Progreso a un precio conveniente

Envuelve en nailon tus piernas,
monta tus cerros de postes,
oh edad sin alma;
fuera con los amables sauces
y las olas de olmos
que ruedan por tus valles.

Digámosle adiós a los setos
y las rutas con bordes de pasto
y los serpeantes senderos de campo;
dejemos que todo ande más rápido
donde el autómovil sea el único amo
hasta que sólo quede la velocidad.

Destruye los viejos letreros de posada
pero siembra los caminos con señales de hojalata
“Mantenga Su Derecha”, “M4”, “¡No Pasar!”
comando, instrucción, advertencia
una y otra vez decorando
la pedregosa rotonda;

Porque toda cruda obscenidad
debe tener su pequeño “atractivo”,
su parche de pasto cortado,
y los letreros se ven de maravilla
entre macizos de flores
con focos entre medio.

No dejes ningún viejo pueblo en pie
donde pudiera aterrizar
rugiendo un aeroplano,
pero ahórrales daño tan vulgar
como refugios de marco roto
sin habitar desde la guerra.

No dejes que ninguna avenida de provincia
que pudo ser tu calle o la mía
se vea como se veía,
pero deja que las tiendas de cadena se instalen aquí
sus largas tiras de vidrio negro
y a través suyo relámpagos de tráfico.

Y si hay algún paisaje,
algún verdor sin pretensiones,
sobreviviendo en parte alguna,
protección no necesita
pues muy pronto allí alzaremos
una planta eléctrica.

Cuando toda ruta esté iluminada
por monstruos de concreto emplazados
como horcas sobre nuestras cabezas,
bañados en el vómito amarillo
que cada monstruo bota desde sí
sabremos que hemos muerto.

Diario de un ratón de Iglesia

 

Aquí entre casullas largo tiempo abandonadas,
bancos podridos y escabeles a medio quebrar,
aquí donde el vicario nunca mira
yo mastico entre viejos misales.
Acuclillado y solo paso mis días
detrás de este paño de la Iglesia de Inglaterra.
Comparto mi oscura y olvidada pieza
con dos lámparas de aceite y media escoba.
El que limpia nunca me molesta
así que aquí, frugal, me tomo el té.
Mi pan es aserrín mezclado con paja;
mi mermelada es limpiador de piso.
Pascua y Navidad podrán ser un festín
para curas y congregaciones
y quizá también Pentecostés. Todos lo mismo,
ninguno me llena mi flaca estampa.
Para mí el único festín en realidad
es el Festival de la Cosecha, en otoño
en que puedo satisfacerme a voluntad
con jarras de trigo alrededor de la pila.
Escalo la cabeza de bronce del águila
para cavar a través de una hogaza de pan.
Me trepo por la escalera del púlpito
y mordisqueo las médulas que cuelgan de ahí.
Es agradable disfrutar
estos artículos antes de que se vayan al tacho,
pero qué molesto cuando uno se encuentra
con que otros ratones de mentes paganas
se meten a la iglesia para compartir mi comida
cuando no tienen nada que hacer acá.
Dos ratones de campo con ningún deseo
de ser bautizados invaden el coro.
Una rata enorme y realmente poco amistosa
viene a ver en qué andamos.
Dice pensar que Dios no existe
pero igual viene… es muy extraño.
Este año se robó un manojo de trigo
(frente al sitial de nuestro predicador)
y prósperos ratones de campos lejanos
vienen a escuchar tocar el órgano
y ocultos bajo sus notas
comen a través del fardo de avena del altar.
Un ratón de Baja Iglesia[1], que cree que yo
soy demasiado papista, y Alta,
sin embargo no cree erróneo
masticar sonoramente durante la Oración de la Tarde
mientras yo, que paso hambre todo el año,
tengo que compartir mi comida con roedores
que excepto en esta época
ni se aparecen por la iglesia.
Yo sé que dentro del mundo humano
eso no podría ser,
porque los seres humanos sólo hacen
lo que su religión les dice.
Leen la Biblia todos los días
y rezan siempre, mañana y noche
e igual que yo, el buen ratón de iglesia
adoran al Señor en su Casa,
pero de todos modos me extraña
cuán llena puede estar la iglesia
con gente que nunca veo,
excepto para el Festival de la Cosecha.

[1] High – y Low Church es la distinción tradicional de las dos corrientes principales de la Iglesia Anglicana. A muy grandes rasgos, la primera corresponde a la más aristocratizante, episcopal y/o “católica”, mientras la segunda es más asambleísta, presbiteriana y/o “protestante”.

