Una de las escenas más inolvidables de la historia del séptimo arte es aquella en la que en la película El resplandor Jack Torrance coge su hacha y empieza a golpear con violencia la puerta del cuarto de baño donde se esconden su mujer y su hijo. En 1921 la película “The Phantom Carriage” de Victor Sjöström, nos mostraba una construcción idéntica que el propio Stanley Kubrick tomaría de referencia para una de sus grandes obras. Como podéis comprobar a continuación, el parecido de ambas secuencias es asombroso. Kubrick tenía maestros…

Y así se preparó Jack Nicholson para rodar la escena…