Muchas nueces y poco ruido, poesía visual