El arresto de Oscar Wilde en el Hotel Cadogan

 

Dio un sorbo a un corvejón débil ya un café
mientras miraba los cielos de Londres a
través del cordón de Nottingham de las cortinas ¿
O eran sus ojos de ala de abeja ?
A la derecha, y delante de él, Pont Street se
elevó en su nuevo color rojo,
tan fuerte como la luz de la mañana
que brillaba en su cama deshecha,
«Quiero un poco más de corvejón en mi seltzer,
y Robbie, por favor, dame tu mano.
¿Es esto el final o el comienzo?
¿Cómo puedo entender?
“Así que me trajeron el último Libro Amarillo :
Y Buchan lo tiene ahora: la
aprobación de lo que se aprueba
es tan falso como un voto bien guardado.
«Más corvejón, Robbie, ¿dónde está el seltzer?
Querido chico, vuelve a tirar al timbre!
Todos ellos son poco mejores que los cretinos ,
aunque este es el hotel Cadogan.
«Un abrigo de astracán está en el de Willis.
Otro en el Savoy:
traiga mi baúl de Marruecos,
y tráigalos más tarde, querido muchacho».
Un golpe y un murmullo de voces –
(«Oh, ¿por qué deben hacer tal estruendo?»)
Cuando la puerta del dormitorio se abrió
y entraron DOS POLÍTICAS DE ROPA INTERNA:
«Señor. Woilde, hemos venido a tomar el tejo
donde viven los delincuentes y criminales:
debemos pedirle a usted que se vaya con nosotros
porque este es el hotel Cadogan «.
Se levantó, y dejó el Libro Amarillo .
Se tambaleó y, con los ojos terribles,
pasó rozando las plantas en la escalera
y fue ayudado a un manantial afuera.

Cómo conseguir en la sociedad

 

Teléfono para los cuchillos de pescado, Norman
Como cocinero está un poco nervioso;
Ustedes niños han arrugado las servilletas
y debo tener las cosas servidas delicadamente.

¿Son todos los requisitos en el baño?
Los volantes que rodean las chuletas pueden esperar
hasta que la niña haya repuesto las crucetas
y haya encendido los troncos de la parrilla.

Siempre está muy cerca en el salón, querida,
pero el vestíbulo es cómodo para el té.
Howard anda a caballo
. Ven y llévate un poco conmigo.

Aquí hay un tenedor para tus pasteles.
Y usa el sofá para tus pies.
Sé que quería preguntarte,
¿es un poco suficiente para ser dulce?

¿Leche y luego como viene cariño?
Me temo que el coto está lleno de piedras;
Disculpe, estoy ensuciando los doileys
con pasteles de té y bollos por la tarde.

Navidad

 

Las campanas del anillo de Adviento en espera,
la estufa de la Tortuga está encendida de nuevo
y la luz del aceite de la lámpara a través de la noche
ha atrapado las vetas de la lluvia invernal
en muchos vitrales,
desde el Lago Carmesí hasta las Putas Verdes.

El acebo en el seto ventoso
Y alrededor de la casa solariega se te quitará el tejo
pronto para cubrir la cornisa,
el altar, la fuente, el arco y el banco,
para que los aldeanos puedan decir
‘La iglesia se ve bien’ el día de Navidad.

Se incendian las casas públicas provinciales, los
tranvías de la Corporación,
en las viviendas iluminadas que miro,
donde cuelgan las decoraciones de papel,
y en el rojo ayuntamiento
dice «Feliz Navidad a todos».

Y las tiendas de Londres en la víspera de Navidad
están llenas de campanas de plata y flores.
Como vendedores apresurados, la Ciudad se va
a las torres clásicas embrujadas por palomas,
y las nubes de mármol se deslizan por el
cielo de Londres.

Y las chicas de los pantalones se acuerdan de papá,
y los asquerosos asquerosos recuerdan a mamá,
y los corazones de los niños insomnes se alegran.
Y las campanas de la mañana de Navidad dicen ‘¡Ven!’
Incluso a los que brillan que viven
seguros en el Hotel Dorchester.

¿Y es verdad,
esta la historia más tremenda de todas,
vista en el tono de una vidriera,
un bebé en el establo de un buey?
El Creador de las estrellas y el mar ¿
Conviértete en un niño en la tierra para mí?

¿Y es verdad? Porque si lo es,
No hay dedos amorosos que atan cuerdas
Alrededor de esas fripperies de tejido tisú,
Las cosas dulces y tontas de Navidad,
Sales de baño y olor barato
Y corbata horrible tan amablemente significada,

No hay amor que en una familia habite,
No carolling en el aire helado,
Ni todas las campanas de agitación
Puede compararse con esta única Verdad:
que Dios era el hombre en Palestina
y vive hoy en Bread and Wine.

