Letraheridos

Poetas

Índice poetas por orden alfabético (apellido)
Índice poetas por fecha de nacimiento

Luis de Góngora y Argote, poeta, Córdoba, 1561-1627

Amarrado al duro banco (1583) Amarrado al duro banco de una galera turquesca, ambas manos en el remo y ambos ojos en la tierra, 4 un forzado de Dragut en la playa de Marbella, se quejaba al ronco son del remo y de la cadena: 8 "¡Oh sagrado mar de España, famosa playa...

Ramiro Fonte, poeta, Puentedeume, 1957-2008

Os nenos de Europa Estes nenos que xogan ó balón Xunto ás mortas ruínas dunha casa Bombardeada; Alleos á convulsa paisaxe que os circunda, Ignorantes do que pasou na guerra, Son os nenos de Europa. Estes nenos que xulgan, con ledicia, A perfección do branco...

César Vallejo, poeta, Santiago de Chuco (Perú), 1892-1938

España, aparta de mí este cáliz Niños del mundo, si cae España -digo, es un decir- si cae del cielo abajo su antebrazo que asen, en cabestro, dos láminas terrestres; niños, ¡qué edad la de las sienes cóncavas! ¡qué temprano en el sol lo que os decía! ¡qué pronto en...

Fray Luis de León, poeta, Belmonte, 1527-1591

Oda I - Vida retirada ¡Qué descansada vida la del que huye del mundanal ruïdo, y sigue la escondida senda, por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido; Que no le enturbia el pecho de los soberbios grandes el estado, ni del dorado techo se admira,...

Alda Merini, poeta, Milán, 1931-2009

Carta de amor Escribe una carta de amor solamente que tenga la semilla de un gran suspiro y después olvídala en la memoria para que yo la pueda escuchar. De noche, cuando duermes, aunque tú no lo sabes, vengo a buscarte: mi límite frío de sueño se compagina con el...

Sylvia Plath, poeta, Boston, 1932-1963

Canción putesca La blanca helada se acabó, los sueños verdes nada valen, tras un mal día de trabajo llega el momento de la sucia puta: su simple fama llena nuestra calle. Todos los hombres: blancos, rubicundos, negros derivan hacia su forma desmañanada. Fijaos, os...

Cesare Pavese, poeta, Santo Stefano Belbo, 1908-1950

Celos 1 Uno se sienta de frente y se vacían los primeros vasos lentamente, contemplando fijamente al rival con adversa mirada. Después se espera el borboteo del vino. Se mira al vacío, Bromeando. Si tiemblan todavía los músculos, también le tiemblan al rival. Hay que...

Sonja Äkesson, poeta, Buttle (Gotland, Suecia), 1926-1977

Autobiografía Llevo una vida tranquila todos los días en el 83 A de la Calle de la Reina. Les soplo la nariz a mis chicos y lustro pisos y ollas de cobre y cocino patatas y salchichas. Llevo una vida tranquila cerca del metro soy una sueca era una chica sueca leí el...

José Hierro, poeta, Madrid, 1922-2002

Despedida del mar Por más que intente al despedirme guardarte entero en mi recinto de soledad, por más que quiera beber tus ojos infinitos, tus largas tardes plateadas, tu vasto gesto, gris y frío, sé que al volver a tus orillas nos sentiremos muy distintos. Nunca...

Aleš Šteger, poeta, Ptuj (Eslovenia), 1973

Ven, Tumi Ven, Tumi Ven a través de la vasta pampa En mis ojos, Déjame tender bajo las oscuras nubes. Como esperma, Tumi Como esperma reduces a cenizas a aquellos Que miran dentro de ti: yo sé, Yo te vi, Tumi, a través De la expandida ventana de un tren en aceleración...

Jorge Guillén, poeta, Valladolid, 1893-1984

Cima de la delicia ¡Cima de la delicia! Todo en el aire es pájaro. Se cierne lo inmediato Resuelto en lejanía. ¡Hueste de esbeltas fuerzas! ¡Qué alacridad de mozo En el espacio airoso, Henchido de presencia! El mundo tiene cándida Profundidad de espejo. Las más claras...

Dujna Barnes, poeta, Nueva York, 1892-1982

Transfiguración Con manos de hierro, cava el profeta en la arena cambiante del desierto. El insecto retorna a su estado de larva, vuelve a ser semilla la rosa trepadora. A la garganta vacía de Moisés, como humo regresan todas sus palabras. El cuchillo de Caín deshace...

Vicente Aleixandre, poeta, Sevilla, 1898-1984

El poeta se acuerda de su vida Perdonadme: he dormido. Y dormir no es vivir. Paz a los hombres. Vivir no es suspirar o presentir palabras que aún nos vivan. ¿Vivir en ellas? Las palabras mueren. Bellas son al sonar, mas nunca duran. Así esta noche clara. Ayer cuando...

Cosas de letraheridos

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Literatura