Plutarco y la mente

“La mente no es una vasija que debamos llenar sino una llama que debemos encender”.

“La naturaleza, sin instrucción, es ciega; la instrucción, sin naturaleza, insuficiente; el ejercicio, sin naturaleza ni instrucción, inoperante”.