La última risa

 

Hice heno mientras brillaba el sol.
Mi trabajo se vendió.
Ahora, si la cosecha ha terminado
y el mundo está frío,
dame la bonificación de la risa
mientras pierdo el control.

Canción de amor de un subalterno

 

Srta. J. Hunter Dunn, Srta. J. Hunter Dunn,
Amueblada y bruñida por Aldershot Sun,
qué solteros agotadores jugamos después del té,
Nosotros en el torneo, ¡ustedes contra mí!

Amor treinta, amor cuarenta, oh! debilidad de alegría,
la velocidad de una golondrina, la gracia de un niño,
con el mayor descuido, alegremente ganaste,
estoy débil por tu encanto, Joan Hunter Dunn

Srta. Joan Hunter Dunn, Srta. Joan Hunter Dunn,
qué loca estoy, triste Me alegro de que hayas ganado.
La raqueta de mango caliente está de vuelta en su prensa.
Pero mi victoriosa cabezazo, ella no me ama menos.

El euonymus de su padre brilla mientras caminamos,
y pasamos junto a la casa de verano, enterrados en conversaciones,
y refrescamos la veranda que nos recibe.
A las seis en punto las noticias y un jugo de lima y ginebra.

El olor de las coníferas, el sonido del baño,
la vista desde mi habitación del camino salpicado de musgo,
mientras lucho con la corbata de dos puntas de la noche,
porque bailamos en el Club de Golf, mi vencedor y yo.

En el piso de ella En el dormitorio, bañador y pantalón corto,
las paredes de color crema están llenas de deportes,
y al oeste, el cuestionamiento tranquiliza al sol,
en su ventana de bajo perfil, la señorita Joan Hunter Dunn.

El Hillman está esperando, la luz está en el vestíbulo, las
imágenes de Egipto son brillantes en la pared,
mi dulce, estoy de pie junto a la escalera de roble
y allí, en el rellano, la luz de tu cabello.

Por caminos «no adoptados», por caminos arbolados,
Condujo hasta el club a finales de verano,
en Camberley, a las nueve en punto, cargada de campanas
y hongos, madera de pino, olores de hoja perenne.

Srta. Joan Hunter Dunn, Srta. Joan Hunter Dunn,
puedo escuchar desde el estacionamiento que el baile ha comenzado,
¡Oh! Surry crepúsculo! banda importunada!
Oh! ¡Adorable mano de niña de tenis!

A nuestro alrededor se encuentran Rovers y Austins,
sobre nosotros, el techo íntimo del auto,
y aquí a mi derecha está la chica de mi elección,
con la inclinación de su nariz y el sonido de su voz.

Y el olor de su envoltura, y las palabras nunca dijeron,
Y el siniestro, siniestro, bailando por delante.
Nos sentamos en el aparcamiento hasta las veinte y una.
Y ahora estoy comprometida con la señorita Joan Hunter Dunn.

Soledad

 

Las hojas del año pasado están en la haya: las
ramitas son negras; el frio esta seco
A profundidades más allá del alcance más profundo
Las campanas de Pascua agrandan el cielo.
¡O ordenado ruido metálico!
¿Es tuya la canción que cantaron los ángeles?
Llenas mi corazón de alegría y pena –
¡Creencia! ¡Creencia! E incredulidad …
Y, aunque me digas que moriré,
no dices cómo ni cuándo ni por qué.

Indiferentes que cantan los pinzones,
Inseguro hace rodar a los camiones:
¿Qué miseria traerá este año
Ahora que la primavera está en el aire por fin?
Por supuesto, a medida que el endrino estalla en la nieve, el
cáncer en algunos de nosotros crecerá, la
puerta del crematorio de buen gusto
cierra para algunos el rugido del horno;
Pero las campanas de la iglesia se abren al estallido
Nuestra soledad, tan larga y vasta.

John Betjeman, Inglaterra, 1906-1984

En la abadía de Westminster

 

Déjame quitarme este otro guante,
mientras la vox humana se hincha,
y los hermosos campos del Edén
toman el sol bajo las campanas de la Abadía.
Aquí, donde se encuentran los estadistas de Inglaterra,
escucha el grito de una dama.

Señor gracioso, oh bombardea a los alemanes,
perdona a sus mujeres por tu bien,
y si eso no es demasiado fácil
, perdonaremos tu error.
Pero, amable señor, quien sea,
no dejes que nadie me bombardee.

Mantener nuestro imperio sin desmembrar
Guía nuestras fuerzas por tu mano, los
negros galantes de la lejana Jamaica,
Honduras y Togo;
Protégelos Señor en todas sus luchas,
Y, aún más, protege a los blancos.

