George Eliot y la vida que vivimos

 «Y que ahora las cosas no nos vayan tan mal como podrían irnos, se debe en gran parte a los muchos que vivieron fielmente una vida discreta y que descansan en tumbas que nadie visita».