San Antonio de Padua y la práctica

«El gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree».