Himno de la Guardia Real de España

Guardemos con celo a los reyes de España,
que es nuestro destino de guardia real español.

Su historia y su grandeza serán mi blasón.
mi emblema es corona de antiguo esplendor
que defenderé empeñando mi honor.

La vida es ofrenda que doy a la patria
por quererla más grande y mejor.

El himno de la Guardia Real de España se crea en noviembre de 1976. Es compuesto por Don José López Calvo, Comandante Director de la Unidad de Música de la Guardia Real. Es utilizado en las formaciones y paradas militares solmenes.

Himno del Cuerpo de Ingenieros del Ejército Español

 

Soldados valerosos
del Arma de Ingenieros.
Cantemos a la Patria
con recia fe y amor
¡¡Arriba nuestro lema
Lealtad y valor!!

El Santo Rey Fernando
nos guía y nos protege
Castillo, con trofeos
de roble y de laurel
nos da su fuerza y gloria
triunfaremos con él.

Con fortaleza, lealtad y valor,
Gloria a España, al Ejército y al Arma.
Los Ingenieros, daremos con ardor.
Preparando el terreno,
dando paso y enlace,
o asaltando la brecha
disciplina y unión:
con ingenio y destreza
cumplamos la misión
En paz, guerra, día o noche
trabajemos tenaces
y empuñemos las armas
superando al mejor
abnegados, valientes,
por tradición y honor.

Con fortaleza, lealtad y valor
Gloria a España, al Ejército y al Arma
los Ingenieros, daremos con ardor.

 

El Arma de Ingenieros de los Reales Ejércitos de España se creó el 17 de abril de 1711. El Rey Felipe V aprobó en Real Decreto, expedido en Zaragoza, el proyecto presentado por Jorge Próspero de Verboom, quedando constituido el Cuerpo de Ingenieros, siendo esta la considerada como la de antigüedad del Cuerpo.

La muerte no es el final

Tú nos dijiste que la muerte
no es el final del camino,
que aunque morimos no somos,
carne de un ciego destino.

Tú nos hiciste, tuyos somos,
nuestro destino es vivir,
siendo felices contigo,
sin padecer ni morir.
Siendo felices contigo,
sin padecer ni morir.

Cuando la pena nos alcanza
por un compañero perdido
cuando el adiós dolorido
busca en la Fe su esperanza.

En Tu palabra confiamos
con la certeza que Tú
ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz.
Ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz

Cuando, Señor, resucitaste,
todos vencimos contigo
nos regalaste la vida,
como en Betania al amigo.

Si caminamos a tu lado,
no va a faltarnos tu amor,
porque muriendo vivimos
vida más clara y mejor.
Porque muriendo vivimos
vida más clara y mejor.

—————————————————————————————————–

Letra versión BRIPAC

Cuando la pena nos alcanza
por un paraca perdido
cuando el adiós dolorido
busca en la Fe su esperanza.

En Tu palabra confiamos
con la certeza que Tú
ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz.
Ya le has devuelto a la vida,
ya le has llevado a la luz

Tú nos dijiste que la muerte
no es el final del camino,
que aunque morimos no somos,
carne de un ciego destino.

Yo no quisiera que un paraca
cuándo descienda del cielo,
éste soldado olvidara,
la forma de ir a Él.
Éste soldado olvidara,
la forma de ir a Él.

La muerte no es el final es una canción cristiana compuesta por el sacerdote español Cesáreo Gabaráin Azurmendi (1936-1991).​ Su pasaje central fue elegido en 1981 como himno para honrar a los caídos de las Fuerzas Armadas Españolas,1​2​ y se canta ante la llama eterna del Monumento a los Caídos por España.

La perfilación de la versión definitiva de la música para destino castrense fue llevada a cabo por Tomás Asiain,1​ siendo la letra utilizada en la versión castrense una parte solamente de la letra original, y es la que se muestra en texto en negrita en la sección Letra.

Adicionalmente la palabra hermano, que figura en el original, es cambiada por la palabra «compañero».

En la versión de la BRIPAC se cambia la palabra hermano o compañero, por paraca. Denominación que reciben los soldados de la Brigada Paracaidista Española (BRIPAC) además de que se cambia el orden de las estrofas, se cambia una y se omiten otras

Himno de la Patrulla Águila

Patrulla Águila de España,
estandarte de oro y sol.
Eres alma, cuerpo y gloria
del Ejército Español.

Siete sueños de ilusión,
y siete estelas de victoria.
Son de la patria la oración,
y del recuerdo la flor.

Brillará, sobre el azul,
los colores de nuestra nación.
En ofrenda y promesa,
del futuro y tradición.

Con valor, hasta el fin,
recordemos el nombre de España.
Que esa es nuestra misión,
¡escribid! el cielo, la patria y el honor.

