Nada es suficiente para quien Viñeta filosófica nº 25