
Yo por mi, perdido por las calles y ahogado por las lágrimas,
miro a mi alrededor, confundido.

Porque ni las lágrimas pueden decir
lo que queremos decir verdaderamente.

Amigo muerto de mi juventud

 

Ahora, cuando vengas a encontrarme
desde la casa de campo de tu muerte,
sé que te quitarías el sombrero
para saludar a alguien que ya es viejo para ti.

Solo reconocerías a medias a este caballero
cuya cara se ha vuelto tan diferente.
Pero para mí, te quemarías en esa antigua pureza
Mantenida joven por la muerte, una luz de la infancia.

Si de repente te dignaras no disolver
Tu alteza y retirarte de mi presencia,
Quizás podría simplemente cerrar los ojos entonces,
Quizás también podría arrodillarme.

Himno de la mañana

 

No estoy muerto. A través de la hendidura y la grieta,
el rayo penetrante solo me miró
y , en el resplandor de la posesión
, sobrevivo una vez más.

A través de persianas abiertas con oleadas de olas
Un azul que no me parece azul.
Como un bebé, el aire se alimenta
de la leche del sol que se derrite.

En el mar, el silbato de un vapor
suena como un ciervo en celo.
Desde las montañas destella el
nacimiento Visible-invisible de un ejército secreto .

No estoy muerto. Me gustaría gritar fuerte
en este día de quién tiene misericordia,
que hoy cada una de mis velas se llena
una vez más una vez más.

La mirada de la criatura

 

Acaricias el pelaje del gran perro fino.
Mirándolo a los ojos, hablas,
señalándome la enorme tristeza
que continuamente está sobre nosotros.

Cuando los ángeles miran profundamente a los ojos de los hombres, –
respondí – debajo de sus nobles cejas,
preguntarán sobre lo mismo con consternación
y se alejarán porque no pueden soportarlo.

Una hora después de la danza de la muerte

 

Me tumbé en el abismo, donde retorciéndome apretando
La forma más baja de vida se empujó peristálticamente.
Donde el gusano y la anguila resbaladizos y viscosos se entrelazaban,
yo también era un gusano, abrumado por el agotamiento.

Esto duró un eón antes de que tuviera éxito,
y uno de mis sentidos podía levantarse lentamente,
el sentido del oído. Escuchando, descubrió si
El bailarín, Muerte, finalmente había bailado en la distancia.

Escucho sin aliento. Luego, una escala cromática brillante
fluye lentamente desde la ventana abierta de al lado.
Tal vez la Muerte está sentada allí afinando su piano.

Y mientras mi vida disfruta comer con entusiasmo y se llena de gas,
siento que él se inclina en esa pequeña habitación lateral requerida,
Donde él lee invisiblemente, susurrando el periódico de la tarde.

El fiel

 

Muchos juegan contigo,
juegas con los muchos,
pero nunca me ves
allí en el fondo, a
tu lado todo el día
con mi boca congelada
y mi cara dura como el hierro.

Los que con gusto divierten,
Hacen que las cosas funcionen sin problemas,
No se interponen en mi camino.
Siempre hay alguien nuevo,
y no hay nadie a quien yo evite,
porque yo soy el fiel,
y en ti puedo apostar.

Una vez que te vuelvas viejo,
Passé, sin interés,
y nadie a tu alrededor,
entonces me volveré hacia ti,
para ganar y terminar,
y en mis manos firmes
te llevaré sobre mi mar oscuro.

Seis septetos para honrar la primavera de 1905

 

Maria Immisch era la primavera.
Con sentimiento y reverencia
arrebaté su adorado nombre del inframundo.
Cuando tenía quince años en el 2005, ese año,
celebraron el gran centenario de Schiller,
y la vi como heroína en sus famosas obras.
Hasta el día de hoy mi corazón todavía está agradecido.

El parque de la ciudad ya era denso en hojas.
Las lilas hicieron señas. Me permitieron
entrar al teatro clásico.
Me senté en el balcón empacado.
Ella permaneció inflamada con su presencia mágica en el escenario
Mientras una tormenta de emociones azotaba mi corazón fresco
Al igual que la canción de los yámbulos de Schiller.

Su cabello era negro. Sus ojos eran azules.
Ella jugaba niña, niño y mujer
en peplum, enagua, cuello Stuart, capa.
Ella pronunció las palabras en un oscuro contralto.
Ella caminó y sufrió y murió, su personaje en el aire.
Ella era esa mujer. Ella era mi querida y santa fe,
la que atravesó al invulnerable yo.

La primavera llamada Maria Immisch
me mostró el camino a esta orilla lejana.
Ella era la primavera. Pero yo estaba en flor.
Me quedé completamente callado. La vida era muy grande.
Mi caso sin remedio fue en la escuela
. Estudié su foto todo el día.
Dolorosamente saludable, tan felizmente enferma.

Esa noche huí de la casa
y me quedé con ese ramo esposado, sin
la audacia, afuera de la puerta del escenario.
Salió con un caballero adornado con pieles.
Era la estrella de la ciudad, era una estrella.
En absoluto silencio, me retiré con mis flores de ese lugar.
Casi aliviado de haber fallado.

La noche era blanca como la luna en el parque.
Tiré esas flores en el estanque.
Allí flotaron. No quise que fuera simbólico.
Mi corazón no estaba herido, no estaba ansioso por el dolor.
Por primera vez tuve un indicio de cálidas lágrimas,
Que solo obtenemos lo que nunca obtenemos.
Maria Immisch, la primavera ’05, se agradece.

Franz Werfel
Resumen
Franz Wefel, Imperio astrohúngaro, 1890-1945
Título del artículo
Franz Wefel, Imperio astrohúngaro, 1890-1945
Descripción
Poemas de Franz Wefel
Acerca de
Publicado por
Ersilias
>>>>>>>>