El reloj de arena más grande del mundo.

Rueda gigante diseñada para marcar el tiempo, construida en 2004 para conmemorar la inclusión de Hungría en la Unión Europea, es ligeramente cóncava, inclinada hacia el punto central de obturación que marca los depósitos de grano superior e inferior. Las partículas que caen para marcar el paso del tiempo son pequeñas piezas de vidrio que gotean a través del reloj con la ayuda de un sistema computarizado que mantiene la perfecta sincronización. Le lleva un año entero drenarse completamente.

La rueda del Tiempo (Bucarest)

A todos los visitantes a la Feria Cultur3 Club 2018 que se han interesado por mi obra se ofrece un descuento del 50%... basta con aplicar al pedido el cupón "gijon18" Descartar