Fulton J. Sheen y la libertad

«No estoy luchando por una libertad que signifique el derecho a hacer lo que me plazca, sino por una libertad que signifique el derecho a hacer lo que se deba. La obligación implica Ley; la Ley implica inteligencia; y la inteligencia implica a Dios».

«El hombre manso no es un hombre que se niega a pelear, ni es un hombre que nunca se enojará. Un hombre manso es un hombre que nunca hará esto: nunca luchará cuando su vanidad es atacada, sino sólo cuando está en juego un principio».