Milan Kundera y el mundo real

«No debo abandonar el mundo real, aunque en él siempre pierda» (del libro «La broma»).