Page Eight dirigida por David Hare (2011)

Acerca de la película Page Eight, estrenada en España como Entre líneas -¡!-, aparte de sus personajes coherentes con sus personalidades ya de por sí coherentes, de sus magistrales interpretaciones (mención especial merecen un sobresaliente Bill Nighy y un imperial Michael Gambon), aparte de sus diálogos inteligentes, de establecer la confianza como valor de supervivencia de la Ética y de la desconfianza como estrategia de la Moral, puedo decir que demuestra que Inglaterra, a pesar de los pesares, sigue asentando su cultura dominante en la conciencia de lo que es o no es “honorable”. Así, hasta el personaje más oscurantista, en este caso el Primer Ministro, interpretado por Ralph Fiennes, está preocupado porque no se descubran sus turbias maquinaciones… y esa sola preocupación demuestra que incluso los más ególatras salvadores de la patria inglesa tienen conciencia de su doblez… no me imagino en España esa preocupación por aparentar una cultura democrática que está tan corrompida que ya ni aparentar precisa.