Groucho Marx fue un sincero compulsivo cuya mayor genialidad fue encontrar en el humor y en el arte la manera de serlo y sobrevivir más que dignamente.