Gobernar a base de miedo es eficacísimo…