Piense en lo que nuestra Nación representa,
Libros de Botas y caminos rurales,
libertad de expresión, pases libres, distinción de clase,
democracia y desagües adecuados.
Señor, pon bajo tu cuidado especial el
ochenta y nueve de Cadogan Square.

Aunque querido Señor, soy un pecador,
no he cometido ningún crimen importante;
Ahora voy a ir al servicio de la
tarde cuando tenga tiempo.
Entonces, Señor, reserva para mí una corona,
y no dejes que mis acciones bajen.

Trabajaré por Tu Reino,
ayudaremos a nuestros muchachos a ganar la guerra,
enviaré plumas blancas a los cobardos
Únete al Cuerpo de Ejército de Mujeres,
luego lavaré los pasos alrededor de Tu Trono
en la Zona de Seguridad Eterna.

Ahora me siento un poco mejor,
que gusto escuchar tu Palabra,
Donde los huesos de los principales estadistas
se han interrogado tan a menudo.
Y ahora, querido Señor, no puedo esperar
porque tengo una cita para almorzar.

Slough

 

¡Venid alegres bombas y caed sobre Slough!
Ya no es un lugar apto para ningún humano,
No queda ni siquiera hierba para una vaca.
¡Sobrevuélalo, Muerte!

Bombas, debéis venir a hacer pedazos
las brillantes cantinas, su aire acondicionado,
su fruta en lata, carne, alubias y leche en lata,
mentes y aliento en lata.

Destrozad el destrozo que algunos llaman pueblo
-un hogar por noventa y siete a modo de entrada
y por media corona a la semana
durante veinte años.

Y que no escape el hombre con el mentón partido
que siempre engañará, que siempre ganará,
aquel hombre que limpia su repulsiva piel
con lágrimas de ellas:

Y aplastad su escritorio de roble bien pulido
y reventad sus manos que gustan de ser largas
y acabad con sus verdes chistes malos
y haced que chille mucho.

Pero haced que se salven los contables que suman
los beneficios netos de aquellos sinvergüenzas;
su locura no puede ser su culpa,
conocen el infierno.

No es su culpa que ignoren la sutil diferencia
entre el ruido de radio y los cantos de pájaro,
no es su culpa que suelan visitar
Maidenhead, sobre el Támesis,

y que hablen de deportes y de marcas de coches
en tabernas que imitan la arquitectura Tudor
y que no alcen la vista a las estrellas
y que en vez de eso eructen.

Surtidas de artilugios y de electrodomésticos
sus mujeres se encrespan con mimo sus melenas
rubias decoloradas, se las secan
y se pintan las uñas.

Venid amables bombas y caed sobre Slough
para que pronto esté listo para el arado.
ya llegan los repollos,
la tierra está exhalando.

La despedida de los unionistas irlandeses a Greta Hellastrom en 1922

 

Con el pelo dorado y el corazón dorado, siempre te haría ser,
como la última vez que nos separamos,
sonriendo lento y triste hacia mí.
Oh! ¡La lucha contra la pasión!
Oh! El dolor de los siglos, partiendo
de esta manera
casual en Dungarvan bajo la lluvia.

Ojos inclinados de azul, sin limpieza. Se
encuentra mi belleza sueca, donde las
ráfagas de lluvia irlandesa barren
la estatua en la plaza;
Los muchachos de la esquina contra el muro.
Míranos furtivamente en vano,
Y el Angelus llama a
través de Dungarvan bajo la lluvia.

Gales a lo largo de las montañas Commeragh,
golpeando el aguanieve en las señales chirriantes,
las canaletas de hierro convertidas en fuentes,
Y el parabrisas se entrelazó con líneas,
Y la tarde se hizo más tarde,
Y el dolor aumentó de nuevo,
A medida que la distancia creció, más grande
De Dungarvan en la lluvia.

Ahora no hay nadie para preguntarse
qué excéntrico se encuentra en el estado
mientras que los hayas oscilan y truen
alrededor de su pórtico y su puerta.
Desaparecido – el yeso ornamental,
Desaparecido – el desierto crecido
Y el automóvil avanza rápido y más rápido,
De Dungarvan bajo la lluvia.

Si te hubiera besado y te
hubiera atraído, si te hubieses dado calor por el frío, ¡
Qué poder me había golpeado
mientras acariciaba tu oro!
Tenías razón al mantenernos separados:
atados y separados nos quedamos,
Dolor, si no te rompe el corazón –
¡Oh! Dungarvan en la lluvia!

John Betjeman, Inglaterra, 1906-1984