Patrulla Águila de España,
en tus alas nuestra memoria.
Mensajera de nuestra historia
y del orgullo de ser español.

El himno de la Patrulla Águila. Compuesto por Francisco Álvarez Marcos. La interpreta la Unidad de Música de la Academia General del Aire en San Javier (Murcia) bajo la batuta del comandante Pedro Soriano.

Himno de los Tercios españoles

Oponiendo picas a caballos, enfrentando arcabuces a piqueros
Con el alma unida por el mismo clero que la sangre corra protegiendo el reino
Aspa de Borgoña flameando al viento, Hijos de Santiago grandes son los tercios
Escuadrón de picas, flancos a cubierto, sólo es libre el hombre que no tiene miedo
Lucha por tu hermano muere por tu reino
Libre por la paz en este gran imperio
Nunca habrá derrotas si nos hacen presos
Sólo tras de muertos capitularemos
La gola de malla, chaleco de cuero, peto y espaldar me guardarán del hierro
Levantad las picas con un canto al cielo
Nunca temeré si va en columna el tercio.

Éste es el himno de los tercios españoles. Los tercios, herederos de las legiones romanas y de la falange macedónica según cuentan algunos autores debido a su capacidad bélica. Tuvieron su origen en el siglo XVI gracias a las reformas realizadas por Gonzalo Fernández de Córdoba, llamado el Gran Capitán, en la campaña de Italia al servicio de los Reyes Católicos aunque dichas reformas solo fueron un granito más a las que se habían estado llevando a cabo a lo largo de los años ya que, en la guerra de Granada, ya se había instaurado el modelo de los piqueros suizos a los batallones españoles

Himno de Riego

Serenos y alegres
valientes y osados
cantemos soldados
el himno a la lid.
De nuestros acentos
el orbe se admire
y en nosotros mire
los hijos del Cid.

Soldados la patria
nos llama a la lid,
juremos por ella
vencer o morir.

El mundo vio nunca
más noble osadia,
ni vió nunca un día
más grande el valor,
que aquel que, inflamados,
nos vimos del fuego
excitar a Riego
de Patria el amor.

Soldados la patria
nos llama a la lid,
juremos por ella
vencer o morir.

La trompa guerrera
sus ecos da al viento,
horror al sediento,
ya ruge el cañon
a Marte, sañudo,
la audacia provoca
y el ingenio invoca
de nuestra nación.

Soldados la patria
nos llama a la lid,
juremos por ella
vencer o morir.

Marcha de Oriamendi

Por Dios, por la Patria y el Rey
Carlistas con banderas.
Por Dios, por la patria y el Rey
Carlistas aurrerá.

Lucharemos todos juntos
todos juntos en unión
defendiendo la bandera
de la Santa Tradición. (bis)

Cueste lo que cueste
se ha de conseguir
venga el rey de España
a la corte de Madrid. (bis)

Por Dios, por la Patria y el Rey
lucharon nuestros padres.
Por Dios, por la Patria y el Rey
lucharemos nosotros también.

 

La Marcha de Oriamendi o simplemente Oriamendi es el himno del carlismo. Su nombre viene del de una batalla que tuvo lugar en el monte homónimo, situado en las inmediaciones de San Sebastián, en 1837, durante la Primera Guerra Carlista en el que el ejército carlista derrotó al cristino.

Según cuenta la leyenda, tras la derrota de las tropas liberales, los carlistas entraron en el campamento cristino, tomando como botín de guerra armas, uniformes y, también, la partitura de una marcha militar compuesta por un músico inglés y arreglada por un liberal donostiarra, sin letra, para conmemorar la victoria de los cristinos, y a la que los carlistas pusieron letra.

Quinto levanta

Quinto levanta
Tira de la manta
Quinto levanta
Tira del mantón
Que viene el sargento ¡que viene! ¡que viene! con el cinturón
Déjalo que venga, déjalo venir
Que yo me quedo en cama, que yo quiero dormir.

El «Quinto levanta» es una canción tradicional española de origen militar, es el toque de diana, pero que ha trascendido ese ámbito y se ha convertido en una canción popular. También aparece en el preludio de la zarzuela de Pablo Luna y Enrique Bru La chula de Pontevedra.

Cara al sol

Cara al sol con la camisa nueva
que tú bordaste en rojo ayer,
me hallará la muerte si me lleva
y no te vuelvo a ver.

Formaré junto a mis compañeros
que hacen guardia sobre los luceros,
impasible el ademán,
y están presentes en nuestro afán.

Si te dicen que caí,
me fui al puesto que tengo allí.

Volverán banderas victoriosas
al paso alegre de la paz
y traerán prendidas cinco rosas:
las flechas de mi haz.

Volverá a reír la primavera,
que por cielo, tierra y mar se espera.

Arriba escuadras a vencer
que en España empieza a amanecer.

