“Muerte por iatrogenia”: entrevista a Peter Glidden, doctor en bioquímica por la Universidad de Nancy,

El estado de iatrogenia es una afección que puede ser consecuencia de un tratamiento o de los efectos adversos de una medicación. Conviene puntualizar que existen tres tipos de iatrogenia: social, cultural y clínica.

Existen distintos factores que pueden producir iatrogenia: una infección que sufre el paciente durante los primeros días de ingreso hospitalario, efectos secundarios negativos que un medicamento produce en un paciente en concreto, un error al escribir los datos en una receta médica, la alteración que el estrés produce en el enfermo la conciencia de su propia dolencia y los cambios en su estilo de vida habitual…

Por tanto, la medicina que produce un bien concreto también puede producir otra reacción. Conviene puntualizar que la iatrogenia puede ser consecuencia de un tratamiento médico incluso debidamente recetado. Es importante no confundir la iatrogenia con la negiglencia médica que muestra un fallo humano. Este concepto hace referencia en realidad a un efecto en el paciente que se produce como consecuencia de un hecho inesperado.

Al realizar una intervención médica a un paciente se debe informar al enfermo sobre los pros de hacer dicha intervención pero también, se le debe explicar con claridad los posibles riesgos de la misma. No se considera iatrogenia los efectos secundarios que se derivan de la decisión de un paciente de abandonar el tratamiento médico que le ha sido prescrito por el médico.