La adulación engendra Viñeta filosófica nº 75 de David Pérez Pol