 

Cara al sol es el himno de la Falange Española de las JONS. Lo realizó un grupo de escritores convocados por José Antonio Primo de Rivera junto con Agustín de Foxá y otros miembros de la dirección del partido, sobre una pieza musical de Juan Tellería, cuya composición, de 1935, se titulaba originalmente Amanecer en Cegama.

Canto rural a la República Española

 

Es el sol de una mañana
de gloria y vida, paz y amor.
Libertad florece y grana
en el milagro de su ardor.
¡Libertad!
España brilla a tu fulgor
como una rosa de Verdad»
y Amor.
Gloria de escuchar
por tierra y mar
–fe y esperanza–
cantar
«España avanza».
Gloria del cantar
del campo y mar, con la armonía
sin par,
España mía.
Luz de hogar encantadora
a quien con fe la ve lucir.
Fiero incendio que devora
al que lo quiere combatir.
¡Libertad!
El mundo brilla a tu fulgor
como una gema de Verdad
y Amor.

 

El Canto rural a la República Española fue un himno propuesto para la Segunda República Española, con letra del poeta Manuel Machado y música del afamado compositor Óscar Esplá. Fue interpretado una única vez en abril de 1931 en el Ateneo de Madrid ante personalidades y líderes políticos de la recién nacida República, como Manuel Azaña. Debido a la falta de consenso con respecto a la solemnidad del himno, no pasó de ser una propuesta, y la Segunda República acabó por recurrir al más conocido Himno de Riego, a pesar de las críticas de intelectuales de la época, que lo consideraban demasiado popular y de mal gusto.

Arroja la bomba

 

Arroja la bomba
que escupa metralla
Coloca petardo
empuña la «Star»
Propaga tu idea revolucionaria
hasta que consigas
amplia libertad

Acudid los anarquistas
empuñando la pistola
hasta el morir
con petróleo y dinamita
toda clase de gobierno
a combatir y destruir

Es hora que caiga
tanta dictadura
vergüenza de España
por su proceder
No más militares
beatas ni curas
Abajo la Iglesia
que caiga el Poder

Acudid los anarquistas….

 

«Arroja la bomba» fue una de las canciones anarquistas más populares en el bando republicano durante la Guerra Civil Española (1936 – 1939). Se cree que fue compuesta en los calabozos de Delegación Superior de Policía de Barcelona, en 1932, por un anarquista aragonés llamado Aznar, como respuesta a los brutales interrogatorios y torturas a los que fue sometido.

Himno de las Brigadas Internacionales

 

País lejano nos ha visto nacer.
De odio, llena el alma hemos traído,
mas la patria no la hemos aún perdido,
nuestra patria está hoy ante Madrid,
mas la patria no la hemos aún perdido,
nuestra patria está hoy ante Madrid.

Camaradas, cubrid los parapetos,
que la vida no es vida sin la paz.
Defended con el pecho vuestros hijos,
os ayuda la solidaridad;
defended con el pecho vuestros hijos.
os ayuda la solidaridad.

Libre España de castas opresoras,
nuevo ritmo el alma batirá,
morirán los fascismos sangrientos,
en España habrá ya felicidad;
morirán los fascismos sangrientos,
en España habrá ya felicidad.

Generales traidores a su patria
del fascismo quieren saciar la sed;
mas los pueblos del mundo defendemos
lo que España jamás ha de perder;
mas los pueblos del mundo defendemos
lo que España jamás ha de perder.

Guerra al pueblo no hacemos como ellos,
pues nosotros luchamos por la paz,
con el triunfo del mundo antifascista
la tierra ensangrentarán;
con el triunfo del mundo antifascista
la tierra ensangrentarán.

Si al combate marchamos con arrojo
para España obtendremos libertad.
Morirán los fascismos sangrientos,
en España habrá ya felicidad;
morirán los fascismos sangrientos,
en España habrá ya felicidad.

 

El «Himno de las Brigadas Internacionales» o «País lejano» es una canción compuesta a finales de 1936 por el poeta alemán Erich Weinert1​2​ y Ernst Busch,3​ sobre la música del «Himno a Luis Carlos Prestes» de Carlos Palacio, Rafael Espinosa​ y Armand Guerra.

El himno, llamado originalmente «Caballero de la Esperanza»,6​ estaba dedicado al secretario general del Partido Comunista Brasileño, Luis Carlos Prestes,3​ pero fue adoptado por las Brigadas Internacionales como canción oficial tras la incorporación de la letra de Weinert.

Hernando de Acuña, Valladolid, 1518-1580
Resumen
Himnos de España
Título del artículo
Himnos de España
Descripción
Himnos de España. Himno de la Guardia Real de España, Himno del Cuerpo de Ingenieros del Ejército Español, Himno de Riego, Marcha de Oriamendi, etc.
Acerca de
Publicado por
Ersilias
>>>>>>>>