John Stuart Mill acerca de la libertad

«La única libertad que merece tal nombre es la de perseguir nuestro propio bien a nuestra manera, siempre que no intentamos impedir que otros disfruten del suyo o que frustremos sus esfuerzos por conseguirlo».