Nos son actores, son personajes: Marilyn Monroe

Marilyn Monroe no era actriz. Hacía delante de las cámaras exactamente lo mismo que detrás de ella. No actuaba, los registros que utilizaba como actriz eran los mismos que utilizaba en la vida. Para su sorpresa, le pagaban por ello, lo que acabó por destruir su vida, al verse incapacitada para distinguir entre ficción y realidad, convirtiéndose en una imitación de ella misma, en una exageración de sí misma, lo que es dado en llamar caricatura, o sea, deformación por exceso de aquello que se es.

A todos los visitantes a la Feria Cultur3 Club 2018 que se han interesado por mi obra se ofrece un descuento del 50%... basta con aplicar al pedido el cupón "gijon18" Descartar