El hombre del saco

Carga el Hombre del Saco con las vituallas de los escombros, mientras la chiquillería lo provoca ensayando bravuconería desde la distancia, retando así, no al más temido de los enemigos, sino a la madre que lo contrata.       de Jornalero, ebanista,...

En efecto, no hay nada como la coartada

En efecto, no hay nada como la coartadadel desconciertopara declarase inocentey poder así tranquilizarla conciencia que nos quedapensando de reojo con lejanos culpables.       de El libro de las tentativas(otros poemas de El libro de las tentativas) En...

Soy el penúltimo de la fila

Soy el penúltimo de la fila.Las chimeneas llenan de terrible humo el aire.Ahora que aun no sabemos si moriremos algunos o todosy que la lucidez del horror cruza el cielointuimos que todos desapareceremossin dejar rastroy que los supervivientes serán malditosmuertos en...

Camino entre los que duermen

Camino entre los que duermen.Pánico y determinación.Lo hago con sigilo por temor a despertarlos.Me acompañan y los acompaño.Cuando me abandonan los abandono. Duermo, pánico y determinación,en una estancia dorada y oscuradonde todo puede brillar pero todoyace apagado...

Hurto al lienzo de mi cuerpo

Hurto al lienzo de mi cuerpola primera sombra, la últimaluz, lo escribo todo en el librode las coincidencias y haymiel fresca en los labios del diablo.     de El libro de las tentativas(otros poemas de El libro de las tentativas) Hurto al lienzo de mi cuerpo...