A Jesús sacramentado

 

Muerta he de estar ¡Amor de mis amores!
Muerta he de estar y en polvo convertida
Y mis cenizas ¡Vida de mi vida!
Han de cantar tus glorias y loores.
Y de mi ser los átomos perdidos
Vagarán por el ancho firmamento,
Y a tu Sagrario volarán rendidos
A adorarte en tu Augusto Sacramento.

Muerta he de estar, Señor, materia inerte
Será mi corazón, ceniza fría,
Y de esta ceniza que formó la muerte
Te adorará Señor, de noche y día;

Y en mi cadáver, en mi cuerpo frío,
Del santo fuego que mi pecho inflama,
Tu podrás contemplar, dulce Amor mío,
La huella que dejó su ardiente llama;

Y hallarás el recuerdo peregrino
del divinal amor que arde en mi pecho,
En esa huella que tu amor divino
Dejó en mi pobre corazón deshecho.

Muerta he de estar Señor, y mis despojos,
mezclados con la tierra de mi fosa,
Y las frías cenizas de mis ojos,
Te enviarán mirada cariñosa,

Que de mi cuerpo la ceniza helada,
Do quiera que reposea su manera,
Aunque esté convertida en polvo y nada,
Te adorará, Señor, cuando me muera.

Muerta he de estar, Divino Jesús mío,
Y sin cesar te adoraré, Señor;
De mis restos el polvo helado y frío
Te cantará eternal himno de amor.

Y hasta los fuegos fatuos que mis huesos
Produzcan en el campo funerario,
Serán ¡dulce Amor mío! santos besos
Que mis labio envían al Sagrario.

En su fragancia la silvestre flor
Que nazca donde está mi sepultura,
De mis frías cenizas al calor,
te llevarán mis cantos de ternura
Y del aire las alas al tocar,
Mis restos fríos mi ceniza helada,
Al volver tu Sagrario acariciar,
te llevará los besos de mi nada.

Y hasta las bellas gotas de rocío,
que besan las corolas de las flores
Que crezcan do repose el cuerpo mío,
Convertidas en mágicos vapores,
Con las alas del viento confundidas
Entrarán en tu templo sacrosanto,
Y a tu Sagrario llevarán rendidas
De mi cadáver el humilde canto.

Alma no tiene, dueño idolatrado,
El Sol fulgente que en el Cielo brilla,
Y sin cesar te adora dueño amado,
Canta tus glorias y ante ti se humilla.

Alma no tiene la brillante estrella,
Que esparce su fulgor en noche oscura
Y vertiendo en el éter la luz bella
Canta, señor, tu gloria y hermosura

Alma no tiene la fragante flor
Que ostenta su belleza en el jardín,
Y al exaltar su delicado olor,
te adora cual ardiente Serafín.

Así mis restos en la oscura fosa,
sin derramar fragancia ni fulgor
Bajo la fría y olvidada losa,
Te cantan tu gloria y tu loor.

Y tú que ves, Señor, lo que escondido
Existe para el hombre en este suelo,
Verás mi cuerpo en polvo convertido
que te adorará señor como en el Cielo.

¡Que bien se está contigo Señor!

 

¡Que bien se está contigo SEÑOR junto al SAGRARIO!
Que bien se está contigo, ¿por qué no vendré mas?
Hace ya muchos años que vengo a diario
y aquí te encuentro siempre -AMOR SOLITARIO-

Solo, pobre, escondido, pensando en mi quizás!…..
TU no me dices nada ni yo te digo nada;
si TU lo sabes todo ¿que voy a decirte?
Sabes todas mis penas, todas mis alegrías,
sabes que vengo a verte con las manos vacías

y que no tengo nada que te pueda servir.
Siempre que vengo a verte, siempre te encuentro solo
¿Será SEÑOR que nadie sabe que estás aquí?

No se , pero se, en cambio, que aunque nadie viniera,
aunque nadie te amara ni te lo agradeciera,
aquí estarías siempre esperándome a mi…..

¿Por qué no vendré mas? ¡Que ciego estoy, que ciego!
Si se por experiencia que cuando a TI me llego
siempre vuelvo cambiado, siempre salgo mejor.
¿A donde voy Dios mío, cuando a mi Dios no vengo?

¡Si TU me esperas siempre! Si a TI siempre te tengo
si jamás me has cerrado las puertas de tu AMOR.
Por otros se recorren a pie largos caminos,
acuden de muy lejos cansados peregrinos

o pagan grandes sumas que no han de recobrar.
Por Ti, nadie me pregunta, de TI nadie hace caso,
si alguna vez te visitan es solo así de paso;
aquí eres TU quien jamás paga si alguno quiere entrar.

¿Por qué no vendré mas si se que aquí, a TU lado,
puedo encontrar, Dios mío, lo que tanto he buscado
mi luz, mi fortaleza, mi paz mi único bien?
¡Si jamás he sufrido, si jamás he llorado SEÑOR
sin que conmigo llorases TU también!

¿Por qué no vendré mas JESUCRISTO BENDITO?
¡si TU lo estás deseando, ! si yo lo necesito!
Si se que no soy nada cuando vengo aquí…..
Si aquí me enseñarais la ciencia de los santos
como aquí la buscaron y la aprendieron tantos,
que fueron tus amigos y gozan de TI….

¿Por qué no vendré más, si sé yo
que TU eres el modelo único y necesario
que nada se hace duro mirándote a TI aquí….?
El SAGRARIO es la celda donde estás encerrado…..
¡Que pobre, que obediente, que manso, que callado,
que solo, que escondido……nadie se fija en TI!

¿Por qué no vendré más ? ¡Oh! Bondad infinita!
riqueza inestimable que nada necesita,
y que te has humillado a mendigar mi amor
Ábreme ya esa puerta, -sea esa ya mi vida-
olvidado de todos, de todos escondida,

¡Que bien se está contigo, que bien se está SEÑOR !
Amén

Himno Eucarístico de ARPU

 

¡Santísimo Sacramento!
Luz de mis ojos, Sol de mi vida.
En cada instante y momento,
mi alma te adora de amor rendida.
Si los bellos serafines te aman,
te adoran,allá en el Cielo,
mi corazón que te adora,
te ama y bendice desde este suelo.

“Eterna gloria, alabanza, de amor eterno, eterno amor,
a Ti, Jesús adorado,
Sacramentado por nuestro amor! (bis)

Si supieran los mortales,
la eterna gloria que en Ti se encierra.
Tan sólo por visitarte ¡ay!
cruzarían toda la Tierra.
En Ti, augusto Sacramento,
Manjar divino, Pan celestial,
las delicias de la Gloria.
La paz eterna halla el mortal

“Eterna gloria, alabanza, de amor eterno, eterno amor,
a Ti, Jesús adorado,
Sacramentado por nuestro amor! (bis)

Resumen
Juana Carou Rodríguez, Huelva, 1874-1933
Título del artículo
Juana Carou Rodríguez, Huelva, 1874-1933
Descripción
A Jesús sacramentado Muerta he de estar ¡Amor de mis amores! Muerta he de estar y en polvo convertida Y mis cenizas ¡Vida de mi vida!
Acerca de
Publicado por
Ersilias
>>>>>>>>